Sábado, 19.10.2019 - 20:32 h
Los personajes del procés

Perfil | Forcadell, la profesora de catalán que rompió con España en el Parlament

La expresidenta de la cámara, que fue vocal de Òmnium y presidenta de la ANC, llegó a la primera línea política con 40 años.

La presidenta del Parlament Carme Forcadell
La expresidenta del Parlament Carme Forcadell / PARLAMENT DE CATALUNYA - Archivo

"No daremos ni un paso atrás. Rajoy ha anunciado la ejecución de un golpe de Estado de facto para apropiarse de las instituciones catalanas". Carmen Forcadell pronunciaba estas palabras el 21 de octubre de 2018, el mismo día que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciaba su plan de aplicación del Artículo 155, y solo seis días antes de que el Gobierno catalán proclamase en el Parlament la declaración unilateral de independencia de Cataluña. Forcadell era por aquel entonces la presidenta del Parlament que permitió la ruptura con España, un hecho que solo cinco meses más tarde la llevaría a cumplir su 64 cumpleaños en la cárcel, con una petición de prisión de entre 10 y 17 años.

De familia humilde, Maria Carme Forcadell Lluís nacío en Cherta (Tarragona) el 29 de mayo de 1955. Siempre se interesó por la lengua catalana, pero fue a partir de los 18 años, momento en el que se mudó a Sabadell y comenzó a estudiar Filosofía y Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona, cuando se introdujo de lleno en el mundo activista e independentista

Para Forcadell, que fue profesora de catalán en el IES Escola Industrial de Sabadell y, posteriormente, asesora de lengua en el Servicio de Enseñanza del Catalán del Departamento de Educación, la situación del catalán en Sabadell y Barcelona dejaba mucho que desear y decidió hacer algo al respecto. Tras hacer un máster en Filología Catalana, ya con 40 años a sus espaldas, casada con un informático y con dos hijos, fundó la Plataforma per la Llengua. Un primer paso en pro del catalán al que le siguió su inclusión como vocal en la junta de la organización independentista Òmnium y su afiliación a ERC en 1999.

Su trayectoria política despegaba y en 2003 ya era concejala del gobierno de Sabadell, pero sus aspiraciones se truncaron entre 2007 y 2012. ERC perdió dos de tres escaños y Forcadell intentó ir de cabeza de lista, fracasando en su intento ante la negativa de históricos del partido como Carod Rovira y Joan Puigcercós.

Un paso atrás en política para volver más fuerte

Pese a dejar por un tiempo la primera línea política, Forcadell hizo buenos contactos en ERC y CiU, lo que le valió para ser elegida como presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en 2012. Forcadell era un perfil de consenso entre las diferentes formaciones independentistas, y durante su mandato de tres años organizó eventos nacionalistas exitosos como la Marcha Por la Independencia en 2012 o la cadena humana Vía Catalana en 2013. Dos años más tarde abandonaría el puesto en favor de Jordi Sánchez con el fin de volver con más fuerza que nunca a la política: fue número dos de Junts pel Sí, lista unitaria de CDC y ERC para las elecciones al Parlament de 2015. Raül Romeva era el número uno y Forcadell fue elegida presidenta del Parlament el 26 de octubre de 2015. Su mayor cargo hasta la fecha, y el mismo del que pasaría a la prisión.

El 27 de julio de 2016, Forcadell permitió la votación en el Parlament de la hoja de ruptura de las instituciones catalanas con España, dando inicio al proceso unilateral de independencia. El TSJC se querelló contra ella por prevaricación y desobediencia al Tribunal Constitucional, comenzando ahí sus problemas con la Justicia. "Permití la votación porque era un acto político, alegó por aquel entonces Forcadell, pero de poco le sirvió.

Tras la Declaración unilateral de independencia de 2017 y la actuación del Gobierno central aplicando el Artículo 155, Forcadell fue suspendida de su cargo, siendo investigada por delitos de rebelión y sedición. El magistrado Pablo Llarena ordenó prisión preventiva, que solo duró un día por el pago de una fianza de 150.000 euros señalando además Forcadell que la declaración de independencia no tenía consecuencias jurídicas.

Sin embargo, la Justicia no había dicho su última palabra. Forcadell volvió a la política como diputada por ERC entre enero y marzo de 2018, hasta que el día 23 de ese mes tuvo lugar una nueva resolución judicial ordenando su ingreso en prisión junto a sus compañeros Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa. Esta vez no había fianza posible. La cárcel madrileña de Alcalá-Meco es el lugar de residencia de Forcadell desde entonces, con un breve paso de cinco meses por el Centro Penitenciario Mas d'Enric en Cataluña para estar cerca de su familia. En la actualidad, de nuevo desde la capital, espera entre rejas la sentencia final del procés.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios