Martes, 23.07.2019 - 16:07 h
"Todo lo que había en el despacho era de mi propiedad"

Bárcenas planta cara al PP y dice que los discos duros contenían datos de la caja b

Desmiente a los acusados y se remonta al operativo de espionaje costeado con fondos reservados: "Querían perjudicarme y amedrentarme"

Ruz pide a los juzgados de Madrid que investiguen la destrucción de los discos duros de Bárcenas
Bárcenas declara como testigo en el juicio por el destrozo de sus ordenadores. / EFE. 

Nada más arrancar su testifical Luis Bárcenas ha contraatacado al Partido Popular desmintiendo que no tuviera información relevante en los ordenadores que guardaba en su despacho de la calle Génova. De este modo ha relatado ante el magistrado que juzga los hechos relacionados con el formateo de sus dispositivos informáticos que en uno de ellos almacenaba hojas Excel, datos relacionados con sus cuentas corrientes, presupuestos del partido de campañas electorales y "las notas que le daban continuidad a los papeles", en referencia a la presunta contabilidad 'b' de la formación.

Pasaban las 14.00 de la tarde cuando el extesorero popular ha entrado en la Sala que acoge este procedimiento. Lo ha hecho con traje, gesto serio y acompañado a su izquierda de un agente de la Policía Nacional y a la derecha de su abogado puesto que, aunque declara como testigo, se le permite asistencia letrada al figurar como investigado en otras causas judiciales. De esta forma ha mantenido su versión acerca de que los ordenadores cuya memoria borró el PP contenían, entre otras documentaciones, las relativas a la de presuntos donantes de la formación popular. 

En lo que respecta al ordenador de mesa, de marca Apple, Bárcenas ha apuntado a preguntas de la Fiscalía que guardaba incluso más documentación relevante de cara a las pesquisas por el caso Gürtel y la pieza separada del mismo, bautizada como los papeles de Bárcenas. Por ese motivo preparó con su entonces abogado un escrito en el cual emplazaban al magistrado Pablo Ruz, a requerir al PP que aportara a la causa el contenido de sus discos duros. "No entra en la cabeza pensar que pedimos esos ordenadores si no tienen información", ha respondido. 

"Tremendamente interesado" en recuperar los ordenadores

En concreto, en el dispositivo de Apple que guardaba en la Sala Andalucía habilitada para dejar sus enseres tras dejar de ser tesorero del partido, llegó a conservar documentos escaneados en recibos, documentación que complementaba al listado de presuntos donantes que van desde 1990 a 2008, presupuestos de quienes habían sido donantes del PP así como de quienes suscribieron la compra de acciones de Libertad Digital. Sobre este último punto ha explicado que recogía escritos en los que se decía que las acciones suscritas no eran propiedad suya sino del PP, por lo que se comprometían a devolverlo a la formación cuando se les reclamara. 

Bárcenas, que está obligado a decir la verdad en calidad de testigo, ha rebatido de este modo la versión prestada previamente por los acusados -entre ellos la tesorera del partido Carmen Navarro o la representante del mismo-puesto que ellos han insistido en que el material informático era propiedad del partido y que los dispositivos no tenían contraseña. "Yo ya sabía cuando me dieron las cajas que los ordenadores no venían ahí", ha dicho para añadir que estaba "tremendamente interesado" en recuperar estos dispositivos que pagó de su bolsillo. 

A preguntas de la Fiscalía, que ha empleado un tono mucho más duro que el utilizado en los interrogatorios de los acusados, el extesorero del PP ha apuntado que sí intentó recuperar sus portátiles mediante la vía judicial si bien le respondieron que no se lo iban a devolver porque no eran de su propiedad. "Yo fui despedido improcedentemente, se me dio de baja en la Seguridad Social sin motivo y cuando tuve conocimiento interpuse una demanda de conciliación contra el empleador", ha respondido.

"Esto podría ser un episodio de 'Kitchen'"

Ya a preguntas del letrado Juan Moreno, que representa a la acusación popular que ejerce IU, el que fuera máximo responsable de las finanzas de la formación popular ha dicho que no se hubiera retirado como acusación del procedimiento si hubiera tenido conocimiento de que existió una operación de espionaje coincidente en el tiempo de los hechos, costeada con fondos reservados y al margen del procedimiento abierto en la Audiencia Nacional. Los pormenores de la misma se investigan en una pieza secreta de la causa que se sigue contra el comisario jubilado José Manuel Villarejo. 

"Si hubiéramos conocido la 'operación Kitchen' antes, esto sería un episodio más. Clonaron los teléfonos móviles y se los entregaron a un comisario de Policía, más las conversaciones que conocemos de Villarejo con distintas personas... En definitiva, que en el mismo tiempo se suceden un montón acciones que confluyen en el mismo sentido que es hacer desaparecer documentación que me pertenece, perjudicarme personalmente y amedrentarme", ha sentenciado Bárcenas, el cual también ha recordado el episodio del asalto a su casa por parte de un falso cura o la sustracción por parte de su entonces chófer, Sergio Ríos, de documentación relevante que estaba en posesión de su mujer Rosalía Iglesias. 

Bárcenas ha hecho alusión a este operativo de espionaje para apuntar con ironía que Villarejo y otros altos cargos de la Policía como Enrique García Castaño afirman haber visto el contenido de las cajas que les devolvió el PP si bien nunca las llegó a inspeccionar porque lo que de verdad le interesaba recuperar eran los ordenadores. "Yo no he abierto a día de hoy las cajas. Las ha abierto 'El Gordo', Villarejo, todo el mundo... pero yo no he visto el contenido", ha enfatizado. 

Igualmente ha insistido en reiteradas ocasiones que él no tuvo nada que ver con la filtración a la prensa de sus famosas anotaciones y que no tenía ningún interés en actuar contra el Partido Popular puesto que es el principal perjudicado de la difusión mediática de sus manuscritos junto con su antecesor al frente de la tesorería del PP, el fallecido Álvaro Lapuerta. Además, también ha apuntado que bajo ningún concepto manipuló el contenido que puso sustraer de uno de los ordenadores para entregar en formato pendrive a la Audiencia Nacional. "No hay manipulación de ningún tipo. Todo lo que declaro por esto es la verdad absoluta", ha apostillado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios