Domingo, 19.08.2018 - 12:12 h
La carrera por la alcaldía de Madrid

Carmena con el enemigo en casa: quiere repetir pero sin concejales 'incómodos'

Algunos miembros de su grupo han tratado de dinamitar su gestión desde dentro, poniendo problemas a proyectos como la Operación Chamartín. 

Manuela Carmena
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid. 

Podemos ya ha confesado que hará lo imposible por retenerla. Ya sabe lo primero que tiene que hacer. Eliminar cuitas y enemigos internos. Porque  Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, tiene el enemigo en casa. Ahora Madrid en la capital, la formación que agrupa a Podemos, Equo, Ganemos Madrid, Izquierda Unida y algunos independientes, parece más que nunca un polvorín que está cerca de estallar. 

La reciente publicación de la sospecha de que el PSOE pretendía reclutarla para ser su cabeza de lista a las municipales de 2019 ha elevado una tensión que ya se palpaba en el ambiente. José Manuel Franco, secretario general del PSOE en la Comunidad de Madrid, negó una proposición formal, pero confirmó que dentro del partido se había comentado la posibilidad de realizar este ofrecimiento. Por su parte, Ahora Madrid negaba ese contacto y la existencia de una negociación. 

Pero los problemas de Carmena vienen de dentro de su propia formación. Según fuentes del ayuntamiento, la alcaldesa volvería a presentarse a las municipales siempre y cuando no hubiera primarias y pudiera rodearse de gente de su confianza, eliminando a algunos miembros de Ganemos e Izquierda Unida. 

La alcaldesa ha aprobado polémicos proyectos que no contaban con el respaldo de miembros de su propia formación desde que llegase al ayuntamiento el 13 de junio de 2015. Es el caso de la Operación Chamartín, uno de los mayores desarrollos urbanísticos de Europa con un presupuesto cercano a los 6.000 millones de euros. Unas 10.150 nuevas viviendas y la mayor estación de tren del país formarán parte del desarrollo urbanístico del Grupo San José. 

Con el desbloqueo del proyecto por parte de Ahora Madrid y algunas voces dentro del partido, la alcaldesa se ha ganado la animadversión de la facción de Izquierda Unida y los anticapitalistas. El proyecto siempre ha sido un foco de problemas. En noviembre de 2015, solo unos meses después de la llegada al Ayuntamiento de Ahora Madrid, la formación solicitó la revisión del plan y la reducción del coste de algunas de sus infraestructuras. En mayo del año siguiente, el grupo en el Gobierno y el PSOE tiraron abajo el plan urbanístico. Menos de un año después, en julio de 2017, ayuntamiento, Fomento y la Sociedad Distrito Castellana Norte lograban firmar un preacuerdo con las bases de 'Madrid, Nuevo Norte'. 

Una de las voces discordantes fue la concejala-presidenta del distrito de Tetuán, Monserrat Galcerán, que pertenece a la facción anticapitalista de Ganemos y es una de los cargos del ayuntamiento que apoya el movimiento okupa a través del 'Patio Maravillas'. Eso, a pesar de que constar como propietaria o copropietaria de nueve inmuebles. Galcerán también reclamó una investigación sobre la muerte del mantero de Lavapiés y acusó al ayuntamiento de "criminalizar a los pobres". 

Rommy Arce y Pablo Carmona también se han convertido en un dolor de cabeza para la alcaldesa. La primera, investigada por injurias y calumnias a la Policía Municipal, también milita en el grupo anticapitalista. Lo mismo ocurre con Carmona, integrante en Ganemos y editor de 'Traficantes de Sueños', un proyecto de producción y comunicación política. 

Carmena es consciente de que, pese a todo, su imagen pública no se ha visto deteriorada y su cartel electoral sigue intacto. En la última encuesta de valoración del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, Carmena logró 57,7 puntos sobre cien, tres más que el año anterior. La satisfacción también ha aumentado , según la misma encuesta. Ha pasado del 67,6% al 75,3% en la anterior edición de este sondeo, la de 2016. Por eso ahora Carmena, consciente de que Podemos hará todo lo posible para retenerla como cabeza de cartel, quiere manos libres. 

Carmena con el enemigo en casa: quiere repetir pero sin concejales 'incómodos'

Ahora en portada

Comentarios