Miércoles, 23.01.2019 - 05:10 h
Cede a los interrogatorios

Bernardo Montoya se rinde y confiesa que fue él quien asesinó a Laura Luelmo

El principal sospechoso habría asumido la autoría del crimen de la profesora zamorana, que murió de un golpe en la frente.

La Guardia Civil se traslada a la calle donde vivía Laura Luelmo en El Campillo
La Guardia Civil ha hecho confesar a Bernardo Montoya / EP

Bernando Montoya ha confesado que fue el quien acabó con la vida de la joven profesora zamorana Laura Luelmo, asesinada en El Campillo (Huelva). El detenido, que era el principal sospechoso, se ha rendido a los interrogatorios que la Guardia Civil le ha estado practicando durante toda la madrugada desde que fuera apresado el martes al mediodía.

Según fuentes de la investigación, durante toda la pasada noche Montoya, de 50 años, habría estado dando a las autoridades versiones sospechosas y poco creíbles acerca de lo que ha ocurrido durante estos días, hasta que esta mañana se habría rendido y habría confesado la autoría del crimen. 

Según la autopsia practicada el martes al cuerpo de Laura, ésta falleció de un golpe en la frente en los días 14 o 15 de diciembre. Teniendo en cuenta que su desaparición se denunció el 12, esto supondría que habría pasado varios días retenida.

Ahora los investigadores tendrán que determinar si durante esos dos días -del día 12 al 14 o 15 en el que se ha fijado su muerte- la joven estuvo con vida retenida en algún lugar o si, por el contrario, fue arrojada ya muerta a la zona donde fue hallada el lunes a varios kilómetros de la casa donde residía en El Campillo desde principios de mes para hacer una sustitución en el instituto de Nerva, un pueblo cercano.

Fuentes consultadas aseguran a Efe que una de las piezas claves para esclarecer el crimen es también el móvil de la joven, que todavía no se ha encontrado, así como el análisis del teléfono del detenido a fin de concluir el posicionamiento de ambos terminales todos esos días.

Montoya abandona las dependencias de la Guardia Civil

Mientras, Bernardo Montoya ya ha abandonado las dependencias de la Comandancia de Guardia Civil de Huelva, donde se encontraba desde las 2.20 horas de la madrugada. El asesino confeso ha salido por la puerta principal a las 12.18 horas, cabizbajo, esposado y custodiado por dos agentes, y ha subido en un coche patrulla.

Se desconoce por el momento si el detenido será trasladado a El Campillo para una reconstrucción de los hechos o a Valverde del Camino para ser puesto a disposición judicial. Todo apunta que los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil practicarán nuevas diligencias para aclarar el crimen, cuya investigación ha sido declarada secreta por parte de la titular del juzgado de instrucción número 1 de dicha localidad.

Cabe recordar que el ya criminal confeso salió de prisión el pasado mes de octubre tras cumplir condena por el asesinato de una mujer de 81 años en 1995 en Cortegana (Huelva) y dos robos con fuerza. Bernardo Montoya fue condenado a 18 años de prisión en 1997 por el asesinato de Cecilia Fernández Díaz, una anciana de 81 años, que iba a declarar contra él en un juicio de lesiones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios