Jueves, 27.02.2020 - 16:39 h
Ante el requerimiento continuado de información

El BBVA rechazó que la Policía trabajara 'in situ' en el banco por el caso Villarejo

Asuntos Internos trasladó al juez que la defensa del banco rechazó la oferta de la Policía tras efectuar numerosos requerimientos de documentación.

Informe Asuntos Internos BBVA
Informe Asuntos Internos del pasado 27 de septiembre. / LI . 

Entre los meses de junio y de septiembre del pasado año la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Nacional requirió numerosa documentación al BBVA en el marco de las pesquisas abiertas por su contratación al comisario jubilado José Manuel Villarejo. Tanto es así que, de acuerdo con toda la documental que obra en el sumario de esta pieza novena del caso Tándem, los agentes mantuvieron una reunión en el despacho de Garrigues -bufete que ejerce la defensa de la entidad- para ofrecerles colaborar 'in situ' con las pesquisas si bien la propuesta fue rechazada por los abogados defensores de la entidad. 

Así consta en un oficio remitido al magistrado que dirige la investigación de todos los encargos de espionaje de Villarejo, Manuel García Castellón, en el cual detallan el encuentro que tuvo lugar entre los meses de agosto y septiembre del pasado año. De acuerdo con este documento, se concertó una reunión con el equipo legal de la entidad, que representa la prestigiosa abogada Helena Prieto, tras los continuos requerimientos de documentación para esclarecer todo lo relativo a la cadena de mando de esta relación laboral que se postergó entre los años 2004 y 2017. 

Al respecto, el escrito matiza que "a colación del escrito del 3 de agosto en el que se instaba a la colaboración entre los funcionarios de la Unidad y las personas designadas por el BBVA" se puso sobre la mesa la posibilidad de que agentes de la Policía Nacional colaboraran en la misma sede del banco que preside Carlos Torres "para la búsqueda u obtención de evidencias relacionadas con el procedimiento". Prieto declinó la propuesta aunque dejó abierta la puerta a colaborar 'a posteriori' en esta investigación en la que el banco está imputado como persona jurídica por firmar los contratos con Cenyt por los que desembolsaron un total de 10,28 millones de euros en esos trece años. 

La documentación que ha aportado el banco a la causa ha sido clave para los investigadores en aras a esclarecer de quien o quienes salieron las órdenes concretas de adjudicar los presuntos servicios de inteligencia a las empresas de Villarejo en un momento en el que el comisario seguía en activo dentro del cuerpo policial. Sin embargo, las peticiones continuadas del Juzgado Central de Instrucción número 6 así como de la Policía Judicial que investiga estos hechos han sido determinantes para que el banco acabe entregando un material que ha permitido el avance de estas diligencias abiertas en noviembre de 2018. 

Las cuentas de Corrochano

Así, por ejemplo, el sumario recoge que la entidad, el pasado 23 de septiembre (apenas dos meses antes de la imputación de Francisco González) entregó un documento en el que desglosaba uno a uno todas las informaciones aportadas a esta pieza novena del caso Tándem. De este modo, las primeras entregas de material consistió en los contratos entre el banco y Cenyt y que localizó la actual jefa de seguridad corporativa del banco, Inés Díaz Ochagavia (actualmente imputada en el procedimiento). Además, aportaron importante documentación del que para el banco es el artífice de la relación laboral con Cenyt: Julio Corrochano. 

En concreto, los poderes notariales que el BBVA le dio y, además, las cuentas bancarias del que fuera jefe de seguridad de la entidad. A todo esto hay que añadir correos internos de los empleados, los informes de los presuntos espionajes a los empresarios Fernando Martín y Luis Portillo (que aportó el exdirectivo de riesgos Antonio Béjar) y el famoso informe 'Austria' sobre los seguimientos a Luis Pineda, presidente de Ausbanc. De este modo, los agentes pudieron dilucidar los más de 10 encargos que la entidad efectuó al banco en esos años. Sin embargo, todo este material fue insuficiente para la investigación por lo que se volvió a pedir más datos del asunto.

Así fue como el banco aportó, ya en septiembre, el organigrama completo del banco así como muchos datos relativos al sistema de 'compliance' relativo al buen funcionamiento de la entidad bancaria. Semanas después de recibir toda esta documentación, el magistrado García Castellón, a requerimiento de Anticorrupción, acordaba la última batería de imputaciones efectuadas,entre los que se encontraban el expresidente Francisco González, el actual asesor de cabecera de Carlos Torres, Juan Asúa, o el que fuera jefe de control interno de la entidad, Eduardo Arbizu. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING