Miércoles, 14.11.2018 - 08:54 h
El Gobierno prevé eliminar el impuesto al sol

Vuelve el 'boom' solar: las solicitudes multiplican por seis la potencia instalada

Los proyectos fotovoltaicos registrados por las Comunidades Autónomas suman 30.000 MW, según datos adelantados por la asociación UNEF.

Gráfico energía solar fotovoltaica.
Gráfico energía solar fotovoltaica.

En el sector de la energía, los movimientos espasmódicos son moneda corriente. La explosión incontrolada de proyectos fotovoltaicos primados acabó en hachazo y parón a partir de 2010. España pasó de ser cabeza de león en el desarrollo fotovoltaico a cola de ratón: hoy ocupa el quinto puesto del ranking europeo fotovoltaico con 4,8 MW de potencia instalados, superada por todos los países grandes y codeándose con el sexto en el podium, Bélgica, pese a la gran cantidad de horas de luz. Pero vuelve el 'boom': las solicitudes en trámite para instalar nueva capacidad suman 30.000 MW, seis veces la potencia instalada, según datos de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

Las cifras son espectaculares. La energía solar fotovoltaica, que creció desde 2004 hasta crear una auténtica burbuja en 2007, ya no necesita esteroides en forma de primas para crecer. La tecnología es capaz de competir en precio. Desde 2009, el precio de los paneles solares ha caído un 81% y el coste por kilowatio generado de las grandes plantas ((LCOE, 'Levelized Cost of Energy') ha caído otro tanto entre 2010 y 2017, hasta los 10 centavos de dólar por KWh

Con todas las velas de la política a favor del viento renovable-la UE y el nuevo Gobierno son partidarios de aumentar el papel de las tecnologías limpias-, España registra sobre el papel un nuevo 'boom' en el interés por la energía fotovoltaica. Sobre el papel porque, según reconoce el director general de UNEF, Jose Donoso, no todos los proyectos registrados en las autonomías y en trámite se van a construir.

Hay especulación. Fuentes del sector lo reconocen. La hay con los puntos de enganche de las instalaciones y la hay porque aún colean los restos del tifón que provocaron la abundancia de dinero, los bajos tipos de interés y la búsqueda de rentabilidad de los fondos. La única potencia fotovoltaica que se va a instalar con plena seguridad en los próximos meses, en opinión del presidente de UNEF Jorge Barredo, es la adjudicada en la subasta de julio de 2017: 3.900 MW. El resto está en el aire y apunta al horizonte de 2030.

El sector fotovoltaico está en ebullición, en España y también en el mundo. La prueba de que se avecinan tiempos en los que España puede volver a ser cabeza de león es que hasta las petroleras -Repsol-han vuelto la mirada hacia las placas solares como calzador para acomodar a los nuevos tiempos parte de su actividad.

En 2017, el auge fotovoltaico llevó a superar en todo el mundo los 100 GW de plantas de generación eléctrica con energía solar fotovoltaica, de acuerdo con los datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). España no está entre los países que más potencia fotovoltaica instalaron el pasado año: sumó 135 nuevos MW. Mientras, China instaló  53.100 MW; EE UU 10.600; India 9.100 y Japón 7.000.

Fin del 'impuesto al sol'

Con el nuevo Gobierno de Sánchez, que ha anunciado el próximo fin del denominado "impuesto al sol" para animar el autoconsumo, el sector fotovoltaico está de enhorabuena. Ve el fin de las trabas que estrangularon el sector en los últimos años. Las principales, además del pago de peajes de respaldo (el impuesto al sol), han sido la penalización por la instalación de baterías de almacenamiento; la prohibición de las instalaciones fotovoltaicas comunitarias, y la carencia de procedimientos de medida y de guías de instalación.

La situación ha cambiado, pero desde el sector se advierte contra los comportamientos espasmódicos que pueden afectar a la seguridad y la estabilidad de las inversiones. Con  el boom fotovoltaico del año 2007 (RD 661) se generó una burbuja y un caos regulatorio que aún pagan miles de pequeños inversores. El descontrol acabó en recortes de primas en 2010, moratoria renovable y reclamaciones por importe de más de 7.000 millones en los tribunales de arbitraje internacionales.

No es probable que la historia se repita. Los cambios tecnológicos y la demanda han cambiado el cuadro. En 2030, un 34% de la electricidad mundial será de origen eólico o solar y en 2040 se espera que la eólica y la solar representen el 50% de la capacidad de generación mundial. Otros tiempos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios