Sábado, 14.12.2019 - 17:36 h
Valorado en 26,2 millones de euros

Botín niega contrabando de su Picasso: "Fue lo contrario a una exportación"

Dice al juez que no quiso venderlo en Suiza aunque admite que dio instrucciones al capitán de su barco para que lo ocultara a las autoridades.

Jaime Botín
Jaime Botín, a su llegada a los juzgados de Madrid. / EP. 

Han pasado siete años desde que Jaime Botín intentara vender a la casa de subastas Christies su Picasso valorado en 26,2 millones de euros. La operativa, que no se pudo llevar a cabo por las trabas interpuestas por el Ejecutivo, ha costado al expresidente de Bankinter, Jaime Botín, una acusación de delito de contrabando por la que la Fiscalía pide una pena de cuatro años de prisión. Sin embargo, en su declaración ante la magistrada que juzga el caso, el banquero ha asegurado que, tras conocer que el Ministerio de Cultura denegó la autorización para que saliera de España de esta obra de arte, su intención nunca fue venderla fuera del territorio nacional.

La tesis de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado chocan frontalmente con la mantenida por el expresidente de Bankinter, el cual se ha pronunciado en sede judicial sobre estos hechos que se remontan a finales de 2012. Fue entonces cuando el hermano del fallecido Emilio Botín contactó con la casa de subastas londinense para vender su pintura 'Cabeza de mujer joven', que data del año 1906. Aunque el Ministerio Fiscal le acusa de autorizar a Christies el traslado del cuadro a sabiendas de que estaba expresamente prohibido dado el valor de la obra de arte, Botín se ha desmarcado de esta línea y ha afirmado que el consejero delegado de la casa, Juan Várez, le dijo que se trataba de una dificultad, un escollo que no tenía por qué suponer el fin del asunto. De hecho, ha apostillado que nunca hubo sobre la mesa una posibilidad real de que el Ejecutivo quisiera adquirir esta joya del Gósol: "Era imposible, improbable", ha apuntado.

Sin embargo, este hecho provocó que el cuadro fuera trasladado a su yate Adix, atracado en Valencia, con la finalidad de sacarlo del país. De hecho, el capitán del buque, a petición expresa de Botín, negó al Servicio Fiscal de la Guardia Civil ya en junio de 2015 que el Picasso estuviera en su interior. Preguntado por este asunto concreto, Botín ha confirmado que efectivamente dio órdenes de que no se incluyera en el listado esta obra de arte. "A principios de 2015 saltó en prensa que en mi barco de vela viajaban obras de arte y entre ellas un 'Picasso' de gran valor. Yo entonces le dije que en relación con este cuadro tuviera cuidado porque era llamativo y le di instrucciones de tenerlo embalado en una caja que mandé hacer a propósito a medida para tenerlo a buen recaudo", ha expuesto.

El recorrido del cuadro en España

Pese a que no contaba con la autorización expresa de Cultura, el barco de Botín viajó a Córcega con el cuadro dentro y atracó en el Puerto de Calvi en julio de 2015. El Ministerio Fiscal le acusa de comprar un vuelo para trasladar a Ginebra la obra de arte; movimiento que no se pudo llevar a cabo porque los agentes acabaron incautándose del cuadro al no contar con la necesaria autorización administrativa. Al respecto Botín, a preguntas de su letrado el magistrado Javier Gómez Bermúdez, ha insistido en que canceló su intención de trasladarlo a Suiza porque le estaban poniendo unas condiciones en la aduana que le llevaron a pesar que parecía que se quería exportar el Picasso cuando en realidad el cuadro estaba "en tránsito". "Me decían que había que pagar una cantidad importante y yo dije que de ninguna manera, que yo no quería eso", ha explicado. 

La cuestión clave para dirimir si Botín incurrió en delito es precisamente determinar si su objetivo real era venderlo o el traslado era, como ha argumentado él, únicamente almacenarlo en el Freeport de Ginebra a expensas de decidir qué hacía con la obra de arte que adquirió en el año 1977. "Pensé que sería un sitio ideal para poder tener el cuadro mientras se estudiaba el destino final", ha dicho sobre su posible traslado a Suiza. Precisamente, el almacenaje del cuadro todas estas décadas ha sido uno de los puntos más controvertidos de esta primera sesión de juicio puesto que Botín ha negado categóricamente que ese cuadro hubiese estado en su domicilio de Pozuelo de Alarcón (Madrid). 

¿En qué emplazamientos ha estado entonces la valiosa pintura desde su adquisición a finales de la década de 1970? Según el letrado de Botín, en 44 años ha estado 3 veces en España. Una de ellas fue cuando la adquirió, otra con motivo de la boda de su hija en el año 2003 en una finca que el banquero posee en Ciudad Real y la última cuando se trasladó a la casa de subastas para su reconocimiento previa venta en Londres ya en el año 2012. Mientras tanto, en todo ese tiempo, el Picasso se mantuvo en el yate, de bandera británica, y por tanto fuera de territorio español.

El interrogatorio a Botín, que apenas ha durado una hora, ha sucedido la exposición de cuestiones previas por parte de la Fiscalía y su letrado. Todas ellas serán resueltas por la magistrada al frente del caso el próximo viernes, entre ellas la planteada por Gómez Bermúdez, el cual ha pedido la nulidad de las actuaciones al asegurar que la confiscación del cuadro fue un "fraude de ley". Según ha afirmado el letrado, la Guardia Civil no tenía competencia para actuar en el extranjero sin mandato del juzgado y, por tanto, no podía actuar como Policía Judicial. De hecho, ha asegurado que el atestado se elaboró el 10 de julio de 2015 y el auto de infracción por parte del Juzgado de Instrucción número 4 de Pozuelo se dictó siete días después. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING