Lunes, 30.03.2020 - 13:15 h
A partir del 1 de noviembre en la UE

Borrell esquiva sus sombras en Abengoa y se convierte en el jefe de la diplomacia

El político ha obtenido el apoyo de los coordinadores que representan a dos tercios de los parlamentarios de la Comisión.

Josep Borrell bolo
El nuevo jefe de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell. 

El ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, recibió este martes el visto bueno de los eurodiputados para convertirse en el próximo alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, cargo que ocupará a partir del 1 de noviembre.

El político ha obtenido el apoyo de los coordinadores que representan a dos tercios de los parlamentarios de la Comisión de Exteriores del Parlamento Europeo (PE), tras someterse a la audiencia ante ellos el lunes. Fuentes parlamentarias confirmaron a Efe que solo el ultraderechista Identidad y Democracia (ID) votó en su contra. 

Borrell tuvo que responder a los eurodiputados por los cuestionamientos de utilizar información privilegiada para vender parte de sus acciones en Abengoa antes de que estallase la crisis bursátil de la empresa andaluza.

El ministro de exteriores negó que utilizase dicha información a pesar de que la CNMV le sancionó con 30.000 euros, que él abonó. El político defendió que se trató de una venta de títulos "en un momento inapropiado". "¿Cree usted que alguien que tiene información privilegiada se limita a utilizarla para vender solo el 7% de su cartera y asume perder el 93% restante?"

El eurodiputado de IU Manu Pineda confirmó que su grupo no se opuso al nombramiento de Borrell, aunque sí hizo "una serie de objeciones" en cuestiones como el desarme, la no venta de armas a países en conflicto o la necesidad de una solución para Palestina. El eurodiputado afirmó que en la reunión para evaluar la candidatura de Borrell no se abordó la cuestión de las acciones que tiene en la empresa energética Iberdrola, pese a haber sido motivo de preocupación.

El político español expuso ante los eurodiputados en la sesión del lunes que de ser electo intentaría imprimir a la Política Exterior de la Unión Europea más ambición para convertirla en un actor global porque "el alto representante debe tener una actitud propositiva (...) Iré más allá del mínimo común denominador".

Ya desde su discurso inicial Borrell dejó claro que "restaurar" las relaciones de la UE con EEUU sería una de sus prioridades en un momento de tensiones comerciales o en áreas clave como el cambio climático, pero también elaborar una nueva estrategia política con Asia, con especial atención a las interconexiones, cuyos estándares "van a definir la gobernanza mundial".

Igualmente anunció que dirigirá su atención a las reformas y procesos de integración de los Balcanes occidentales, y en concreto anunció que su primer viaje de trabajo sería a Pristina. Para Borrell, "si nosotros, como europeos, no podemos resolver esta crisis en nuestra vecindad inmediata, es muy difícil creer que vayamos a ser un poder geopolítico". Reconoció, asimismo, que Rusia "es un país con el que tendremos que tratar en el futuro" y que "no todo se puede resolver a golpe de sanciones" a Moscú.

El eurodiputado también defendió en la sesión de este lunes la posición que tendrá para hacer frente a los desafíos migratorios.  Apoyó elaborar acuerdos con países de origen y tránsito de los migrantes pero también pactos para llevar a un puerto "automáticamente" a las personas rescatadas en el mar.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING