Atenas se esfuerza por satisfacer a la "troika" para recibir liquidez vital

  • El Gobierno griego calificó hoy de "positiva y productiva" la primera reunión con los jefes de misión de la "troika" (CE, BCE y FMI), mientras se esfuerza en aplicar los recortes adicionales exigidos por los acreedores para tener acceso a un nuevo tramo crediticio de 8.000 millones.

Adriana Flores Bórquez

Atenas, 29 sep.- El Gobierno griego calificó hoy de "positiva y productiva" la primera reunión con los jefes de misión de la "troika" (CE, BCE y FMI), mientras se esfuerza en aplicar los recortes adicionales exigidos por los acreedores para tener acceso a un nuevo tramo crediticio de 8.000 millones.

Entre la presión de los supervisores y la oposición de los sindicatos en la calle a los ajustes, el Gobierno socialista griego vivió otro día en el que tuvo que ratificar a toda prisa nuevas medidas para lograr liberar ayuda financiera vital.

Así, el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, presidió un Consejo de Ministros que aprobó un paquete de medidas adicionales, con el que se pretende cubrir un agujero de cerca de 2.000 millones de euros que desviaba al país del objetivo de reducir el déficit este año al 7,6 %.

"Ahora nos inspeccionan incluso por un desvío de unos 2.000 millones de euros y por el cual tenemos que asumir medidas adicionales que son difíciles y muchas veces dolorosas", afirmó Papandréu.

Añadió que las medidas son "necesarias para no exponer al país a un escenario venturoso", en referencia a una quiebra en caso de no recibir el nuevo tramo crediticio del eurogrupo y el FMI.

El primer ministro se comprometió a "cumplir con el marco del acuerdo (de la zona del euro) del 21 de julio" a cambio de recibir un segundo rescate de 160.000 millones de euros.

El Gobierno aprobó hoy una nueva escala salarial para los funcionarios que supondrá un recorte del 25 % de sueldo a entre el 15 y el 17 % de los empleados públicos con mayor retribución.

De esta forma, el sueldo máximo quedará en 2.200 euros al mes, mientras que el mínimo subirá hasta los 780 euros.

El Consejo de Ministros también trató sobre el gigantesco programa de austeridad y reformas para recaudar 78.000 millones de euros hasta 2015 y que se traduce en privatizaciones, recortes salariales y de pensiones, y en nuevos impuestos.

Pero el compromiso ante la "troika" de reducir el personal del sector público en un 30 % hasta 2015, y en especial, en 30.000 trabajadores hasta finales de año, se ha topado con algunos problemas legales de última hora.

El Gobierno afirmó que debatirá la situación y tomará una decisión definitiva el próximo domingo, después de que Papandréu se reúna con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, mañana en París.

Por su parte, la Confederación de Funcionarios Públicos, Adedy, que defiende los derechos de 900.000 funcionarios, bloqueó hoy la entrada de varios ministerios, incluyendo el de Finanzas, lo que obligó a Venizelos a reunirse con los acreedores extranjeros en otro recinto.

"Los trabajadores inician hoy una batalla para cambiar las políticas del Gobierno, que conducen a recortes y despidos", afirmaron los líderes sindicales de Adedy.

Cientos de funcionarios se concentraron ante los ministerios y el Parlamento, uniéndose a centenares de taxistas que protestan por la liberalización de su profesión.

En el primer encuentro personal entre Venizelos con los jefes de misión de la "troika", después de que abandonara hace tres semanas Atenas para demostrar su descontento por la marcha de los ajustes, se revisaron los principales indicadores que quedan por supervisar de la marcha de las cuentas públicas.

Según informó una fuente del Ministerio de Finanzas a los periodistas, Venizelos "manifestó su satisfacción" por la "atmósfera positiva y productiva después de las medidas severas que se asumieron y de los sacrificios que está sufriendo el pueblo griego".

Las duras medidas tienen como objetivo "devolver la dignidad y la soberanía fiscal al país", recalcó esa fuente, que solicitó el anonimato.

Del informe favorable de los expertos depende que Grecia reciba un dinero de los acreedores internacionales con el que pagar salarios y pensiones.

Mostrar comentarios