Martes, 19.02.2019 - 15:11 h
Ni apoya ni descarta los PGE

Cataluña resalta el diálogo con Moncloa... aunque no tenga reflejo en el Congreso

El vicepresidente de la Generalitat cree que es más importante mantener las relaciones entre ambos gobiernos que las broncas parlamentarias. 

El vicepresidente Pere Aragonès visita al primer bebé del año en Catalunya
El vicepresidente Pere Aragonès visita al primer bebé del año en Cataluña. / GOVERN

El vicepresidente catalán y conseller de Economía, Pere Aragonès, ha defendido este martes que la relación entre los gobiernos español y catalán "se debe mantener", independientemente de que los grupos parlamentarios tengan sus desavenencias en el Congreso. "Siempre hemos separado lo que es el diálogo entre gobiernos de lo que es la posición de los grupos parlamentarios en el Congreso", ha dicho Aragonès tras visitar a la primera bebé del año nacida en Cataluña en la Mutua de Terrassa y dejando entrever que, en estos momentos, el posible apoyo a los Presupuestos está en el aire.

"En la peor de las circunstancias, en la que en el Congreso (los grupos) tuvieran la peor de las relaciones, la relación entre gobiernos se debe mantener", ha incidido Aragonès, que ha recordado que los ciudadanos de Cataluña y del resto de España "reclaman que los gobiernos sean responsables, dialoguen y encuentren soluciones", independientemente de la posición que los partidos tengan en la Cámara Baja.

Respecto al proyecto de Presupuestos Generales del Estado, Aragonès cree que muchas de las propuestas que se incluyen "pueden ser articuladas aparte del procedimiento presupuestario". Para el conseller, "debe haber movimientos en relación a los problemas de fondo que hay en Cataluña, se debe abordar la solución política y encauzar lo que en estos momentos está en los tribunales a una mesa de negociación".

El vicepresidente catalán también ha lamentado que, a pesar de que su confianza en el Tribunal Supremo es "muy débil porque está altamente politizado", el Govern no dejará de "pedir justicia" y la absolución de todos los políticos presos. Aragonès ha sostenido que la instrucción judicial a los encausados del "procés" es "muy cuestionable, totalmente injusta", y ha opinado que "justicia quiere decir absolución".

"No hay ni delito de rebelión, ni de sedición, ni de malversación, y por tanto lo que esperamos es que acabe con la libertad, y que fuera antes del juicio para afrontar la defensa con todas las garantías", ha dicho Aragonès en declaraciones a los medios y según recoge Efe.

Aun así, ha reconocido que la intención del Govern es "dar continuidad" a la reunión que Quim Torra y Pedro Sánchez mantuvieron el pasado 20 de diciembre en Barcelona, el día anterior al Consejo de Ministros que se celebró la capital catalana. No ha obviado que se está trabajando en diferentes documentos de trabajo que "deben facilitar este diálogo" y ha insistido en que el planteamiento del ejecutivo catalán es "clarísimo": "Entendemos que hay que encontrar una solución política a la situación que hay en Cataluña, en una mesa de negociación y posteriormente en una votación a cargo de la ciudadanía".

En cambio, cree que la solución no tiene que ser "judicial a las reclamaciones justas que hay por parte de la ciudadanía catalana". Para Aragonès, "debe haber movimientos en relación a los problemas de fondo que hay en Cataluña, se debe abordar la solución política y encauzar lo que en estos momentos está en los tribunales a una mesa de negociación". De cara a 2019, Aragonès ha afirmado que "tiene que ser un año en el que sigamos construyendo una sociedad para la plena libertad de todo el mundo y para que las mujeres sean completamente libres"

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios