Martes, 20.08.2019 - 07:07 h
Aportado por Rato tras la declaración de Guindos

El tribunal de Bankia incorpora a la causa el informe del FMI que señaló al Gobierno

Los magistrados acuerdan que figure como prueba el documento según el cual se adelantó la valoración de la banca española a petición del Gobierno.

Auditoría del FMI 2012
Parte concreta del informe de auditoría del FMI que señala a una petición del Gobierno.

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga la salida a bolsa de Bankia ha dado por bueno el escrito aportado por Rodrigo Rato a la causa y por eso ha decidido incorporarlo a la misma. El documento presentado hace unos días por el expresidente de la entidad recogía un apartado concreto del informe, elaborado en el año 2016 por el auditor externo del FMI y adelantado por La Información, acerca de los motivos que llevaron al organismo internacional a adelantar sus conclusiones del sistema bancario español y, más en concreto, de Bankia. De ese asunto concluyó que se trató de una comunicación "controvertida pero justificada" y la achacó directamente a una petición expresa del Gobierno presidido por Mariano Rajoy.

De acuerdo con una providencia de los magistrados de la Sección Cuarta a la que ha tenido acceso este diario, queda incorporado a la causa el escrito del exvicepresidente económico del Gobierno sobre las conclusiones alcanzadas por la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) y que, en su opinión, son de "interés relevante" para el esclarecimiento de los hechos. El exdirector gerente del FMI presentó este escrito después de que prestara declaración en calidad de testigo Luis de Guindos. Preguntado específicamente por el papel que jugó el Gobierno en el hecho de que el organismo internacional adelantara de junio a abril una parte de sus conclusiones sobre la situación de los bancos españoles, el exministro de Economía negó una y otra vez que esa decisión se produjera a petición del Ejecutivo.

De hecho insistió durante su testifical que era completamente inviable que tanto él en calidad de ministro como el Ejecutivo en bloque pudieran influir en la decisión que tomó el organismo que dirige Christine Lagarde. Tanto es así que aseguró que su capacidad de presión en el FMI era inexistente y que el informe en cuestión fue un "elemento adicional de reconocimiento de la realidad" puesto que la crisis de Bankia era de sobra conocida y que ya existía presión internacional por la "situación terrorífica" que se vivía en el sector bancario desde finales de 2011 y, en concreto, en la entidad que presidía Rodrigo Rato.

No obstante, el informe del auditor externo del FMI apuntó en la dirección contraria al actual vicepresidente del BCE asegurando que "el 25 de abril de 2012, a petición del Gobierno, el FMI publicó sus conclusiones preliminares sobre el Programa de Evaluación del Sector Financiero". En dichas conclusiones, aunque no se mencionaba a Bankia, sí se aseguraba que para preservar la estabilidad financiera era "crucial" que tres bancos españoles y especialmente el más grande -en referencia a la entidad presidida entonces por Rato- acometieran importantes reformas para fortalecer su balance consolidado y mejorar las prácticas de gobernanza.

La publicación de las conclusiones preliminares el mes de abril, que supuso un hecho sin precedentes, se produjo en un momento crítico para Bankia y, más en concreto para Rato, que acabó dimitiendo de su cargo apenas unas semanas después de la difusión de las mismas. Sobre este punto se hizo eco el auditor en sus conclusiones en tanto afirmó que "los hechos se aceleraron los próximos días y semanas" y supusieron la salida de Rato, la nacionalización de Bankia y la posterior inyección de 19.000 millones de euros a la entidad. En relación a este asunto concreto De Guindos expuso que se pidieron a Europa un total de 41.000 millones de euros de los cuáles 22.400 fueron para Bankia.

"El banco señalado era Bankia"

"En el contexto de ese momento quedaba claro para todos los observadores que el banco señalado era Bankia. Bankia era un conglomerado problemático de Caja Madrid, Bancaja y otras pequeñas cajas de ahorro. Se creó en la segunda mitad de 2010 como parte del plan de consolidación del sistema financiero español del Banco de España", de acuerdo con el informe elaborado por la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) que ya obra en la causa. Del mismo también se hizo eco la Fiscalía Anticorrupción en su escrito de conclusiones provisionales en el que reconoció que la publicación no estaba prevista hasta abril y que se hizo en base a unas pruebas de resistencia a la banca española entre el 1 y el 21 de febrero y el 12 y 25 de abril de 2012.

Cabe recordar que Rato señaló al exministro De Guindos y al expresidente del BBVA Francisco González como los artífices de su salida de la entidad a comienzos de mayo tras las famosas reuniones celebradas en la sede del Ministerio de Economía en las que también participaron los entonces presidentes de La Caixa (Isidro Fainé) y del Banco Santander (Emilio Botín). Aunque el actual vicepresidente del BCE aseguró que Rato se fue por decisión suya, el propio González respaldó la tesis del expresidente de Bankia y afirmó que le recomendó que dejara la entidad porque su plan de capitalización de 7.000 millones de euros era insuficiente y no iba a funcionar.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios