Cae en Guatemala banda liderada por preso que extorsionaba en Centroamérica

  • Las fuerzas de seguridad capturaron hoy a cinco integrantes de una banda dedicada a las extorsiones tanto en Guatemala como en Centroamérica, liderada por un recluso que cumple una condena de 50 años por secuestro, informó una fuente oficial.

Guatemala, 22 abr.- Las fuerzas de seguridad capturaron hoy a cinco integrantes de una banda dedicada a las extorsiones tanto en Guatemala como en Centroamérica, liderada por un recluso que cumple una condena de 50 años por secuestro, informó una fuente oficial.

Agentes de la Policía y del Ministerio Público (MP) capturaron a Magdalena López Rivera, en el departamento suroriental de Jutiapa, y a Mayra Verónica Rodríguez Rivera y Arnoldo Porfirio Santos Sen, en Escuintla y Suchitepéquez, ambos en el sur del país.

Mientras que Elmer Alexander Rodríguez Rivera fue detenido en el departamento caribeño de Izabal y Norma Consuelo Canté Palacios en la periferia norte de la capital.

Estas cinco capturas se suman a las de María Isabel Contreras, Herlinda Mariela Calderón y Laura Luz Sagastume, realizadas la semana pasada en el departamento de Guatemala. Los ocho detenidos son guatemaltecos.

El portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC), Pablo Castillo, explicó a Efe que esta banda fue creada en 2006 por Rigoberto Morales Barrientos, alias "Rigorrico", quien cumple una condena de 50 años por secuestro desde 1998.

Morales fue jefe de la banda de secuestradores "Agosto Negro", una de las más temidas en este país centroamericano, que operó en Guatemala entre 1996 y 1999.

Castillo aseguró que el grupo de extorsionistas dirigidas por "Rigorrico" desde la prisión "amasó una gran fortuna", pero evitó entrar en detalles debido a que, aclaró, "hay más procesos en investigación".

"Si una pandilla (mara) hace entre 2 y 3 millones de quetzales anuales (258.000 a 387.000 dólares), cuánto no haría la banda de 'Rigorrico' en extorsiones", aseveró.

El portavoz policial comentó que las autoridades tienen documentado un caso en Nicaragua y "varios" en El Salvador.

"La banda operaba a nivel nacional en Guatemala, extorsionaba a empresarios del transporte y comerciantes", aseguró.

Los delitos que se les imputan a los detenidos son extorsión y asociaciones delictivas.

El grupo hacía llamadas telefónicas a sus víctimas, cobraban el dinero por medio de depósitos bancarios pero también recibían dinero en efectivo que era entregado a hombres de confianza de "Rigorrico", quien lo recibía en la prisión de Fraijanes, a unos 26 kilómetros al sureste de la capital.

Castillo precisó que a cada transportista o comerciante el grupo exigía entre 1.500 y 4.000 quetzales semanales (193 a 516 dólares).

Mostrar comentarios