Sábado, 20.10.2018 - 00:34 h
Segundo muerto en cinco días en Galicia

Muere un anciano en Pontevedra tras sufrir la picadura de una avispa asiática

El hombre de 81 años estaba cortando la hierba en una zona próxima a un panal. Según la familia podía ser alérgico. 

La Xunta retiró 376 nidos de avispa asiática y capturó casi 1.000  ejemplares, pero ve "imposible" erradicarla
La Xunta retiró 376 nidos de avispa asiática y capturó casi 1.000 ejemplares, pero ve "imposible" erradicarla

Un hombre de avanzada edad, de en torno a 80 años, ha fallecido en la parroquia de Santa María, en el municipio pontevedrés de O Porriño, a causa de la picadura de una avispa, a la que se cree que era alérgico, según han confirmado fuentes municipales. El hombre murió en la misma finca en la que estaba cortando la hierba tras el ataque. 

El nido, de tamaño pequeño en comparación con los que suelen hacer las avispas velutinas, estaba oculto dentro de un bloque junto a un galpón de la finca, han precisado las mismas fuentes, que han informado de que los bomberos procedieron a su retirada. Según comentaron los familiares del anciano, éste podría ser alérgico lo que pudo haber precipitado su fallecimiento.

Dispositivo

En esta ocasión la alerta se produjo pasadas las 21,00 horas del miércoles, cuando un particular avisó de que una persona podría haber recibido un golpe en la cabeza, un extremo que posteriormente quedó descartado.

Hasta el lugar del suceso fue trasladada una ambulancia asistencial y otra medicalizada. Los equipos asistenciales se encontraron al hombre tirado en el suelo e inconsciente, por lo que le practicaron la maniobra de reanimación cardiopulmonar, pero finalmente no pudieron hacer nada por su vida.

Equipos del 061 avisaron a su vez al 112 de que en el lugar había un nido de avispas y advirtieron del riesgo que suponía, por lo que también fueron movilizados los bomberos de O Porriño.

El pasado mes de noviembre otro hombre, de 54 años, también murió en O Porriño tras ser atacado por un enjambre de avispas asiáticas (Vespa velutina). La autopsia determinó que la víctima falleció de un choque anafiláctico por una reacción alérgica tras recibir múltiples picaduras, alrededor de una veintena. El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de O Porriño repartió entre los vecinos 500 trampas -300 más que el año pasado- y 175 litros de líquido atrayente para luchar contra la avispa asiática.

El pasado 16 de julio otro hombre, también en Galicia, murió por la picadura de una avispa. Sucedía en el municipio lucense de Viveiro. Tenía 43 años de edad y falleció por la picadura de una avispa pero en este caso autóctona. 

La avispa asiática solo es mortal en alérgicos y enfermos

La avispa asiática, responsable según los expertos del 90% de los picotazos por insectos que se producen en las áreas donde habita, puede producir la muerte a personas alérgicas o, en caso de ataque masivo, a aquellas que no lo son y cuya salud es precaria.

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales José Luis Nieves Aldrey ha señalado que este año, "más frío de lo normal", las reinas han puesto los huevos cuando la climatología ha sido propicia y ha habido más mortandad de hembras invernantes.

Ha señalado que la picadura de esta avispa, de tamaño similar al avispón europeo pero mucho más numerosa, "puede ser más dolorosa y sus efectos, como el malestar o la hinchazón, más prolongados, pero no mortal en personas no alérgicas".

Sin embargo, "si esa persona sufriera un ataque masivo, podría enfermar de gravedad e, incluso, morir", ha matizado el experto, que ha transmitido un mensaje de "tranquilidad", porque esta avispa "sólo ataca si se siente amenazada".

En este sentido, ha recomendado evitar los lugares donde anidan y avisar a las autoridades para que pongan en marcha el protocolo de lucha contra esta especie; "ahora es el momento de actuar, pues en invierno no tienen actividad y no se detectan".

Además, "no conviene hacer aspavientos, intentar matarlas o agredirlas, porque en ese caso lanzan una feromona al aire que captan otros individuos de la colmena y se puede producir un ataque en grupo".

Esta especie exótica invasora se comporta "de igual manera" que el resto de avispas autóctonas, pero "preocupa que no tenga depredadores ni competencia con otras especies, lo que ha favorecido su adaptación", ha explicado el científico.

"Tiene preferencia por el clima atlántico, húmedo y templado, sin condiciones invernales muy rigurosas", ha añadido, y por eso tiene mayor incidencia en Galicia, Cantabria, País Vasco y Cataluña y se ha detectado en Navarra, La Rioja, Castilla y León, norte de Extremadura y Baleares.

Marcos Negrete, que se encarga de retirar nidos de Vespa velutina, ha pedido "especial cuidado en esta época, fijarse bien en los arbustos, al mover la leña de las leñeras, el material de jardinería o levantar una arqueta".

Ha lamentado la falta de medios para hacer frente a esta plaga y la "nula preocupación" de la administración estatal, ya que "lo que estamos haciendo sólo sirve para que no piquen, pero no para controlarlas de manera global".

Y ha destacado la amenaza que este insecto depredador supone también para las colmenas, a las que ataca para capturar abejas y alimentar a sus larvas en su fase carnívora.

Ahora en Portada 

Comentarios