Cantabria se dota de un centro especial para la recuperación de fauna salvaje

  • Santander.- El Parque de la Naturaleza de Cabárceno ha sido el lugar elegido por el Gobierno de Cantabria para dotar a la región de un centro especializado en la recuperación de la fauna salvaje, unas instalaciones que desde su puesta en marcha en junio han atendido a más de 100 animales de 32 especies diferentes.

Cabárceno da un paso más en su labor de recuperar animales
Cabárceno da un paso más en su labor de recuperar animales

Santander.- El Parque de la Naturaleza de Cabárceno ha sido el lugar elegido por el Gobierno de Cantabria para dotar a la región de un centro especializado en la recuperación de la fauna salvaje, unas instalaciones que desde su puesta en marcha en junio han atendido a más de 100 animales de 32 especies diferentes.

De esta forma, Cabárceno, un parque puntero en la recuperación de especies, como el oso pardo o el elefante africano, refuerza su labor en este campo con unas instalaciones especializadas para atender a animales salvajes que son recogidos en mal estado.

Para ello, el centro de recuperación de fauna silvestre de Cantabria, que ha sido presentado hoy por el consejero de Biodiversidad, Jesús Oria, cuenta con unas instalaciones de 1.295 metros cuadrados repartidas en cinco módulos, cuya construcción ha supuesto una inversión de 685.000 euros por parte del Gobierno regional.

Estas instalaciones acogen un edificio principal, dotado de nueve salas individuales de recepción o muda, una sala de curas, un quirófano, un laboratorio y una sala de necropsia, entre otras dotaciones.

Además, cuentan con dos salas de vuelo de distinto tamaño para la recuperación de aves de diferentes especies, fundamentalmente rapaces, un recinto de mamíferos y un espacio acondicionado para aves marinas.

El objetivo de todo ello es, según ha explicado el encargado de Especies Protegidas del Gobierno de Cantabria, Javier Espinosa, recoger animales "exclusivamente" de la fauna salvaje que se encuentren en mal estado, atenderlos en este centro que funcionará como "residencia temporal", para su posterior puesta en libertad.

Los ejemplares que no tengan condiciones para sobrevivir en libertad una vez recuperados, serán trasladados a centros de cría en cautividad o lugares en los que puedan ser acogidos.

"No es un zoológico ni un parque de exhibición de animales, sino un hospital de fauna silvestre en el que no están permitidas las visitas", ha explicado Oria, quien ha destacado que en estos cuatro meses de funcionamiento el centro ha atendido ya a 127 animales.

De ellos, 48 han sido recuperados y liberados, 21 están en fase de tratamiento, mientras que 25 murieron, bien en el traslado al centro o nada más ingresar.

El 70 por ciento de estos ejemplares son aves rapaces y marinas, fundamentalmente, ratoneros, cernícalos, lechuzas, cárabos, alcatraces y araos, entre otras especies, que llegan al centro de recuperación después de haber sufrido heridas al colisionar con vehículos o con líneas eléctricas o al engancharse con las artes de pesca.

Sin embargo, el primer habitante de este centro fue, según ha explicado Javier Espinosa, un osezno que fue recogido con un fuerte traumatismo en la cabeza, probablemente sufrido después de haber sido atropellado por un coche.

También es frecuente que lleguen al centro de recuperación, que está atendido por una veterinaria, un técnico y tres operarios, crías de primer año huérfanas o que han sido expulsadas del nido por alguno de sus hermanos y que no son capaces de alimentarse por sí mismas.

Oria ha destacado que en algunas ocasiones los animales heridos pertenecen a especies con problemas de conservación a escala regional, nacional o europea y que están incluidas en catálogos de especies amenazas.

Y ha confiado en que la creación de este centro de recuperación permita "aumentar la conciencia y sensibilización" de la sociedad sobre la importancia del conservar el patrimonio natural de Cantabria.

Con estos objetivos, el centro ha editado un tríptico en el que se informa a los ciudadanos sobre lo que tienen que hacer si encuentran a un animal herido y les recuerda que en estos casos tienen que llamar al teléfono 942 207 596, de la Dirección General de Biodiversidad.

Mostrar comentarios