Jueves, 27.02.2020 - 14:59 h
Su nombre está en las conversaciones de Villarejo

Anticorrupción sitúa a Ángel Cano en la génesis de los pagos de BBVA a Villarejo

Sostiene que autorizó las facturas de Cenyt en calidad de director de RRHH y que además verificó los servicios contratados por el banco. 

Ángel Cano
Ángel Cano, a su llegada a la Audiencia Nacional tras su imputación en julio . / EFE .

Las contrataciones con las empresas de José Manuel Villarejo no dependieron de una única figura o departamento del BBVA, según sostiene Anticorrupción. El Ministerio Público, de hecho, otorga un papel concreto en la gestión de este encargo al que fuera consejero delegado de la entidad Ángel Cano. En concreto, estipula en un escrito que obra en el denso sumario del caso Tándem que el entonces responsable del departamento de Recursos Humanos fue el encargado, "al menos en los años 2004 y 2005", de autorizar los pagos de las facturas emitidas por el entramado empresarial de Villarejo y Rafael Redondo.

De acuerdo con las diligencias de investigación practicadas, estos fueron los ejercicios en los que el banco inició su relación laboral con Cenyt, la cual se prolongó hasta 2017. De hecho, en aquel entonces, la entidad contrató a Villarejo una presunta operación de inteligencia para frenar los intentos de asalto al banco de Sacyr de modo que la maniobra, que se bautizó con el nombre de 'Trampa', se habría abonado desde el banco bajo autorización de Ángel Cano. Este asunto concreto costó a la entidad un total de 1,07 millones de euros que se abonó en dos pagos de 592.069 euros y 484.431 euros.

La investigación de la pieza novena de esta macrocausa, arrancó en noviembre de 2018 y estuvo sujeta a secreto de sumario hasta que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, lo levantó el pasado lunes. En este tiempo de diligencias, Anticorrupción acreditó que Cano fue la persona que se encargó en esos primeros años de autorizar los pagos de las facturas emitidas por Cenyt y, también, de verificar que efectivamente se prestó el servicio contratado. Cano, que fue imputado en la primera tanda de citaciones el pasado mes de julio, fue uno de los muchos cargos de la entidad que se acogió a su derecho a no declarar amparándose en el secreto de las actuaciones. 

La versión del banco en la Audiencia

Sin embargo su nombre salió a relucir en la densa declaración que prestó el representante legal de la entidad, Adolfo Fraguas, en las tres sesiones en las que compareció en la Audiencia Nacional. Aunque la entidad no tiene que responder penalmente por todos los encargos previos al año 2010 (teniendo en cuenta que fue en ese año cuando se reformó el Código Penal para permitir la imputación de la persona jurídica), sí que fue preguntado por este asunto. "El señor Cano es el que autoriza el pago y el que verifica por el puesto que tenía", dijo al respecto Fraguas a preguntas de la Fiscalía Anticorrupción.

Además, las escuchas practicadas por el propio Villarejo entre los meses de diciembre de 2004 y junio de 2005 relativas al 'proyecto Trampa' recogen las conversaciones que mantuvieron el agente secreto con Corrochano, el exjefe de la UCAO Enrique García Castaño alias 'El Gordo' y el abogado Rafael Redondo. En ellas se vendría a constatar que Corrochano daba cuenta del avance de las pesquisas de Cenyt a FG y al propio Cano. De hecho, la transcripción literal de estas conversaciones denota cómo en un encuentro entre el agente y el exjefe de seguridad se hablaba del 'pinchazo' de los teléfonos de los protagonistas de la operación Trampa. 

"Se va a presentar a dar por culo"

"Lo que sí me ha dicho Ángel Cano es que se va a presentar ahora a dar por culo", le dijo Julio Corrochano a Villarejo en una conversación en la que le trasladó el temor que tenía el propio Cano de que esta persona (cuya identidad no mencionan) se presentara en una de las Juntas de Accionistas del banco y la reventara. De hecho, insistió varias veces en que era una cuestión que les apremiaba. Con todo, en esa misma conversación se habló de Jesús Caínzos, exvicepresidente y exconsejero del BBVA, así como de el abogado Jaime Queipo de Llano, el cual ya habría podido mostrar sus diferencias con la gestión de Francisco González en Juntas anteriores. "El Queipo es fundamental", llegó a decir Corrochano en otro de los encuentros mantenidos con Villarejo. 

El banquero fue una de las 'víctimas' de Villarejo en el marco de este encargo efectuado por el banco para frenar la entrada en el capital de la constructora que entonces presidía Luis del Rivero. Fue en estas conversaciones de gestión del proyecto en las que Corrochano sacó a relucir el nombre de Cano en más de una ocasión dando a entender que estaba al corriente de las gestiones de Cenyt. "A ese es al análisis que hemos llegado Ángel Cano y yo", dijo en otro momento de la conversación en la que salieron a relucir nombres de los presuntos nombres clave en el control del banco tales como Juan Abelló o el exministro de Industria Miguel Sebastián.  

"Es lo que tiene, yo pienso que hemos...eh... con esta gente, lo que hemos hecho es ver la voluntad de Sacyr, que realmente es quien se quiere subir aquí, ¿Qué sigue latente el otro? ¡Claro! Y seguirá latente o sea....Miguel Sebastián seguirá ahí dando por el culo", dijo Corrochano. Aunque finalmente no se produjo la entrada de la constructora en el banco, lo cierto es que Cenyt puso en marcha un amplio despliegue para controlar de cerca esta operativa que, de acuerdo con la anterior cúpula de la entidad, estaba controlada por el Gobierno de José Luis Zapatero. Es por ello que pincharon más de 850 llamadas a Emilio Botín, Sebastián, Del Rivero o Abelló entre otros, pusieron en marcha acciones de boicot y recogieron todo el resultado de sus análisis en 70 informes aportados al banco. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING