(avance) yihadismo. El ‘plan contra la radicalización’ incluye vigilar las cárceles para que los yihadistas no adoctrinen


El Plan contra la Radicalización Violenta, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, incluye un apartado “específico” para impedir que los yihadistas adoctrinen en las cárceles españolas y puedan captar así a potenciales terroristas.
Así lo explicó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Gobierno, en la que explicó que el plan, en el que se ha trabajado durante dos años, “crea las estructuras necesarias para detectar focos de potencial radicalización e intervenir en ellos”.
Aunque este proyecto se destina a combatir la radicalización de cualquier tipo, durante 2015 estará centrado en intentar prevenir el islamismo radical. Esto se produce después de los atentados de París y de que Europa haya elevado su nivel de alerta para evitar acciones terroristas similares.
Según el ministro, con esta iniciativa se pretende “cortar la cadena de trasmisión de la radicalización”, al tiempo que busca la “concienciación” y “sensibilización” de la sociedad española sobre la trascendencia del extremismo violento.
“GRUPOS LOCALES”
Con este fin, el plan contra la radicalización crea una “estructura nacional” radicada en el departamento de Interior, con representación de diferentes ministerios y organismos como el CNI. También estarán presentes entidades cono la FEMP, la Fundación Pluralismo y Convivencia, universidades, y ONGs.
Al mismo tiempo, Fernández Díaz indicó que también se crearán “grupos locales” para prevenir, detectar y, en su caso, actuar contra la radicalización de personas que puedan ser captadas por el yihadismo y, eventualmente, convertirse en terroristas.
En estos grupos locales estarán integrados, entre otros cuerpos de Policía local, agentes autonómicos, Fuerzas de Seguridad del Estado, ayuntamientos, colegios y colectivos de riesgo.
Además, el ministro se refirió a que el Plan contra la Radicalización pretende convertirse en una “herramienta de enorme actualidad” para actuar antes, durante y después de los procesos de radicalización. Además, con esta iniciativa se pretende desarrollar una “contra-narrativa” al yihadismo, con el fin de impedir que haya personas que asuman estas tesis radicales.

Mostrar comentarios