Calviño lleva la desinversión a final de legislatura

El Gobierno retrasa hasta diciembre de 2023 el límite para privatizar Bankia

El Consejo de Ministros pospone dos años más la venta la participación del Estado en la futura CaixaBank (16,11%). El objetivo es permitir al FROB ejecutar su estrategia de desinversión con mayor flexibilidad.

calviño
El Gobierno retrasa hasta diciembre de 2023 el límite para privatizar Bankia
EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes ampliar el plazo para privatizar Bankia en dos años adicionales, hasta finales de 2023. Hasta ahora ese límite estaba fijado en diciembre de este año, por lo que la decisión se toma con más de nueve meses de antelación y en vísperas de la fusión con CaixaBank. 

Actualmente, el FROB tiene una participación del 100% en BFA Tenedora de Acciones, SAU, lo que supone una participación en Bankia del 61,8%. Bankia está en un proceso de fusión por absorción por Caixabank que, una vez se concrete, daría al FROB una participación del 16,11% del capital de CaixaBank.

La finalidad del Gobierno con esta ampliación es favorecer la utilización más eficiente de los recursos públicos maximizando la recuperación de ayudas. En este sentido, ha señalado que la extensión del plazo permitirá al FROB ejecutar su estrategia de desinversión con más flexibilidad para encontrar las condiciones propicias en los mercados de capitales.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha confirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes que la finalidad de esta ampliación es favorecer la utilización más eficiente de los recursos públicos maximizando la recuperación de ayudas.

El Gobierno ha reiterado en varias ocasiones su intención de maximizar la recuperación de ayudas concedidas durante el rescate bancario, pero que el valor actual de la acción de Bankia no es el más idóneo para privatizarla.

No es la primera vez que el Gobierno extiende el plazo para la privatización. Aunque en 2012 se comprometió a vender la participación del FROB antes de diciembre de 2017, el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó en diciembre de 2016 un real decreto ley por el que prolongó el plazo en dos años, con lo que la fecha límite se fijó en diciembre de 2019, y estableció la posibilidad de nuevas prórrogas previo acuerdo del Consejo de Ministros. Más tarde, en diciembre de 2018, la amplió hasta finales de 2021. Y ahora hasta 2023.

Hasta ahora se han desinvertido dos paquetes accionariales de la participación pública original que llegaron a manos privadas en 2014 y 2017, respectivamente. La primera de estas operaciones fue la venta de un 7,5% del capital del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri a un precio de 6,04 euros por cada uno de los títulos. El entonces Gobierno de Mariano Rajoy ingresó en las arcas públicas 1.304 millones de euros. Pero el tiempo para desinvertir el resto de la participación se acababa y las condiciones del mercado no eran las mejores para hacerlo.

En diciembre de 2016, el Ejecutivo popular decidió autorizar la primera prórroga al plazo de desinversión que se había fijado en el inicio del proceso durante dos años. En este periodo se llevó a cabo una segunda venta de otra pequeña parte del paquete de acciones que gestiona el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB). En concreto, fue un 7% de los títulos a un precio de 4,06 euros por acción, lo que supuso un ingreso de 818 millones de euros.

Mostrar comentarios