Sábado, 21.09.2019 - 12:09 h
Llega la esperada medalla

Beitia: "El bronce de 2012 es el empujón que necesito para levantarme el ánimo"

Se aúpa al tercer puesto en el salto de altura de los Juegos de Londres de 2012 por el dopaje de una de sus rivales.

Beitia
Ruth Beitia y su entrenador Ramón Torralbo / Europa Press

La exatleta española Ruth Beitia recalcó que ha recibido "con una alegría contenida, pero increíble" la noticia de ser bronce en el salto de altura de los Juegos de Londres de 2012 por el dopaje de una de sus rivales, un premio que le llega además en un momento en el que necesitaba "un empujón" anímico tras unos días duros por su fallida aventura en la política.

"Recibo esta medalla con una alegría increíble, también contenida porque llega tarde y después de muchísimo tiempo, pero sabíamos tanto Ramón (Torralbo, su entrenador) como yo que era nuestra y que en algún momento llegaría. Aunque sea tarde, la recibo con alegría y además necesitaba un empujón para levantarme el ánimo", afirmó Beitia a Europa Press tras acudir este jueves a la presentación del Meeting Villa de Madrid.

La cántabra, cuarto en el Estadio Olímpico londinense, subió al tercer escalón por la descalificación por dopaje del COI a la rusa Svetlana Shkolina, que era la ocupaba ese puesto, y que también perdió su plata mundialista de 2013 que irá a parar a Beitia.

"En principio, la devolución siempre lleva un protocolo porque tienen que solicitársela a la atleta que ha dado positivo y luego la tiene que devolver, esto lleva tiempo", afirmó la santanderina, que se refirió al caso similar de la halterófila Lidia Valentín, que recibirá su oro de Londres 2012 a finales de febrero.

"Desde que se lo dijeron hasta que se la van a entregar (el próximo 28 de febrero) ha pasado un tiempo", recordó. "Sí que hablado con Alejandro (Blanco, presidente del COE) y sí que haremos en su momento algo especial. Además, va a ser la primera vez que podré recoger una medalla con mi 50 por ciento", celebró con una sonrisa en relación a Torralbo.

En este sentido, reconoció que no ha "hablado" con la de Ponferrada, que recibirá una medalla olímpica con retraso por segunda ocasión, y se acordó de Manolo Martínez, que por un caso similar fue finalmente bronce en lanzamiento de peso en Atenas 2004. "A él sí le quitaron la posibilidad de recibirla en un lugar muy emblemático como Olimpia, que hubiese sido la 'leche'", remarcó.

Beitia lamentó el hecho de no haber podido vivir en 2012 "el lado romántico de recibir el calor y el aplauso del público y de subir al podio cuando has dado lo máximo de ti". "Eso se pierde, pero esta medalla llega con justicia", insistió.

"Iba más 'limpia' que nada y es mi medalla, es de ley que la recibamos", prosiguió la exatleta, que cree que en "queda mucha justicia" por hacer, aunque desea que "no haya más sorpresas". "Eso querrá decir que el antidopaje ha igualado al dopaje, pero creo que por desgracia tendremos más noticias de estas", opinó.

Y es que Beitia tuvo que estar durante su carrera deportiva, "como muchísimos otros", totalmente localizable "365 días al año" por si debía de pasar un control por sorpresa. "No podía irme de vacaciones ni podían darme una sorpresa de fin de semana porque tenía que estar localizable. He vivido todo ese trabajo previo y si después tiene que venir alguna medalla más, pues muy bien", sentenció.

Ahora en Portada 

Comentarios