Alertan del riesgo de escisión en eta y batasuna


Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia (DyJ), colectivo dedicado a combatir judicialmente a ETA y su entorno, sostiene que en la izquierda abertzale se ha producido una “escisión importante” y que estos discrepantes añoran la actividad terrorista.
Portero hace este análisis en un artículo titulado “La división interna de la izquierda abertzale”, que aparece publicado en el último número de la revista de la Fundación Víctimas del Terrorismo.
Según el presidente de DyJ, “en el transcurso del año 2012 se han producido ya 11 incidentes de ‘kale borroka’, unos incidentes que se están intentando silenciar porque interesa dar una imagen de que el terrorismo de ETA y la violencia callejera han cesado definitivamente su actividad”.
En este sentido, Portero considera que todos estos actos violentos son obra de “grupos de 10 a 20 personas perfectamente organizadas y, al parecer, muy disconformes con la llamada ‘línea otegista’”.
“Los organizadores de estos graves hechos”, añade, “contravienen la línea oficial de la izquierda abertzale, que últimamente los han visto como un obstáculo para la ‘acumulación de fuerzas’ y la estrategia de los que creen dirigir ahora la izquierda abertzale”.
“TRAIDORES”
A este respecto, Portero detalla que “desde el año 2010 se ha creado una escisión importante dentro de las bases de la izquierda abertzale, que está formada por un grupo cada vez más numeroso de personas contrarias a las tesis de Arnaldo Otegi y sus seguidores de Batasuna a los que consideran ‘traidores y conversos a la nueva burguesía de Eusko Alkartasuna’".
Se trata de un grupo compuesto principalmente por jóvenes que están a favor “de cualquier tipo de ‘lucha’ y que añoran la época de la lucha armada. Consideran que la ETA de hoy no es la vanguardia que fue líder de toda la izquierda abertzale hasta octubre de 2011. Se autodenominan EHS (Euskal Herria Sozialista) y tienen sus propios medios de organización”.
Son seguidores de las tesis del veterano dirigente abertzale Periko Solabarria, antiguo dirigente de Batasuna y que es contrario a las llamadas "tesis otegistas de claudicación al Estado español".
Portero concluye que “la división dentro del seno de la izquierda abertzale es un hecho que aún no es público y visible, pero que se está gestando en las bases de los abertzales. Los jóvenes están comenzando a desobedecer las órdenes de la vieja guardia de Batasuna respecto al parón de la ‘kale borroka’. Textualmente han llegado a decir que: ‘Se preparan en semiclandestinidad para el mañana aprendiendo de la dura lección de Irlanda del Norte y sus Sinn Feinners engominados y encorbatados’".

Mostrar comentarios