Domingo, 21.04.2019 - 10:57 h
El interrogatorio de Rato, en el aire

La Audiencia suspende temporalmente el juicio de Bankia por petición de la fiscal

El tribunal suspende seis sesiones por motivos de salud de Carmen Laúna no pudiendo ser sustituida por el fiscal jefe Anticorrupción.

Arranca el juicio por la salida a bolsa de Bankia en la Audiencia Nacional
El juicio arrancó el pasado 26 de noviembre con las cuestiones previas. / Pool

La Audiencia Nacional ha suspendido las próximas seis sesiones del juicio de Bankia a petición de la Fiscalía Anticorrupción, según informan fuentes jurídicas. De esta manera se queda en el aire la recta final del interrogatorio que estaba efectuando la representante del Ministerio Público a Rodrigo Rato y que estaba previsto que se retomara este lunes en la sede que el tribunal tiene en San Fernando de Henares (Madrid).

En una providencia a la que ha tenido acceso La Información, el tribunal explica que el parón de dos semanas se produce por motivos de salud de la fiscal del caso, Carmen Laúna, a la espera de una pronta recuperación que le permita incorporarse lo antes posible al procedimiento. También recoge que se le ha pedido al fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, que le sustituya puesto que fue él quien ha llevado prácticamente toda la instrucción de la causa, si bien éste responde que, debido a la complejidad de la causa, es Laúna la que debe seguir al frente del juicio. También descarta la posibilidad de sustituirle él puesto que estará fuera de España por espacio temporal de dos semanas, por lo que no pueden proseguir con la vista, señalada hasta julio.

El juicio estaba previsto que se retomara este lunes a las 10.00 horas de la mañana para continuar con el intenso interrogatorio al exvicepresidente económico del Gobierno por las presuntas irregularidades en las que incurrió la entidad con la salida a Bolsa en julio de 2011. Tras preguntarle por el proceso de fusión de las cajas, que tuvo como resultado el nacimiento de Bankia, la fiscal tenía previsto cuestionarle la próxima semana por el presunto falseamiento de cuentas de los ejercicios 2011 y 2012. 

Tras la fiscal, y de acuerdo con la estrategia diseñada por su defensa, Rato responderá a las preguntas del FROB y de su letrado Ignacio Ayala. En las dos primeras sesiones dedicadas a los interrogatorios, Rato fue sometido a un exhaustivo cuestionario en el que la representante del Ministerio Público intentó estrechar el cerco en lo que respecta al proceso de integración del SIP, puesto que sostiene que las cajas que participaron en la fusión (especialmente Caja Madrid y Bancaja) ocultaron su verdadera situación patrimonial para poder llevar a buen término la operativa. 

Cabe recordar que el Ministerio Público solo ejerce acusación contra cuatro del total de 34 acusados que se sientan en el banquillo por el desplome de la entidad que acabó recibiendo una inyección de fondos públicos superior a los 23.000 millones de euros. A juicio de Anticorrupción, son culpables de estos hechos Rodrigo Rato, su exnúmero dos en el banco José Luis Olivas y los exconsejeros José Manuel Fernández Norniella y Francisco Verdú Pons. Pide para ellos penas de cárcel que oscilan entre los cinco años y los dos y siete meses de prisión.

Pendientes de las conclusiones finales de la fiscal

No obstante, Laúna sorprendió al inicio de procedimiento al anunciar que no descartaba modificar sus conclusiones provisionales e incluir, además, el delito de falsedad contable (como sí recogen algunas acusaciones). Una cuestión que el tribunal, tras estudiarla, calificó de "sorprendente" puesto que no existe, hasta el momento, ninguna prueba nueva que pueda permitirle vaticinar este cambio de criterio. Este giro lo razonó la propia Laúna amparándose en la sentencia del Tribunal Supremo contra otro caso también de corrupción, como es el de Arte y Naturaleza. 

De hecho, en su intervención inicial, hizo mención a esta resolución del alto tribunal de febrero del pasado año para explicar que se puede acusar por falsedad en las cuentas aunque las mismas no estén auditadas, que es precisamente lo que ocurre con los estados contables de Bankia del ejercicio 2012. Al respecto, Laúna argumentó que aunque no fueron aprobadas por las Juntas Generales ni de BFA ni de Bankia, eran públicas y notorias dentro del seno de la entidad y fuera, puesto que también se difundieron en los medios de comunicación con motivo del début bursátil.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios