Viernes, 19.10.2018 - 03:11 h
Tragedia en Almería

Así fue detenida Ana, la pareja del padre de Gabriel, con el cadáver en el coche

Los agentes de la Guardia Civil interceptaron el vehículo y encontraron el cuerpo del pequeño en el maletero del mismo.

La Guardía Civil seguía a Ana convertida en la principal sospechosa de la desaparición de Gabriel después de que ella encontrara la camiseta del pequeño. Sus testimonios y su forma de actuar no convencieron a los investigadores. La mujer, de 35 años, y actual pareja del padre del pequeño, fue detenida en su coche.

Desde el viernes, cuando le tomaron declaración, los agentes del Instituto Armado habían montado un dispositivo a la espera de que Ana Julia cometiera un fallo. Varios coches la han seguido este domingo hasta La Puebla de Vícar, a unos 80 kilómetros al oeste de las Hortichuelas. Cuando se encontraba a punto de entrar en un garaje de un bloque de pisos la han sacado del turismo y esposado. En el maletero del turismo llevaba el cuerpo sin vida de Gabriel manchado de barro. Ahora se trata de determinar si en el secuestro y muerte del pequeño Gabriel participó esta mujer o hay otras personas implicadas. Las imágenes de la detención no tardaron en saltar a las redes sociales. 

En el momento de la detención Ana ha exclamado: ¡No he sido yo! La Guardia Civil no opina lo mismo, según desvela Telecinco, que destaca que los investigadores la siguieron antes de interceptarla a una finca lejana. Allí son testigos de que la mujer envuelve algo en una manta y lo mete en el maletero. Después se produce la detención. Ana se justifica diciendo que ella venía de la playa y no sabía cómo había aparecido el cuerpo de Gabriel en el maletero. Las mismas fuentes señalan que Ana aprovecha que su pareja y la madre de Gabriel están en una reunión con la delegación de gobierno para desplazarse. Los testigos presenciales de la detención han indicado que los agentes de policía y guardias civiles lloraban de impotencia tras el hallazgo del cuerpo sin vida del menor.

Hasta su detención, Ana Julia Quezada había participado en las numerosas batidas para buscar a Gabriel. Publicó en su perfil de redes sociales varios mensajes e incluso hizo declaraciones a los numerosos medios de comunicación que se desplazaron a la zona. El 1 de marzo explicó a una reportera de 'La Mañana' de TVE que habían enseñado al niño que gritara si se le acercaba un desconocido.

"Esa misma mañana estuvimos desayunando y salió la conversación. La abuela y yo. Le dijimos: 'Tú si ves un desconocido corre, eh, no te pares'. Y mira por donde, ese mismo día desapareció el niño", aseguró a este programa de televisión tras interrumpir unas declaraciones de Ángel Cruz, el padre de Gabriel.

Al igual que Ángel y Patricia Ramírez, los padres de Gabriel (ambos se separaron aunque reconocieron desde el primer momento que tienen una buena relación), Ana Julia daba detalles sobre la personalidad del menor, negando la posibilidad de que se hubiera ido solo por su propia voluntad. "Gabriel sólo no se iría. No se alejaba, se marchaba de casa media hora y volvía. Le decías una hora y volvía", apuntaba. Se comía una manzana o una fruta y se marchaba con los amigos. Pero es que ese día no volvió, ese día Gabriel no volvió”, insistía Ana ante las cámaras.

Las sospechas comenzaron con la camiseta

El hallazgo de la camiseta interior con ADN de Gabriel Cruz fue la clave. Tras unas primeras horas de confusión, las pruebas de ADN confirmaron que la camiseta pertenecía a Gabriel. Se trataba de la primera pista concreta sobre el niño. Los investigadores de la Guardia Civil guardaron silencio sobre las dudas que rodeaban a este hallazgo al tiempo que recababan datos sobre la posible implicación de Ana Julia en la desaparición. Todo era extremadamente raro.

No se explicaban que la prenda encontrada por la pareja del padre hubiera aparecido en una zona que había sido inspeccionada por voluntarios y especialistas por encontrarse a tan solo cuatro kilómetros de Las Hortichuelas. La camiseta interior no figuraba entre el listado pormenorizado que dieron los padres para ayudar en el rastreo y tampoco parecía haber sufrido especialmente el deterioro tras días de lluvias y mal tiempo en la zona.

La Guardia Civil habúa tomado ya declaración a numerosos familiares y vecinos, entre ellos a Diego Miguel F.Z., que fue detenido el miércoles 28 de febrero e interrogado en dependencias policiales. Llevaba dos años acosando a la madre del niño, Patricia Ramírez, que siempre lo desvinculó de la desaparición.

Este hombre permaneció casi 72 horas detenido y el juez lo envió a prisión por saltarse la orden de alejamiento. El propio Ministerio del Interior explicó que había "manipulado" la pulsera telemática que controlaba que no se acercara a Patricia. Pero desde la aparición de la camiseta de Gabriel las sospechas tenían un nombre: Ana.

Ahora en Portada 

Comentarios