Cayo lara defiende la coalición electoral con otras fuerzas de izquierda y pide “no marear la perdiz”


El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, defendió este domingo la coalición electoral como fórmula idónea para converger con otras fuerzas de izquierda a las elecciones del próximo año, y pidió no “marear la perdiz” cuando está en juego derrotar a las políticas de la derecha.
Lara lanzó ese llamamiento en su discurso ante la Presidencia Federal de la coalición, sin nombrar a ninguna otra formación política, aunque en juego está la posible concurrencia de IU con Ganemos Madrid y su acercamiento o no a Podemos.
Insistió en que la convergencia con la izquierda es la “hoja de ruta” de IU, y que la fórmula de coalición “no está sujeta a discusión” porque es la que permite a todos los actores, tanto organizaciones como individuos que las forman, mantener su “identidad plena”.
Pidió expresamente “no despistarnos con quienes pretenden marear la perdiz” porque las elecciones “están aquí” y la realidad es que Izquierda Unida es una organización “sólida” que sabe lo que implica preparar unos comicios en todos los sentidos. Hay que tomar decisiones, exhortó, y hacer las campañas, porque el objetivo es gobernar.
Cayo Lara pidió además que no haya disenso dentro de Izquierda Unida, que la organización sea “una piña” con quienes ganen las primarias para los diferentes procesos electorales, y pidió precaución también frente a quienes quieren “dividir a la izquierda para mantener sus intereses de clase”.
Reclamó a los candidatos debate “serio y sólido desde la izquierda y sobre la izquierda”, y trabajar en un programa electoral que no sea una “carta a los reyes magos”, que destierre la demagogia y contenga “solvencia, seriedad y sobriedad” para poder ser defendido al día siguiente de las elecciones “si tenemos algo que ver” en el próximo gobierno. Reivindicó a Izquierda Unida como una organización “potente” de la izquierda sin la que no puede haber un “cambio político serio” en España.
Se mostró convencido de que la destitución de Ana Mato marca la “recta final” hacia las elecciones generales, y de que el PP quiere “cerrar el ciclo de las contrareformas” con una fase de “lavado de imagen” intentando caminar “a rebufo” del posible plan europeo de creación de empleo y del cambio de política del BCE.
Está también utilizando “instrumentos clásicos de la derecha”, como el anuncio de bajada de impuestos cuando en realidad solo hay una reforma que favorece a las rentas más altas y del capital en detrimento de las rentas del trabajo y con una reducción de los recursos para el Estado.
También las proclamas de transparencia son “radicalmente falsas” y se delatan con las decisiones sobre el futuro del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz para intentar retrasar la sentencia sobre los casos de corrupción que afectan al PP hasta después de las elecciones.
Rajoy, denunció, ha “decretado” el final de la crisis, y quizá por eso ha aprobado la llamda `ley mordaza´ dando por hecho que los ciudadanos ya no tienen “ninguna razón para protestar” y quienes lo hagan pueden ser tratados como “malvados”. “Quieren criminalizar la protesta”, aseguró, y por ello defendió un posible recurso ante el Tribunal Constitucional e incluso ante el Tribunal de Derechos Humanos.
Cayo Lara respondió también al “patriotismo constitucional” de Rajoy, al que acusó de “violar sistema´ticamente” los derechos contenidos en la Constitución y de “pisotear” su espíritu, por lo que no tiene “ninguna autoridad política” para “sacar pecho” de su defensa. Le señaló, además, como “el mayor fabricante de independentistas” en Cataluña durante toda la historia democrática.
Izquierda Unida, concluyó, proseguirá su camino hacia un proceso constituyente para conseguir hacer efectivos los derechos al pan, al techo y al trabajo, en un Estado social, republicado y plurinacional.

Mostrar comentarios