Arresto de activistas empaña un Fin de Año en Cuba de renovadas expectativas

  • Los cubanos esperarán esta noche la llegada de 2015 fieles a la tradición de celebrar en familia y con renovadas expectativas por la etapa que se abre con EE.UU., en una jornada ensombrecida sin embargo por las detenciones de varios opositores en la víspera, algunos de ellos ya en libertad.

Soledad Álvarez

La Habana, 31 dic.- Los cubanos esperarán esta noche la llegada de 2015 fieles a la tradición de celebrar en familia y con renovadas expectativas por la etapa que se abre con EE.UU., en una jornada ensombrecida sin embargo por las detenciones de varios opositores en la víspera, algunos de ellos ya en libertad.

La noche de Fin de Año, la festividad más celebrada en Cuba en estas fechas, ha cobrado en esta ocasión una relevancia muy especial tras el histórico anuncio, hace dos semanas, del restablecimiento de relaciones entre la isla y Estados Unidos, después de más de cinco décadas de enemistad.

"Que el año que viene haya un cambio grande, todos los cubanos tenemos expectativas con lo que pasó entre Estados Unidos y Cuba. Estamos locos porque haya un cambio radical desde el punto de vista de la vida en Cuba", comentó a Efe Rafael, un habanero que ultimaba junto a su esposa las compras para la cena de fin de año.

Para muchos son fechas de reencuentro con familiares que viven en Miami y que viajan a la isla para pasar la Nochevieja, esta vez con el anhelo de que la nueva etapa con EE.UU. traiga también facilidades para la reunificación familiar.

"Esperando muchas cosas buenas, que todo sea para más prosperidad, para mejorar y para la unificación y encuentro de las familias": ese era el deseo de una emocionada madre al recibir en el aeropuerto de La Habana a su hija, residente en La Florida y de visita en la isla para esperar el año nuevo con su familia.

Tras el giro diplomático de Estados Unidos, otros esperan que ahora sea Cuba quien mueva ficha, como Harold Cárdenas, uno de los blogueros de "La Joven Cuba", una bitácora integrada por jóvenes profesores universitarios que tienen una mirada de crítica moderada sobre la realidad del país.

"El balón queda en la cancha cubana en estos momentos. Creo que sin la presión de los EE.UU. encima de Cuba, estamos en muchas mejores condiciones para construir algo mejor en el país", dijo a Efe Cárdenas, quien espera que una de las primeras medidas sea el acceso a internet en la isla, donde existen muchas restricciones para conectarse libremente a la red.

"Un país con tantos profesionales merece estar más comunicado, merece un acceso a internet mayor, más amplio. Es una gran expectativa para 2015 y tenemos esperanza de que eso ocurra", añadió.

Pero como contraste a tantas expectativas, el última día de 2014 en Cuba ha amanecido ensombrecido por el arresto en la víspera de varios activistas y opositores para impedir su participación en un montaje artístico en la Plaza de la Revolución de La Habana, consistente en una "tribuna abierta" para que los ciudadanos explicasen ante un micrófono sus ideas sobre la nueva etapa que se abre en Cuba.

El acto fue convocado por la artista cubana Tania Bruguera, residente en Estados Unidos, quien se encontró en la isla con el rechazo de las autoridades culturales para realizar una iniciativa que ha sido calificada por el Consejo Nacional de Artes Plásticas y por la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC) de "acto oportunista" y de "provocación política".

Pese a todo, Bruguera decidió seguir adelante con un desafío que no pudo realizar: según fuentes opositoras la artista fue detenida el martes 30, día de la convocatoria.

En esa jornada fueron arrestados además Reinaldo Escobar, marido de la bloguera crítica Yoani Sánchez y editor jefe de "14ymedio", el periódico digital independiente que dirige su esposa, así como algunos colaboradores de ese medio como Eliécer Ávila o Víctor Ariel González.

Escobar quedó liberado en la noche del martes y esta mañana, en declaraciones a Efe, interpretó estos arrestos como parte de la lógica del régimen cubano y de un país "donde todavía no estamos viviendo en democracia".

Ajenos a estas detenciones (como es habitual, los medios oficiales cubanos no han informado sobre las mismas) el resto de los cubanos se prepara para celebrar el Fin de Año con la mejor cena que les permitan sus bolsillos, en un país agobiado por las estrecheces económicas.

Lo tradicional en el último día del año en la isla es degustar en familia el clásico menú criollo: lechón ("puerquito") asado, acompañado con arroz congrí, yuca con mojo y ensalada, regado con ron o con cerveza y acompañado de música y baile.

Para que estas fiestas transcurran con tranquilidad, la Dirección General de la Policía de Cuba ha exhortado a la población a "preservar la disciplina y el orden público", según un comunicado divulgado hoy en la prensa local.

"Estos días deberán caracterizarse por una adecuada conducta social", reza la nota policial.

Como es tradición, en la medianoche de este 31 de diciembre La Habana saludará el año 2015 con 21 salvas de artillería disparadas desde la fortaleza de San Carlos de La Cabaña, como saludo al 56 aniversario del triunfo de la Revolución que lideró Fidel Castro, efeméride que se conmemora el 1 de enero.

Mostrar comentarios