Lunes, 23.04.2018 - 03:40 h

Guía rápida para entender el conflicto minero

El sector de la minería se encuentran en huelga indefinida desde el pasado 30 de mayo para protestar contra el recorte de las ayudas al carbón.

La Marcha Negra
La Marcha Negra

¿Por qué se manifiestan los mineros?

Los mineros salen a la calle porque denuncian que el Gobierno ha decidido reducir en un 63 por ciento la ayuda directa a su actividad en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2012.

El secretario general del sindicato FITAG-UGT, Antonio Deusa, aseguraba la pasada semana, que el sector no estaba "pidiendo más dinero" sino que el Gobierno actual cumpla el acuerdo del Plan del Carbón para el periodo 2006-2012 pactado con el anterior Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. En el mismo se limitaba el recorte al sector en un 10 por ciento en lugar del actual 63 por ciento.

El reducción supondrá así, según los sindicatos, el cierre inminente de las minas y aseguran que de esta manera no tiene sentido la negociación del siguiente tramo de ayudas europeas (de 2014 a 2018). Es aquí nos hallamos ante la siguiente pregunta:

¿Cómo influyen las ayudas europeas?

Fue en 1986 cuando la minería de carbón comenzó a recibir ayudas de Europa ya que el negocio era deficitario. En un primer momento éstas estaban establecidas hasta 2002, momento en que se preveía el cierre de las explotaciones no rentables. Sin embargo, la gran dependencia que tienen algunas zonas de esta actividad y la imposibilidad de crear alternativas laborales a la misma, fueron prorrogando las ayudas.

Así llegamos a diciembre de 2010, momento en que la UE decide, ante el contexto de crisis y aumento de desempleo, ampliar de nuevo el plazo de ayudas que podrían recibir las minas deficitarias de carbón que en principio estaba establecido hasta 2014 y que finalmente prorrogó hasta 2018.

¿Cuál era el objeto de estas ayudas?

Hace unos días el ministro de Industria, José Manuel Soria, aseguraba que mantener la minería ha costado desde 1990 más de 24.000 millones de euros. De ese dinero, las empresas mineras se han llevado un total de 5.492 millones. Durante este tiempo, gracias a las ayudas para prejubilaciones e indemnizaciones, el sector ha pasado de emplear a 45.000 personas a las 4.000 actuales.

Los planes tenían como objetivo además tratar de paliar los problemas generados por el cese de la actividad, al tiempo que potenciar el desarrollo alternativo y la formación. Es aquí donde encontramos el otro punto de la polémica. "Yo me pregunto, como casi todas las familias mineras, dónde está la parte de los Fondos Mineros que supuestamente iría destinada a la creación de industrias alternativas al carbón en las cuencas mineras, después del cierre de las minas", afirmaba en una carta Juan José Fernández, minero asturiano.

"El dinero lo manejaron los políticos y los sindicatos. Con parte de éste dinero, os podría decir, por ejemplo, que el Señor Gabino de Lorenzo ( exalcalde de Oviedo) pagó las farolas de su ciudad, el nuevo Palacio de Exposiciones y Congresos y otras muchas obras. La exalcaldesa de Gijón ( la Señora Felgeroso) lo invirtió en la Universidad Laboral y como el primero, también en otras obras", señalaba.

Aquí puedes ver en qué se han invertido las ayudas al carbón. (pdf)

Mantener la industria ¿Sirve de algo?

La pregunta que nos podríamos hacer es si hoy por hoy hay demanda de carbón y si es previsible que la haya. Según recogía un informe (pdf) de mayo pasdo de la Agencia Internacional de la Energía (IEA) "de mantenerse las políticas actuales" se produciría un crecimiento del 65% en la utilización de carbón en los próximos 25 años, y vaticinaba que en 2035 adelantaría al petróleo como "combustible dominante en el mix energético mundial".

Además, el contexto de crisis actual como el que nos encontramos, ha hecho del carbón una fuente de energía accesible cuya demanda países como Alemania, Reino Unido y también España, han aumentado en los últimos meses.

Asimismo, la IEA advertía de que cualquier cambio en China provocaría alteraciones sustanciales en el mercado mundial y señalaba que el desarrollo de las tecnologías de captura de CO2 supondría un gran impulso al carbón.

¿Prejubilaciones ventajosas?

Otro de los temas polémicos estas últimas semanas ha sido el de la prejubilación de los trabajadores. De este modo, la edad mínima para que un trabajador se jubile se calcula a partir de la edad real del trabajador, a la que se le suma un coeficiente que viene dado por el número de años trabajados y se multiplica por el coeficiente del riesgo incorporado a la tarea específica que se hubiese estado ejerciendo.

El importe depende del coeficiente de riesgo que haya tenido cada trabajador. La cantidad varia de los 500 euros a los 2.500 euros. En relación a este tema, los mineros se defienden: "Dentro de de las mensualidades que cobran los prejubilados", afirma Fernández, "su cotización es al 50%, quiero decir con ésto que nosotros cada dos años, cotizamos a la Seguridad Social un año más, por ejemplo yo que trabajé 25 años, he cotizado a La Seguridad Social 37 años y medio. ¿Alguno de vosotros creéis que llegareis a pagar lo que nosotros aportamos a dicha Seguridad Social?".

Ahora en portada

Comentarios