Domingo, 15.09.2019 - 13:05 h
Planes de contingencia de las empresas

¿Está España preparada para el Brexit? Del cheque del ICEX a la asesoría a pymes

El turismo, el comercio y las inversiones tendrán que tomar un nuevo rumbo a partir del próximo 31 de octubre, fecha en que se producirá el divorcio.

Barra de un bar en Londres con las dos opciones del referéndum Brexit. /Efe
Barra de un bar en Londres con las dos opciones del referéndum Brexit. /Efe

El Brexit está cada vez más cerca. Quedan apenas dos meses y medio para la fecha de divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea, y España ha ido dando pasos -algunos más largos que otros- para prepararse todo lo posible de cara a la salida de los británicos del mercado común. El turismo, el comercio, las inversiones... todo tendrá que tomar un nuevo rumbo a partir del próximo 31 de octubre. En lo económico, el Brexit también influirá. En los últimos días la curva de tipos en las islas se ha dado la vuelta a la vez que la libra sigue en caída libre hasta mínimos. ¿Está España preparada? ¿Qué se ha hecho hasta la fecha?

De las grandes empresas a las pymes, el turismo, los británicos que viven en nuestro país, los españoles que residen en Reino Unido, la influencia de la caída de la libra... la mayoría de los sectores se verán 'tocados' más o menos de cerca por este movimiento político que ha sacudido la economía europea desde que el 23 de junio de 2016 se celebrase un referéndum en el que los británicos apostaron por la ruptura. 

El Ibex 35 sufrió la peor jornada de la bolsa española con la celebración de aquella consulta. Así, el viernes 24 de junio de 2016, horas después de conocerse que los británicos habían aprobado -por ajustada mayoría- el Brexit, los inversores y los mercados entraron en pánico, lo que provocó una caída del 12,35%. Desde entonces, las grandes compañías que cotizan en este mercado se han puesto manos a la obra para evitar un duro golpe cuando llegue la fecha definitiva de salida. 

Ferrovial, IAG -propietaria de Iberia-, Inditex, Sabadell... todas las compañías que tienen posiciones en el país han creado planes de contingencia, pese a que la mayoría de ellas no señalan qué medidas concretas se aplicarán. Pese a ello, muchas siguen reconociendo posibles daños como consecuencia del divorcio. En este sentido, Inditex, por ejemplo, reconocía en sus cuentas semestrales posibles problemas con el suministro en el país. Mientras, la constructora de Del Pino señalaba posibles daños en la economía que influencien su proyecto en Heathrow. 

Tampoco las empresas más pequeñas se salvan. Las pymes españolas, que conforman la mayor parte del tejido empresarial nacional, también se la juegan con el Brexit. La sombra de la imposición de aranceles, unida a las dificultades que podrían surgir para el transporte de mercancías a Reino Unido, han hecho que muchas de estas compañías también hayan diseñado sus propios planes de contingencia. 

Además, desde el Ejecutivo se "lleva trabajando varios meses sobre este tema y se está impulsando una campaña informativa sobre el Brexit en coordinación con las Comunidades Autónomas, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales y la Cámara de Comercio", señalan. Para ello, y según datos del propio Gobierno, hasta el pasado mes de julio se habían llevado a cabo sesenta jornadas informativas sobre el Brexit para estas empresas a lo largo de todo el territorio nacional. En ellas se habría asesorado a las firmas sobre las implicaciones prácticas que tendría este hecho. 

En el lado exclusivamente económico, el ICEX -la entidad pública encargada de la exportación e inversiones- ha desarrollado el denominado 'Cheque Brexit', que consiste en un descuento  en el precio de los servicios personalizados para las empresas con mayor exposición al Brexit que puede alcanzar hasta un 80% del montante total. 

El caso del turismo

El turismo es otro de los grandes focos sobre los que la salida de Reino Unido de la UE puede impactar directamente. Cada año, los británicos se dejan en nuestro país 18.000 millones de euros, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. En este sentido, la AEAT señalaba hace unos meses que el carácter extracomunitario de los británicos una vez que se produzca la salida de la UE, implicará un mayor control, logística y aduanas en los aeropuertos y otros puntos de entrada al país, algo que podría desviarles hacia otros destinos. 

Además, cabe recordar que a día de hoy en nuestro país cuentan con tarjeta de residencia más de 300.000 británicos, según los mismos datos. El Gobierno calculó hace unos meses que en caso de que finalmente se produzca un Brexit duro, se daría la residencia a unos 400.000 ciudadanos del Reino Unido. Estas personas son uno de los motores de la compra de vivienda en nuestro país, pese a que en el último trimestre se ha alcanzado un nuevo mínimo histórico porcentual, según el Colegio de Registradores, ya que los británicos solo han ejecutado un  13,8 % del total de transacciones, desde el 16,6% del trimestre anterior.

Por otra parte, los españoles que residen en Reino Unido también se verán afectados. Los ciudadanos deben solicitar un 'permiso' para continuar en el país tras el divorcio y ya han sido cerca de 70.000 los que lo han hecho, según el Ministerio del Interior británico. Otro de los problemas a salvar será el de los trabajadores transfronterizos, los que cruzan cada día a trabajar desde Gibraltar a España y viceversa. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios