Domingo, 24.06.2018 - 15:00 h

El menor que acuchilló a sus compañeros se peleaba con ellos porque no le dejaban atender en clase

Los compañeros del joven de 17 años que acuchilló a varios compañeros relatan otros incidentes que había protagonizado el agresor en el pasado.

Se ponía especialmente nervioso en clase cuando sus compañeros hablaban y no le dejaban escuchar las lecciones que impartía el profesor.

Las autoridades investigan si el alumno que hirió a varios estudiantes con un cuchillo estaba sometido a acoso psicológico.

Los compañeros del joven de 17 años de Villena detenido el pasado viernes por acuchillar en un instituto de Villena (Alicante) a varios alumnos de su clase explican que el agresor ya había protagonizado varios incidentes a lo largo del curso.

Aseguran que perdía los nervios cuando, en medio de la clase, los compañeros hablaban y no le dejaban escuchar las explicaciones del profesor. Según ha relatado algunos estudiantes al diario alicantino Información, una vez se puso a gritar en medio de clase porque otros alumnos estaban hablando y él no podía escuchar al docente. “Se puso a gritar y propinó varios puñetazos en la mesa”, cuenta. En otro momento, y por el mismo motivo, también “perdió el control y lanzó los libros al suelo”, y los profesores tuvieron que intervenir para que el incidente no pasara a mayores.

Aunque tras las primeras horas que sucedieron al incidente hubo compañeros que aseguraron que el agresor había sufrido anteriormente acoso en colegio, ahora otros desmienten esos comentarios.Evaluación psiquiátrica

Lo que sí parece acreditado es que no se trataba de un mal estudiante, sino más bien lo contrario. No coincidía en sus gustos personales con los que son habituales en la gente de su edad. Estudiaba mucho y estaba muy empeñado en obtener buenas calificaciones. Ese empeño en cumplir con sus obligaciones académicas le hacían objeto de burlas y comentarios que le resultaban hirientes.

Lo que todavía no ha quedado definido es hasta qué punto la mayoría se enconaba en dispensarle un trato displicente o sólo le gastaban bromas como podría recibir cualquier otro en un colectivo de muchachos. Cuenta un alumno al citado diario que en ocasiones se reían de él, como el día en que llegó a clase tocado con una boina en la cabeza, “como otras veces nos reíamos de otros por cualquier cosa sin que pasara nada”.

Tras la detención del menor, las autoridades informaron que iban a someterlo a una evaluación psiquiátrica. Sus compañeros aseguran que no hubo maltrato psicológico hacia él.

Sigue @martinalgarra//

Ahora en portada

Comentarios