Sábado, 30.05.2020 - 14:50 h
Padre de Tamara Falcó

Carlos Falcó, marqués de Griñón, muere a los 83 años víctima del coronavirus

Ha fallecido en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Acababa de celebrar su cumpleaños y llevaba ingresado una semana.

Carlos Falcó, en una imagen reciente de archivo.
Carlos Falcó, en una imagen reciente de archivo. / Círculo Fortuny

Carlos Falcó, marqués de Griñón, ha muerto este viernes a los 83 años víctima del coronavirus, según confirman a La Información fuentes cercanas a la familia. El deceso se ha producido en la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, donde el empresario y aristócrata se encontraba ingresado desde hace unos días.

Aunque ayer experimentó una leve mejoría y la familia estaba esperanzada, Falcó falleció a esta primera hora de la tarde de este viernes a causa del Covid-19. En el mismo centro hospitalario madrileño en el que ha muerto el marqués de Griñón se encuentran ingresados Esperanza Aguirre y su marido, Fernando Ramírez de Haro y Valdés, y el ex presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz, también con pronóstico grave.

Esta noticia ha sacudido a la familia Falcó, que en las últimas horas había celebrado el día del padre en la distancia. Esta mismo viernes su hija Tamara Falcó, ganadora de la última edición de Masterchef Celebrity, compartía una bonita imagen de su infancia para felicitar a su progenitor con un tierno mensaje. 

Carlos Falcó, empresario y aristócrata, se hizo un nombre internacional en el mundo del vino y del aceite. Desde niño soñó con dedicarse al campo desde que su abuelo, Felipe Falcó, le enseñara la almazara familiar. Para ayudar a su nieto, le dejó en herencia la Quinta de Casa de Vacas, una parte de Valdepusa, en el campo toledano. Entonces, el marqués de Griñón estudió Ingeniería Agrónoma en la Universidad de Lovaina y completó su formación en la Universidad de California.

El lujo y el círculo Fortuny

A Carlos Falcó le gustaba bromear con que había introducido sus primeras cepas de vino en España ilegalmente. Fue el primero que inició la aventura de hacer un gran vino en Toledo y hoy el Marqués de Griñón Dominio de Valdepusa es uno de los grandes vinos españoles. Su aceite no se queda atrás. Además, el noble era el presidente del Círculo Fortuny en Madrid, una entidad que agrupa a varias empresas relacionadas con el sector del gran lujo. Durante un año presidió la ECCIA, la Alianza Europea de Industrias Culturales y Creativas, que une a 600 empresas europeas del lujo pero también a entidades como el Museo del Louvre.

Precisamente por este motivo concedió a La Información una de sus últimas entrevistas, en la que hablaba del gran impacto para el lujo que tendría el coronavirus, ya que el mercado chino es el motor de este este sector. Su padre era Manuel Falcó y Escandón, duque de Montellano y grande de España al servicio del rey Alfonso XIII. Su madre, Hilda Fernández de Córdova y Mariátegui, era marquesa de Mirabel y dama de la Reina Victoria Eugenia.

Cargado de proyectos futuros

Nunca se 'jubiló' de sus negocios. De hecho, estaba preparando una nueva aventura empresarial, junto a su cuarta esposa, Esther Doña, relacionada con cosmética: un serum oleico. Políglota y trabajador incansable, contó siempre para sus negocios con la ayuda de su hija Xandra, marquesa de Mirabel. Nació fruto del matrimonio entre Carlos Falcó y Janinne Girod. Discreta y trabajadora, siempre prefirió el anonimato a las portadas de las revistas.

Falcó saltó a las páginas del papel couché en los años ochenta, tras contraer matrimonio con Isabel Preysler, con quien tuvo una única hija: Tamara Falcó Preysler. El marqués contrajo primeras nupcias con Jeannine Girod en 1963 y fruto de su matrimonio nació su primer hijo, Manuel, que llegó al mundo en California, y la mencionada Xandra. Manuel también tiene un perfil bajo y trabaja como director global de banca de inversión de Citi. Xandra está casada con Jaime de Carvajal y Hoyos, sobrino de la Duquesa de Alba, con quien tiene tres hijas: Isabela, Camila y Blanca.

Amigo íntimo del rey Juan Carlos

Al final de los años 60, Jeannine cambió a Falcó y la vida en el campo por Ramón Mendoza. El divorcio se oficializó con la nulidad en 1971 y Carlos consiguió quedarse con la custodia de los niños. Falcó comenzó entonces su aventura vinícola y en 1974 plantó la primera cepa de uva variedad cabernet sauvignon en la finca que heredó de su abuelo. Un lugar muy querido por el rey Juan Carlos, al que le unía una profunda amistad desde la infancia. 

En 1980 se casó con Isabel Preysler, pero fue en 1993 cuando encontró al gran amor de su vida: Fátima de la Cierva, también aristócrata. Se desposaron en el consulado español de Bayona para después mudarse a la toledana finca de El Rincón, un lugar para eventos y boda que gestionaría Tamara Falcó. Tuvieron dos hijos, Duarte y Aldara, pero acabaron divorciándose una década después. Recientemente, el marqués contrajo matrimonio con la joven malagueña Esther Doña. La diferencia de edad no fue un obstáculo para su relación. 

Carlos Falcó
Carlos Falcó y Esther Doña / EFE

La pareja se casó en secreto por lo civil en julio de 2017 en la finca El Rincón y dos meses después organizaron una gran fiesta en el Palacio El Rincón de Aldea del Fresno (Madrid) para unos 150 invitados entre los que se encontraba el Padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz, que dio su bendición al matrimonio. Con Esther Doña, Carlos Falcó seguía teniendo ganas de emprender y sacar adelante proyectos que relanzaran la bodega y la almazara. Proyectos y sueños que han terminado este viernes. Se espera que sus restos descansen en el panteón familiar de Malpica de Tajo, en su querido Toledo. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING