Lunes, 23.09.2019 - 10:11 h
Separada del caso Villarejo

La Audiencia Nacional abre una pieza para investigar las grabaciones a Corinna

El juez ha decidido investigar estas conversaciones de forma separada y ha citado al comisario el mismo día que comparece el director del CNI.

Audiencia Nacional
La Audiencia Nacional ha abierto una pieza separada / EFE

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha abierto una pieza separada en el denominado 'caso Villarejo' para investigar las grabaciones de la conversación entre el comisario jubilado y la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, han informado fuentes jurídicas.

Además, ha citado a declarar para el próximo jueves, día 26 de julio, a José Manuel Villarejo, después de que, en el marco de la misma causa, conocida como 'Tándem', fuera detenido el comisario Enrique García Castaño junto con el inspector de la Policía Antonio Bonilla por proporcionar presuntamente documentación y datos secretos sobre personas que estaban siendo investigadas por Villarejo, en prisión desde noviembre.

El comisario jubilado ha sido citado ante el magistrado el mismo día que el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, comparecerá en el Congreso sobre las acusaciones lanzadas por Corinna sobre el Rey Juan Carlos y los servicios secretos en las grabaciones efectuadas por el propio Villarejo.

Villarejo ingresó el 5 de noviembre de 2017 en prisión provisional por delitos de organización criminal, cohecho, descubrimiento y revelación de secretos, blanqueo y falsedad documental. El magistrado le investiga por haber usado su condición policial para cobrar millones de euros en labores de "consultoría", que no podía compatibilizar con su cargo de comisario, para clientes que querían información sobre sus rivales o enemigos, a los que chantajeaban y sometían a campañas mediáticas que urdía también Villarejo.

Se sospecha que obtenía datos protegidos de entidades bancarias, registros policiales, la Agencia Tributaria, Tráfico y compañías telefónicas gracias a los funcionarios y policías que colaboraban con él, incluido su considerada mano derecha, el comisario García Castaño. Según la investigación, Villarejo llevaba ejerciendo esas funciones de "consultoría", por las que pedía millones de euros por un trabajo, desde al menos 1993, cuando se reincorporó a la Policía Nacional de una excedencia de diez años para dedicarse a la investigación privada.

El excomisario no solo ofrecía elaborar, a partir de esa información, informes contra empresas o personas, sino que en su cartera de servicios incluía campañas de descrédito en medios de comunicación, para lo que se servía de periodistas de confianza. La decisión del juez de citarle se produce un día después de que haya decidido archivar la pieza del caso en la que investigaba al excomisario del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas Carlos Salamanca, a su mujer y a su hijo por recibir supuestos regalos y dádivas a cambio de introducir ciudadanos guineanos de forma ilegal.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios