Martes, 19.11.2019 - 09:20 h
Los agentes denuncian acoso

"Lleven ropa de sobra": antidisturbios desembarcan en Cataluña ante el 1-O

Interior busca alojamiento para varios grupos de policías y guardias civiles ante el aniversario de la 'pseudo' consulta y la sentencia del 'procés'. 

Policías nacionales en un acto del cuerpo.
"Lleven ropa de sobra": desembarco de antidisturbios en Cataluña por la tensión. / LI

El Gobierno en funciones prepara un desembarco masivo de policías y guardias civiles en Cataluña. Los que hagan falta es la directriz que se ha dado desde el Gobierno central. De momento ya han llegado varias decenas de agentes antidisturbios con la orden de que no sabrán cuando volverán a su destino habitual. Y se esperan más. La creciente tensión en Cataluña por la detención de los siete miembros de los CDR, el aniversario del 'procés' independentista y la inminente sentencia contra los políticos en prisión ha provocado que el Ministerio del Interior haya movilizado a un número importante de funcionarios policiales ante lo que pueda suceder a lo largo del mes de octubre.

200 antidisturbios de la Policía Nacional (Unidad de Intervención Policial) ya están en Barcelona. Según fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, los agentes han sido movilizados por lo que pueda ocurrir en las calles de la ciudad condal esta semana con motivo del aniversario del referéndum ilegal del 1 de octubre (mañana martes). También han llegado agentes de los servicios de Información, aunque las fuentes consultadas se niegan a ofrecer el número de efectivos. Todos ellos han recibido una orden concreta: "Llevad ropa de sobra". Sus superiores, por tanto, no pueden concretar cuándo volverán a sus lugares de origen.

De forma paralela, la Policía ha dado orden a grupos de antidisturbios de Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón y Galicia de estar en situación de prealerta. Es decir, se han cancelado vacaciones y se les ha transmitido que podrían ser movilizados hacia Cataluña en los próximos días. Los informes que transmiten sus compañeros de Información apuntan a una movilización por parte de los independentistas radicales y así lo están dejando por escrito en sus redes sociales y grupos de comunicación. Interior cuenta con que habrá desobediencia, una actitud que el Gobierno de Torra está alentando en los últimos días.

Se buscan hoteles 'seguros'

El problema con el que se está encontrando Interior es que deben encontrar alojamientos 'seguros'. El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha descartado que estos agentes, sumados a los de la Guardia Civil que puedan llegar también en estos días, convivan en barcos alquilados atracados en el puerto de Barcelona. No quieren otro escándalo con una embarcación como "el Piolín". Por eso están buscando hoteles y apartamentos donde los agentes de seguridad puedan pasar desapercibidos. Las fuentes policiales confiesan que no está siendo fácil. Quieren evitar escenas de "acoso" contra los funcionarios como las que vivieron hace dos años tras el 1-O o los 'escraches' a las instalaciones de Policía y Guardia Civil que se vivieron la semana pasada en algunas localidades. 

Lo cierto es que los informes que llegan al Gobierno aconsejan reforzar la seguridad en Cataluña a lo largo de este mes de octubre. También invitan a los responsables del Ministerio del Interior a incrementar las medidas en algunas zonas de Madrid si finalmente los políticos presos son trasladados a cárceles de los alrededores de la capital para que puedan acudir al Tribunal Supremo a escuchar la sentencia de los jueces. La Plaza de París, a medio camino entre el Supremo y la Audiencia Nacional, se prevé que sea el epicentro de las protestas de los independentistas. El tribunal, no obstante, aún no ha decidido si ordenará ese traslado.

El dato

En tres horas, en Barcelona

En Barcelona se encuentra la sede permanente de la II sección de la UIP y, además, hay dos de ellas situadas a poca distancia de la región: la III sección de Valencia y la XI de Aragón. En cuestión de tres horas llegarían al centro de la capital catalana. Los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, por su parte, disponen de una unidad permanente en la ciudad condal, la IV, y de dos en Valencia, la III, y Zaragoza, la V.

Respecto al número total de antidisturbios que llegarán a Cataluña en cuestión de días las fuentes policiales consultadas aseguran que es una incógnita porque el Ministerio quiere aplicar un cierto 'efecto sorpresa'. La cifra, por tanto, dependerá de las movilizaciones de los radicales y de la orden política que reciban los agentes. Hay que recordar que con motivo del 1-O llegaron a la autonomía catalana más de 10.000 agentes procedentes de otros puntos de España.

Fuentes policiales explican que la situación para los agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado que residen en Cataluña es extrema. La convivencia en algunas localidades en insostenible y eso está provocando que los funcionarios no quieran ir destinados a la comunidad autónoma. "Solo van los recién jurados", afirman. Aún así, hay centenares de plazas sin cubrir, explican, tanto en la Policía Nacional como en la Guardia Civil. Ciudadanos esta semana ha solicitado un plus económico para esos profesionales.

En la llamada 'Operación Referéndum' de 2017, cuando llegaron a Cataluña más de 10.000 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el plan para contener a los violentos se centró en tres fases. La primera, la seguridad en aquellos edificios del Estado en Cataluña ante el riesgo a ser atacados u ocupados. La segunda, la retirada de urnas (que fue un fiasco). Y, en tercer lugar, el cierre de los centros públicos que se habilitaron como  'colegios electorales' (donde también se fracaso). También se trabajó en una presencia en las calles de unidades antidisturbios para contener posibles disturbios públicos como acampadas al estilo 15-M.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING