A.Nacional condena a miembro de Segi por quemar autobús y absuelve a otros 3

  • La Audiencia Nacional ha condenado a 4 años y 3 meses de prisión al miembro de Segi Ekaitz de Ibero por su participación en el incendio de un autobús municipal de San Sebastián el 21 de diciembre de 2006, mientras que ha absuelto a otros dos integrantes de esa organización y a un cuarto acusado.

Madrid, 20 feb.- La Audiencia Nacional ha condenado a 4 años y 3 meses de prisión al miembro de Segi Ekaitz de Ibero por su participación en el incendio de un autobús municipal de San Sebastián el 21 de diciembre de 2006, mientras que ha absuelto a otros dos integrantes de esa organización y a un cuarto acusado.

En la sentencia notificada hoy, la sección segunda de la sala de lo penal de este tribunal condena a De Ibero como autor de un delito de daños terroristas (2 años y 6 meses) y otro de desórdenes públicos (1 año y 9 meses), los mismos ilícitos de los que ha absuelto a Pello María Lamarca, Ion Imanol Igal y Adur Fernández.

La resolución considera probado que con motivo de la celebración de Santo Tomás en la capital donostiarra, el acusado, junto a una veintena de jóvenes encapuchados, que actuaban "dentro del contexto" de la denominada "kale borroka", obligaron al conductor de un autobús urbano, que estaba aparcado en la Alameda del Boulevard, a que lo atravesara en la calzada.

Tras hacer que los pocos pasajeros que quedaban en su interior lo desalojaran, los jóvenes "lo rociaron de un líquido inflamable y arrojaron sobre él algún elemento incendiario, que hizo que le prendiera fuego, hasta quedar completamente calcinado, sin que se llegara a poner en riesgo la vida o integridad física" de alguien.

Para el tribunal, integrado por el presidente Fernando García Nicolás y los magistrados Ángel Hurtado y José Ricardo de Prada, no ha quedado acreditado que los otros tres acusados formaran parte de ese grupo ni que tuvieran que ver con el incendio del autobús, cuyos daños ascienden a casi 160.000 euros.

Asimismo, la sala estima probado que durante esos incidentes, unos individuos que no han podido ser identificados incendiaron un cajero automático de una sucursal próxima al lugar de la quema del autobús.

El tribunal basa su condena en la declaración prestada por De Ibero, que tanto en dependencias policiales como judiciales reconoció su participación en los hechos, "implicando en esa quema" a Igal y Fernández, aunque para la sala esa declaración no es, por sí sola, suficiente para enervar su presunción de inocencia, ya que no se han aportado datos que la corroboren.

Respecto a Lamarca, la sentencia señala que, pese a que ante la Policía este acusado admitió su participación en los hechos, se desdijo en sede judicial, por lo que los magistrados valoran la declaración más favorable al acusado y la que aporta "un dato específico y concreto" frente a lo "más genérico y mecánico".

Además, la sala recuerda la propia sentencia dictada por esta misma sección que condenó a seis años de cárcel a De Ibero, Lamarca y Fernández por pertenencia a Segi, aunque no es firme.

Según explican los magistrados, la quema del autobús está enmarcada dentro de la "kale borroka" porque así se desprende de la declaración del ahora condenado, que manifestó que "creía recordar" que el incendio se provocó "como reivindicación a favor" del expreso etarra Juan Ignacio de Juana Chaos.

Sin embargo, el magistrado José Ricardo de Prada ha emitido un voto particular en el que descarta el carácter terrorista de los hechos pues, a su juicio, De Ibero "no hace una afirmación categórica", sino que "se limita a decir que cree que fue en reivindicación de De Juana Chaos".

Para este magistrado, la quema del autobús responde a una actuación de un grupo de personas, "más o menos violentas", que no estaban organizadas y que actuaron "en lo que vulgarmente se entiende como una algarada callejera".

Mostrar comentarios