Canciller chileno recibe sin sorpresas archivos de EEUU que culpabilizan a Pinochet

  • El canciller chileno, Haroldo Muñoz, dijo este viernes que era conocido el "encubrimiento" en el caso de militares que quemaron vivos a dos jóvenes durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, por lo que no le sorprendía la difusión de documentos estadounidenses desclasificados que señalan la culpabilidad del exdictador.

"No me sorprende, porque los que conocimos el denominado Caso Quemados sabemos que hubo un encubrimiento por parte de la Fiscalía Militar de la época, basta leer los diarios y publicaciones de esos tiempos", comentó el ministro a la radio local ADN al ser consultado por la difusión de los cables en Washington.

"Hubo testigos, vecinos que vieron todo esto, que contaron la verdad y sin embargo el juez que se hizo cargo del asunto no investigó y acogió 100% la versión trunca, la versión de encubrimiento que le entregó en ese momento la Fiscalía Militar", agregó el canciller.

Según documentos difundidos este viernes, Pinochet (1973-1990) recibió un informe de Carabineros (Policía) que identificaba la patrulla militar y a uno de los soldados que prendieron fuego al fotógrafo Rodrigo Rojas y a Carmen Gloria Quintana el 2 de julio de 1986.

El hombre falleció cuatro días después del ataque, mientras que Quintana sobrevivió a las quemaduras que dañaron más del 60% de su cuerpo.

Pinochet se negó a recibir el informe y consideró errónea la información, según un cable del Departamento de Estado.

Ambos jóvenes, que participaban en una jornada de protestas contra la dictadura de Pinochet, fueron atacados y rociados con gasolina y quemados vivos.

Casi tres décadas después del crimen, un exconscripto colaboró con la Justicia lo que destrabó la investigación que llevó esta semana al procesamiento de doce exmilitares.

Más tarde, Muñoz anunció que Chile mantiene conversaciones con el gobierno de Barack Obama para que se revelen los párrafos tachados en los documentos clasificados y que "se desclasifique totalmente el resto de los documentos aún clasificados por Estados Unidos", sobre la dictadura chilena.

Más de 3.200 víctimas, entre muertos y desaparecidos, y miles de torturados fue el nefasto saldo que dejó la dictadura de Pinochet

gfe/jb

Mostrar comentarios