Bruselas rechazó la petición de ayuda para mejorar las fronteras de Ceuta y Melilla

    • La Comisión Europea ha confirmado que rechazó la solicitud de ayuda financiera de las autoridades españolas para llevar a cabo mejoras en las vallas de las ciudades autónomas.
    • El propósito de las mejoras de ambas fronteras era frenar la llegada de inmigrantes irregulares, pero desde el Ejecutivo europeo se anima a "recurrir a medidas alternativas".
Varios grupos de inmigrantes intentan entrar en Melilla por distintos puntos
Varios grupos de inmigrantes intentan entrar en Melilla por distintos puntos

La Comisión Europea ha confirmado que rechazó la solicitud de ayuda financiera de las autoridades españolas para llevar a cabo mejoras en las vallas fronterizas que separan las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla de Marruecos.

El propósito de las mejoras de ambas fronteras era frenar la llegada de inmigrantes irregulares.
En rueda de prensa, la portavoz de Asuntos del Interior de la Comisión Europea, Natasha Bertaud, aseguraba que la institución "no promueve el uso de vallas y anima a los Estados miembros a recurrir a medidas alternativas".

Así respondió, según recoge la agencia Europa Press, al ser preguntada por el anuncio de Hungría sobre su intención de construir una valla en su frontera con Serbia para frenar el flujo de inmigrantes.Ha rechazado dos peticiones de ayuda de España y Grecia

Bertaud confirmó que la Comisión ha rechazado hasta dos peticiones de ayuda por parte de España y Grecia -en el primer caso para las vallas de Ceuta y Melilla- y en el segundo entre el país heleno y Turquía.

"Se hicieron dos peticiones de financiación y ambas de ellas fueron rechazadas", dijo. "Recientemente hemos derribado muros en Europa. No deberíamos levantarnos", recalcó, e insistió en que la postura de Bruselas es "muy clara" en contra de las vallas porque "no cree que la construcción de vallas sea la manera más eficaz de gestionar procedimientos fronterizos".

La portavoz de la Comisión insistió en que existen "muchos medios" alternativos a las vallas... pero no los detalló, según dice Europa Press. Sin embargo, también recordó que "no hay próximos pasos. El Código de Fronteras no especifica si los Estados miembros deben o no deben levantar vallas".Las medidas para garantizar la seguridad de las fronteras

Los Estados miembros son los que tienen "la responsabilidad de gestionar sus fronteras", además de "identificar las medidas que deben ponerse en marcha para garantizar la seguridad de las fronteras externas de la UE".

"Cualquier medida para gestionar los flujos migratorios debe estar plenamente en línea con las leyes de la UE y las obligaciones internacionales, incluido el respeto de los Derechos Humanos de los inmigrantes y el principio de no devolución en el caso de las personas que necesitan protección internacional".
Unos cuatro millones de euros solicitados

Al parecer, la Comisión denegó una ayuda de unos cuatro millones de euros, los cuales querían destinarse a "tres proyectos relacionados con la fortificación" de los perímetros fronterizos de ambas ciudades.Solicitó un total de 49,7 millones

Según datos de Europa Press, el Ejecutivo español solicitó en total 49,7 millones de euros de ayuda de emergencia a la Comisión en abril del pasado año.

Más concretamente, la Comisión denegó una ayuda de algo más de 1,6 millones de euros solicitada para instalar una red para impedir la escalada en ambas vallas. Además, rechazó ayudas de 1,24 millones y 1,17 millones para ampliar los rompeolas de la ciudad de Ceuta, tanto en el Tarajal -la frontera abierta en la actualidad- y la ubicada en la barriada de Benzú, la cual está cerrada, pero controlada por efectivos de la Guardia Civil.

A pesar de estas negativas, la Comisión Europea aprobó una ayuda de 10 millones de euros para que se pudiera hacer frente a la situación de emergencia causada por la presión migratoria durante el pasado año.El cierre de la ruta atlántica incrementa las llegadas

Son muchos los inmigrantes que intentan acceder a las 'puertas sur' de Europa. Ceuta y Melilla se han convertido en puntos calientes de la inmigración y el Ejecutivo español ha solicitado en diversas ocasiones que no se olviden ambas ciudades.

El propósito de mejorar las fronteras es evitar llegadas masivas de migrantes, que buscan una oportundidad para mejorar.

El 'cierre' de la ruta atlántica, es decir, el incremento de los controles por mar de España y también por parte de Marruecos, ha reducido -casi eliminado- el número de cayucos que intentan llegar hasta las costas de Islas Canarias.

De ahí que la inmigración se haya 'trasladado' a las ciudades autónomas españolas situadas en el norte de África. Y también de ahí es que el Gobierno español haya solicitado ayudas para reforzar la frontera. Ayudas que no han llegado por parte de la Comisión Europea.Melilla recuerda: es un problema de todos

El pasado mes de febrero, el delegado del Gobierno de Melilla, Abdelmalik El Barkani, recordaba, tras la visita del comisario europeo Nils Muiznieks, que España "tiene la obligación -en su doble condición de estado soberano y miembro de la UE situado en la frontera del espacio Shcengen-, de proteger, vigilar y salvaguardar sus límites fronterizos".

Una obligación que, recordaban entonces desde Melilla, trasciende del ámbito puramente nacional por cuanto deriva directamente del Código de Fronteras Schengen, que impone a España la responsabilidad de preservar la frontera exterior de la Unión, mediante el ejercicio de la vigilancia fronteriza", con una triple finalidad: "impedir el cruce no autorizado, luchar contra la delincuencia transfronteriza y adoptar las medidas que procedan contra las personas que hayan cruzado la frontera ilegalmente".

Desde Melilla advertían entonces que de, de no atenderse "debidamente la custodia y defensa de la frontera sur de Europa, las entradas de inmigrantes irregulares se habrían disparado de forma incontrolable".

Mostrar comentarios