Cataluña no levanta cabeza: Moody's no sube su nota y continúa en bono basura

  • Todas las regiones, salvo Cataluña, tienen perspectiva estable ya que mejorarán su posición fiscal en los próximos años y la relación deuda-ingresos.
El proceso soberanista castiga a Cataluña
El proceso soberanista castiga a Cataluña

La agencia Moody's mejoraba el pasado viernes su nota a España al elevar un escalón la nota de solvencia de la deuda soberana a largo plazo de España, desde 'Baa2' hasta 'Baa1' (su mejor calficación de los últimos seis años) y le asignaba una perspectiva estable al rating español. En línea con las mejoras que había experimentado por parte de otras agencias de calificación internacionales como S&P y Fitch. 

La agencia no pasaba por alto la situación en Cataluña y señalaba que la debilidad institucional en la región seguirá suponiendo un riesgo para la economía española durante algún tiempo, aunque las mejoras económicas en los últimos años están bien arraigadas. 

Tras la mejora a España, ha llegado el momento de evaluar la nota de las autonomías y, como parecía lógico, Cataluña no ha salido bien parada. No solo no ha logrado una mejora su calificación (Ba3), por lo que continúa en 'bono basura' sino que es la única Comunidad Autónoma que cuenta con perspectiva negativa, reflejando la incertidumbre política que se mantiene en la región.  Todas las demás, cuentan con perspectiva estable al pronosticar Moody's que continuarán mejorando su posición fiscal en los próximos dos o tres años junto a la expectativa de que la relación deuda-ingresos continúe disminuyendo. 

Por tanto, Cataluña todavía está a tres escalones del aprobado y es, junto con Castilla-La Mancha, Murcia y la Comunidad Valenciana, las únicas que suspenden, aunque estas tres regiones solo están a un escalón del aprobado. 

Algunas de las razones esgrimidas por la agencia de calificación para su evaluación de Cataluña se basan, principalmente, en la posición fiscal débil de la región (niveles de deuda muy altos) y la opinión de que las tensiones políticas persisten entre la región y el gobierno central, afectando a la economía regional y, particularmente, a la inversión directa extranjera. Además, también se basa en el alto apoyo extraordinario recibido del Gobierno a través del FLA.

En el lado opuesto a Cataluña se situarían hasta nueve autonomías que han logrado aprovechar la mejora de España y Moody's les ha subido un escalón su nota, como son Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco. 

La que sale más reforzada del informe es el País Vasco. La Comunidad Autónoma obtiene un notable bajo (A3) y está un escalón por encima de la calificación de España gracias a su régimen fiscal especial. Por su parte, Castilla y León, Galicia y Madrid quedan en el mismo nivel que España, con un aprobado alto (Baa1), mientras que Andalucía y Extremadura quedan un escalón por debajo (Baa2 o aprobado).

La agencia Moody's ha fundamentado la mejora de las calificaciones a la mayoría de Comunidades Autónomas en el fortalecimiento del crédito soberano de España y su fuerte correlación. Aun así, dada la perspectiva negativa de la calificación de Cataluña, es improbable una mejora en los próximos 12-18 meses.

Lo que sí podría producirse es una presión a la baja sobre la calificación si el nuevo gobierno de Cataluña invierte la consolidación fiscal de la región. Además, una rebaja de la calificación soberana, o cualquier indicio de debilitamiento del respaldo gubernamental, probablemente lleve a una rebaja en la calificación de Cataluña.

Mostrar comentarios