Jueves, 13.12.2018 - 08:06 h
Planean imitar a los 'chalecos amarillos' franceses

Más de 6.000 voluntarios para colapsar Cataluña ante el gabinete de Sánchez

El presidente celebrará un Consejo de Ministros en Barcelona el próximo 21 de diciembre y los independentistas quieren paralizar la autonomía.

Protesta por la encarcelación de Sánchez y Cuixart
Secesionistas se movilizan para colapsar Cataluña durante el Consejo de Ministros. / EFE

Objetivo: colapsar Cataluña. Desde Barcelona, Girona, El Prat... Hacer ruido para que el Gobierno sufra en primera persona la presión de la calle. Este es el mensaje que están transmitiendo diferentes movimientos independentistas de cara al Consejo de Ministros que celebrará el Ejecutivo de Pedro Sánchez en la ciudad condal el próximo día 21. Llevan semanas intentando encontrar voluntarios, al estilo del referéndum del 1-O, y ya se han apuntado casi 6.000 personas dispuestas a cumplir con la misión de boicotear la reunión que saldrá de La Moncloa por segunda vez en lo que llevamos de legislatura.

El llamamiento a voluntarios se está realizando a través de grupos de WhatsApp, según explican fuentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Hasta el momento, ya están inscritos esos 6.000 voluntarios pero los organizadores de esta campaña de boicot aspiran a superar esa cifra y llegar hasta los 20.000 colaboradores. Es un diseño muy parecido al que emplearon el primero de octubre 2017 para organizarse y llevar las papeletas y urnas a los centros de votación sin que fueran interceptadas por la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Inicialmente, los planes de los independentistas pasan por colapsar Barcelona y sus arterias principales, desde la Gran Vía hasta la Diagonal. Pero también quieren hacer visible su protesta en centros neurálgicos de comunicaciones, como el aeropuerto de El Prat o la estación del AVE en Sants. La consigna de los organizadores es que, en todo momento, estas acciones de protesta no sean violentas.

Los organizadores se han fijado en las protestas de los 'chalecos amarillos' franceses para desarrollar sus acciones reivindicativas en Cataluña contra la presencia del Gobierno de Pedro Sánchez. De hecho, los transportistas galos acabaron sembrando el caos en las calles de París. En Barcelona no quieren protagonizar disturbios, sino solo movilizarse como ellos en los puntos clave de la capital catalana.

De momento existen varios enclaves de Cataluña que los promotores de la protesta consideran esenciales para llevar a cabo sus protestas. Uno es el aeropuerto de El Prat y el Puerto de Barcelona. También planean realizar movilizaciones en los tres puntos de conexión por carretera con Francia, en La Jonquera, con Aragón y con Castellón. La AP7 en Girona o la C25 en Manresa también son puntos sensibles. Y, por supuesto, las rondas barcelonesas junto con el Paseo de Gracia. En todos estos puntos se preparan movilizaciones.

Fuentes policiales aseguran que detrás de estas acciones de protesta no se encuentran los llamados "Movimientos de Defensa de la República" (CDR), al menos de momento. Identifican, más bien, a colectivos cercanos al movimiento Annonymous, que fue precisamente quien atacó a varias web oficiales del Estado como forma de protesta por lo sucedido en Cataluña durante el referéndum independentista.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) también ha pedido a sus seguidores que se reserven el 21 de diciembre porque "la dignidad vuelve a la calle". La entidad independentista no precisa aún en que consistirá la protesta, aunque sí avisa de que no será "ni hacer un círculo, ni un lazo de luz". En el cartel en el que se anticipan las movilizaciones, la ANC critica que trasladar la reunión del Consejo de Ministros a Barcelona es el símbolo de que "el Estado opresor visita la colonia  un año después de la victoria independentista en unas elecciones impuestas".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios