Bolivia tira la casa por la ventana para recibir al G77

  • Una nueva terminal aérea, una avenida de siete kilómetros, helicópteros nuevos, menús de casi 70 platos y hasta inspecciones en los supermercados para que "estén a la altura" forman parte de los preparativos que Bolivia realiza para acoger, este fin de semana, la cumbre del G77 y China.

Lorena Cantó

La Paz, 12 jun.- Una nueva terminal aérea, una avenida de siete kilómetros, helicópteros nuevos, menús de casi 70 platos y hasta inspecciones en los supermercados para que "estén a la altura" forman parte de los preparativos que Bolivia realiza para acoger, este fin de semana, la cumbre del G77 y China.

Consciente de que la mirada internacional se posará en el país andino durante la celebración de este foro, el Gobierno anfitrión ha "puesto guapa" en un tiempo récord a la ciudad oriental de Santa Cruz, logrando incluso una inédita entente cordial con las opositoras autoridades de esa región.

Durante esta semana, una legión de 3.000 obreros ha trabajado sin descanso para acondicionar los escenarios en los que se desarrollará la cumbre del Grupo de los 77 países en desarrollo y China, cuya presidencia de turno ocupa este año Bolivia.

La treintena de jefes de Estado y de Gobierno y las delegaciones de 133 países que asistirán a la cumbre estrenarán, en el aeropuerto de Viru Viru, una sección especial para gobernantes de 540 metros cuadrados con tres salas VIP y una plataforma de 7.000 metros para las aeronaves.

En ese mismo aeropuerto también se ha construido una terminal aérea de 1.000 metros cuadrados exclusivamente destinada a la llegada de las delegaciones, y una plataforma de carga.

Ya en la ciudad, los invitados transitarán por la flamante avenida G77, en la que se han invertido 7,5 millones de dólares y que unirá los municipios de Warnes y Santa Cruz de la Sierra.

Todas estas obras han costado, según fuentes oficiales, unos 23 millones de dólares, en un país en el que el salario mínimo no llega a los 210 dólares al mes.

Pero además, se han comprado helicópteros para las labores de seguridad, capítulo para el que también se han desplazado a Santa Cruz 4.500 policías de otros lugares del país, y se ha formado una comisión especial de 50 fiscales.

Los organizadores han hecho especial hincapié en este aspecto, no sólo porque la amplia presencia de mandatarios así lo requiere, sino porque Santa Cruz, la ciudad más próspera de Bolivia, es también la que tiene más altos niveles de delincuencia.

Tampoco han faltado en estos meses los ensayos generales, desde simulacros de emergencias a reuniones sectoriales previas: una de mujeres líderes, otra de jóvenes y una más sobre cambio climático, que es uno de los temas que estará en la agenda de los mandatarios.

Una vez garantizada una estancia segura, otro de los objetivos es que los invitados disfruten.

Para ello, según la agencia estatal ABI, el chef francés Gerard Germain ha preparado un menú de casi 70 platos en el que brillarán los ingredientes y recetas bolivianas más emblemáticas, incluyendo un helado de hojas de coca, planta sagrada para los bolivianos pero considerada sustancia controlada en la convención antidroga de Naciones Unidas.

Habrá también platos con quinua, además de salteñas, una suerte de empanadilla rellena de una especiada sopa a base de carne y verdura que pondrá a prueba la pericia de los comensales para no mancharse la corbata.

Las esposas de los gobernantes tendrán un programa paralelo de actividades que incluye un desfile de moda y joyería y una visita a un centro de flora y fauna a las afueras de Santa Cruz.

Los huéspedes ocuparán los mejores hoteles de la ciudad, cuyas habitaciones quedaron bloqueadas por orden del Gobierno en cuanto se fijaron las fechas de esta cumbre.

Por ello, para la prensa que cubrirá el foro y para las personas que tenían previsto visitar Santa Cruz en esas fechas, encontrar alojamiento se convirtió casi en misión imposible.

"Este evento es una vitrina muy importante donde Bolivia mostrará sus capacidades y potencialidades, porque no sólo están atentos a este evento los países que forman el G77, están atentos los otros países que no están en este agrupación", dijo en una reciente entrevista el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez.

Para contar todo lo que ocurra en la cumbre en Santa Cruz hay acreditados, según el Gobierno, 2.000 periodistas pertenecientes a 200 medios de comunicación de los cinco continentes y para los que se ha habilitado un centro internacional de prensa.

Además, el Ministerio de Comunicación ha desarrollado una aplicación para teléfonos móviles en la que figura toda la información sobre el evento.

Mostrar comentarios