C. Valenciana. Puig derogará el copago confiscatorio en su primer consejo de gobierno

    • Anunció queaprobará de forma inmediata una ley de segunda oportunidad paragarantizar el derecho a la viviendaa las personas que la pierdan.
    • Además, tiene intención de eliminar el copago de medicinasa los pensionistas que cobren menos de 1.000 euros al mes.
Puig solicitará el lunes una reunión con Rajoy para exigirle más financiación y "respeto" a los valencianos
Puig solicitará el lunes una reunión con Rajoy para exigirle más financiación y "respeto" a los valencianos


El candidato del PSPV a la investidura como presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció hoy que si obtiene la confianza del Pleno derogará el copago confiscatorio en su primer Consejo de Gobierno para personas con discapacidad y pensionistas, y prometió el "cumplimiento absoluto" de la ley de dependencia.
En su discurso de investidura, Puig recordó a los pioneros en defensa del autogobierno valenciano, que identificó históricamente a la defensa de las libertades, para a continuación referirse a los colectivos afectados por la crisis.
Así, anunció que aprobará de forma inmediata una ley de segunda oportunidad para garantizar el derecho a la vivienda a las personas que la pierdan y que hablaraá con las entidades bancarias para evitar los desahucios, una lucha en la que aseguró que la Generalitat no será un actor pasivo.
Además, prometió el "cumplimiento absoluto" de la ley de dependencia y que en el primer Consell derogará el copago confiscatorio por el que las personas con discapacidad destinan gran parte de sus recursos a pagar los medicamentos, prótesis o sillas de ruedas, una reivindicación insistente por parte del movimiento asociativo. También eliminará el copago de medicinas a los pensionistas que cobren menos de 1.000 euros al mes.
También anunció que abrirá los comedores de los colegios este mismo verano, que universalizará la educación infantil y la implantacion progresiva de la renta mínima de inserción y una auditoría de la privatización de la sanidad para ver sus costes reales.
Por otra parte, Puig prometió beligerancia contra la corrupción y un compromiso ético como representantes de los ciudadanos, independiente de la responsabilidad judicial. Así, marcó como líneas rojas que pueden ser legales no pagar impuestos hasta una determinada cantidad, cobrar sobresueldos o falsificar una tesis doctoral, cosas que podría permitirse un ciudadano pero no un representante público.
En esa línea, anunció una auditoría ética, la primera en las instituciones españolas, una Oficina contra el Fraude, una ley de transparencia y la firma de compromisos éticos con las empresas contratantes con la Administración autonómica.
Puig anunció que su gobierno será el primero paritario de la comunidad y que impulsará una ley de protección integral contra la violencia de género, y que considerará la perspectiva de género un enfoque transversal que afectará a todas las áreas de gobierno.

Mostrar comentarios