Sábado, 15.12.2018 - 20:30 h
Promete "una oposición firme y responsable"

Casado sobre Cataluña: aplicaría el 155 y cerraría el diálogo con el secesionismo

El aspirante a presidir el PP se muestra confiado y asegura estar trabajando con cinco de las seis candidaturas, cerca de un 60% de la formación. 

Pablo Casado
Pablo Casado / EFE

Pablo Casado se muestra seguro de cara al próximo congreso del Partido Popular. "Somos la candidatura de la integración" porque "estamos trabajando cinco de las seis candidaturas" que se presentaron a las primarias. Si gana, promete "una oposición firme y responsable" en la que volvería "a aplicar el 155" y a cerrar todo diálogo con el secesionismo en Cataluña.

Lanza un mensaje conciliador a su rival en el debate, Soraya Saénz de Santamaría, asegurando que podrá integrarla. Sin embargo, no reparte cargos todavía. Dice no saber quién asumirá la vicepresidencia pero insiste en que la elección se hará por meritocracia: ser mujer no será determinante. No cuenta, tampoco, compromisarios, aunque dice que su candidatura "representa casi el 60% de la organización", y esperará a los resultados de la segunda vuelta del debate, que tendrá lugar los próximos 20 y 21 de julio.

"Si yo gano, nadie pierde", ese ha sido el lema con el que Pablo Casado ha recorrido España durante el último mes. Promete integración de todo tipo, también territorial. Empezó su ruta en Galicia, hacia la que todo son alabanzas. "Feeijó va con los gallegos" y ha hecho un ejercicio de solidaridad y generosidad al "dejar sus ambiciones personales" a un lado para continuar como presidente de la Xunta y no dar el salto a Madrid, ha opinado el candidato en una entrevista en Radio Nacional.

Con tintes de renovación, augura una nueva política "no clientelista" y en la que el PP se ocupe de los temas que le interesan a la gente: abarcar la revolución digital, el cambio climático y el abastecimiento de energía, reformas educativas y una "revolución fiscal". Casado critica las políticas de Sánchez, especialmente las que tienen que ver con las subidas de impuestos que promete su Gobierno --no se muestra tampoco seguro del impuesto a las grandes tecnológicas propuesto por su partido en la pasada legislatura, ante el que ha pedido precaución--. Su "revolución fiscal" bajará los impuestos e incorporará medidas como la eliminación en todas las comunidades autónomas del impuesto de sucesiones, reducirá el tributo de sociedades y de IRPF para acercarse a porcentajes europeos y hará que las cotizaciones sociales se reflejen en la nómina.

Casado es contundente al hablar de Cataluña y critica la conversación y el acercamiento entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra. De estar en el Gobierno, ha declarado, volvería a aplicar el artículo 155 y a intervenir las instituciones catalanas para frenar cualquier conato secesionista. Y con respecto a otra de las políticas estrellas de Sánchez que sigue copando titulares, la exhumación de los restos de Francisco Franco, mantiene que España no puede estar más "ocupada en lo que pasó hace medio siglo" que en lo que va a pasar durante los próximos cincuenta años. "No gastaría un euro en desenterrar a Franco ni tampoco en enterrarlo", insiste. 

Ahora en Portada 

Comentarios