Lunes, 21.05.2018 - 22:22 h
Sigue el procés

El juez belga rechaza entregar a Comín, Serret y Puig por defectos en la euroorden

La justicia belga se ha pronunciado en contra de entregar a los exconsellers por entender que existe un defecto de forma en la euroorden emitida.

La Justicia belga rechaza entregar a Comín, Serret y Puig
No los entregará por un error de forma. / EP

La Justicia belga ha tomado este miércoles la decisión de no entregar a los exconsellers Tomi Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig a las autoridades españolas por un error de forma en la orden de detención y entrega emitida por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Así lo anunció el propio Comín en declaraciones a los medios, junto con Serret y Puig, después de la audiencia en la que la Cámara del Consejo - el tribunal belga de primera instancia - ha tomado esta decisión. A la entrada del Palacio de Justicia les esperaban para mostrarles su apoyo los eurodiputados independentistas catalanes de ERC Jordi Solé y Josep Maria Terricabras, así como el del PDeCAT Ramón Tremosa.

Los abogados explicaron que la decisión de la Justicia belga se acoge a que "no hay equivalencia" entre la segunda euroorden de detención y la orden de detención nacional. Según el letrado Jaume Alonso-Cuevillas "la petición cursada por el Estado español era irregular en aplicación de un conocido precedente europeo", la sentencia "Bob Dogi", según el cual "para que pueda cursarse una orden europea de detención, ésta tiene que estar respaldada por una orden nacional de detención".

Con la decisión del juez Pablo Llarena de retirar la primera euroorden de detención contra los cuatro exconsejeros -Comín, Puig y Serret y Clara Ponsatí- además del expresidente Carles Puigdemont "perdió vigencia la orden española de detención que la respaldaba".

"Lo observamos en el primer momento, y cuando llegó esta segunda euroorden, en seguida lo pusimos en conocimiento de la Fiscalía belga", agregó, y dijo que "tanto la Fiscalía como la defensa se han mostrado conformes en que debía rechazarse la euroorden y no era admisible ni siquiera su estudio", afirmó Cuevillas y añadió que "el problema de forma" alude a "un problema de fondo" y es que "los hechos no son constitutivos de los graves delitos que está imputando la Justicia española".

El abogado dijo que "técnicamente" esta es "la misma situación" a la que se enfrenta Puigdemont en Alemania, aunque no se aventuró a "anticipar lo que pueda pasar", ya que "cada Estado tiene su propio ordenamiento jurídico".

La vista de este 16 de mayo se produjo después de que el juez decidiese aplazarla el pasado 18 de abril a petición de la Fiscalía de Bruselas, que solicitó a las autoridades españolas más información para poder tratar las nuevas euroórdenes emitidas por el Tribunal Supremo. El 5 de diciembre, el magistrado Llarena retiró las euroórdenes contra los cinco políticos secesionistas huidos a Bélgica, y volvió a activarlas el pasado 24 de marzo.

El 26 de marzo, la Fiscalía de Bruselas informó de que se habían puesto a disposición de la Justicia belga Comín, Puig y Serret, los únicos que permanecen en Bélgica después de que el expresidente Carles Puigdemont y la exconsejera Clara Ponsatí dejasen el país y se encuentren, respectivamente, en Berlín y en Escocia.

El 5 de abril, tras una primera comparecencia ante el juez belga, los tres fueron puestos en libertad bajo medidas cautelares y el día 18 de abril el juez decidió aplazar la vista hasta este 16 de mayo por la petición de la Fiscalía.

El procedimiento de las euroórdenes establece que los países disponen de un total 60 días a partir de la detención de las personas buscadas para decidir sobre su entrega, plazo que puede ampliarse a 90 días en circunstancias excepcionales. Los exconsejeros llegaron a la Cámara del Consejo de Bruselas (tribunal de primera instancia) acompañados de sus abogados.

Ahora en portada

Comentarios