Barcelona y Madrid, entre las diez ciudades europeas con las calles más caras

  • Barcelona y Madrid se sitúan entre las diez ciudades con las calles comerciales más caras de Europa, un ránking en el que ocupan el séptimo y el octavo puesto con el Portal del Ángel y Preciados, respectivamente, según un informe elaborado por la consultora Jones Lang LaSalle.

Madrid, 19 jun.- Barcelona y Madrid se sitúan entre las diez ciudades con las calles comerciales más caras de Europa, un ránking en el que ocupan el séptimo y el octavo puesto con el Portal del Ángel y Preciados, respectivamente, según un informe elaborado por la consultora Jones Lang LaSalle.

La clasificación la lideran los parisinos Champs Elysées, con una renta anual por metro cuadrado de 8.500 euros; seguida de Bond Street (8.220 euros), en Londres; Arbat Street (4.280 euros), en Moscú; Kaufingerstrasse (3.960 euros), en Munich; Montenapoleone (3.500 euros), en Milán, y Tautenzienstrasse (3.240 euros), en Berlín.

En el Portal del Ángel de Barcelona, el alquiler de un metro cuadrado de local cuesta una media de 2.530 euros, mientras que en el Paseo de Gracia el precio es de 2.172 euros.

En Madrid, la zona más cara es la de Preciados, con una renta media de 2.400 euros por metro cuadrado, seguida de Serrano, con 2.160 euros.

Además, ambas ciudades se mantienen entre las urbes más atractivas del Viejo Continente para los distribuidores internacionales.

El estudio revela también un interés creciente en invertir en locales comerciales en España por parte de inversores privados latinoamericanos.

Según el informe, las rentas en las zonas secundarias son las que más han caído durante la crisis, debido al cierre de negocios, en particular de sucursales bancarias.

Por el contrario, en calles "prime", como Serrano y Gran Vía en Madrid o Portal del Ángel en Barcelona, aún no ha habido un ajuste en precios definitivo.

Los operadores, que han visto caer su facturación como consecuencia de la caída del consumo, buscan nuevas formas de ahorro que les ayude a mantener sus negocios abiertos.

Por ello, muchas firmas de moda, asentadas en las principales calles comerciales de las ciudades, han tenido que cerrar sus negocios y trasladarse a locales situados en zonas "menos prime" al no poder hacer frente a las altas rentas que todavía existen en estas localizaciones.

Otros, han renegociado sus rentas intentando conseguir ahorrar, por lo menos durante los años de crisis, según el informe, que revela que ahora es el momento de la moda "low cost" y del "lujo".

Mostrar comentarios