Martes, 21.05.2019 - 11:41 h
Los caseros son la familia del fundador de Cabify

Alerta social en Pedraza: un centro para toxicómanos asusta a vips y vecinos

La ONG Dianova ha arrendado una casa rural en la vecina La Velilla. Tienen casi luz verde de la Junta y falta el del consistorio segoviano.

Plaza mayor de Pedraza.
Alerta roja en Pedraza: temor entre vips y vecinos por un centro para toxicómanos. / D.R.

La Velilla es un pequeño núcleo urbano de 86 habitantes censados que se asienta en la confluencia del arroyo del Vadillo y del río Cega y que depende administrativamente de la turística villa histórica de Pedraza, en Segovia, que suma otros 400 vecinos. Estos días es casi imposible hablar de un asunto con su alcalde, el popular Pedro Martín Arcones, que lleva tres legislaturas gobernando con el Partido Popular. ¿El motivo? La puesta en marcha de un centro de atención a drogodependientes gestionado por la ONG Dianova

Esta entidad, que arrastra la mala prensa de ser una escisión de los centros de rehabilitación de toxicómanos 'El Patriarca' desparecida en 1990, ha firmado un alquiler de cuatro años en las instalaciones de una casa rural de La Velilla. Este este establecimiento turístico pertenece al empresario local Julián de Antonio y sus hijos, entre los que se encuentra el fundador de Cabify Juan de Antonio, que no participa en Puentes del Cega Sl desde 2007.

El edil Martín Arcones, que está en plena campaña electoral, se encuentra entre la espada y la pared. Por un lado, el gran malestar de los vecinos, algunos de ellos de apellidos ilustres como son los Milán del Bosch, los Martín Villa, los Pío Cabañillas o los Zulogaga, entre otros. Y es que en esta localidad tienen su sede varios hoteles de lujo y negocios de alto standing relacionados con bodas y eventos, entre los que destaca De Natura, regentado por la popular jurado de Masterchef Samantha Vallejo-Nágera, que es una de las principales embajadoras de este pueblo. Por otro lado, el representante del emblemático consistorio segoviano ha visto como la Junta de Castilla y León está en el proceso de peticiones para adecuar el centro a la normativa vigente y se están acometiendo desde hace dos meses las reformas necesarias para tener el OK definitivo. 

Tal vez por esto, Martín Arcones ha preferido encargar un informe a sus técnicos y ha expresado a este medio que "no va a hacer ninguna declaración hasta que no reciba las conclusiones del estudio". La licencia de apertura, por lo tanto, sigue en el aire. La junta de vecinos de La Velilla ha expresado su temor a este medio por la puesta en marcha del centro de drogodependientes en La Velilla, que albergará a un máximo de 20 paciente más 12 empleados de la ONG Dianova. Pero vayamos por partes.

Desde la junta vecinal de La Velilla argumentan que las instalaciones de uso hotelero, "en las que quieren atender a drogodependientes y personas con problemas mentales", están en terreno inundable y "no cuentan con los requisitos propios de un centro sanitario". Y lo detallan. "Se está tramitando el expediente para tener la autorización sin que se esté teniendo en cuenta que se trata de una zona cerca del cauce y con evidentes riesgos para las personas. De hecho, en 2017 ya se produjeron graves daños en la zona que impidieron el acceso a los inmuebles, anegando totalmente los sótanos, cubriendo parcialmente incluso vehículos y obstaculizando el acceso a cualquier vehículo de emergencias. De producirse con el centro de drogodependientes abierto se hubieran sumergido por completo las instalaciones poniendo en evidente riesgo la seguridad de personas y cosas", enfatizan. 

La respuesta de Mercedes Mosquera, directiva de Acción Social Dianova, es clara: "Suponemos que se ha generado gran confusión con el tipo de centro que vamos a abrir. Nos dirigimos a personas con problemas de alcohol, de drogas de diseño, juego o las nuevas adicciones tecnológicas. Estas personas ya están siendo atendidas en consultas o clínicas psicológicas y se les ha recetado un tiempo de reposo en un entorno saludable. Personas, que no está de más recordarlo, podrían ser cualquiera: madres, padres, hijos, parejas o hermanos".

Inundaciones en 2017 en La Velilla de Pedraza.
Inundaciones en 2017 en La Velilla de Pedraza. / Asociación de vecinos de La Velilla

Los vecinos prometen movilizaciones

Los vecinos llaman la atención que frente a una actividad tan específica como es la sanitaria, Dianova pretenda hacer pasar esta actividad por un uso meramente residencial y hotelero, que es el que tienen los edificios donde pretenden poner el centro de atención a drogodependientes. En opinión de estos vecinos, de otorgarse la autorización para centro de asistencia a drogodependientes se podría estar incurriendo en un fraude de ley ya que las particularidades de cada uno de ellos hace que le sean aplicables normas distintas para cada caso. "¿En qué cabeza cabe que un centro sanitario de drogodependientes pueda estar amparado por una licencia ambiental de apartamentos turísticos o de un hotel rural?", se preguntan. Por ello, entienden que "es necesario modificar la licencia de la actividad porque se modifica el uso al que se destina el inmueble".

La Asociación de Vecinos tiene previsto enviar escritos a la Confederación Hidrográfica, así como a la Junta y a las administraciones locales para que intervengan en un asunto que no sólo consideran peligroso para las personas por riesgo de inundación, sino que entienden que puede saturar los servicios sanitarios y de seguridad del municipio y es "un elemento distorsionador", ya que según la memoria de Dianova, entre drogodependientes (20) y personal (18), sumarán 38 personas cuando La Velilla cuenta con 62 vecinos residentes habituales.

"La Velilla –afirman- desea proyectos que profundicen su espíritu emprendedor y turístico pero no propósitos como el Centro sanitario de Drogodependientes de Dianova, que no sólo supone una distorsión social, sino que, además, su implantación en zona inundable pone en riesgo a las personas y las cosas".

"No va a entrar ningún enfermo más de lo pactado"

El nerviosismo y la preocupación de los vecinos contrasta con la serenidad del dueño de Puentes del Cega. El empresario Julián de Antonio, que además es expresidente de la Asociación de Vecinos de La Velilla, detalla a La Información que los edificios eran propiedad de su abuelo y relata que descartó otras opciones para alquilar su negocio porque le pareció que "tenía un buen fin social e iba a suponer un revulsivo laboral para la zona". De Antonio explica que sabe la mala fama de esta ONG en los años 90, pero que ha habido una regeneración lógica y que tiene datos del  buen hacer de Dianova en la Comunidad de Madrid, donde esta entidad tiene un centro abierto en la localidad de Ambite. "Creo en su proyecto y les defiendo. Incluso el alquiler es con ellos es más barato que otras opciones que tenía sobre la mesa. Para mí no es un tema de dinero. Nos hemos informado y creo en el proyecto y en la labor social de Dianova".

Inundaciones en 2017 en La Velilla de Pedraza.
Inundaciones en 2017 en La Velilla de Pedraza. / Asociación de vecinos de La Velilla

De Antonio manifiesta que hay "intereses raros". Y subraya:  "Son muchas las grandes fortunas viviendo en la zona y tener un centro de drogodependientes les molesta. "Personalmente creo que hay que tener sensibilidad social. Tengo nietos y soy el primer interesado que el la zona haya paz". El propietario asegura a este medio que ha estado presente durante los trabajos de adecuación de distintas estancias a la normativa de la Consejería de Sanidad y que en contrato se ha reservado la capacidad de revocar inmediatamente el alquiler si este centro "no funciona adecuadamente. No puede haber nunca más de 20 enfermos".

Respecto a las inundaciones, el titular de la casa rural denuncia que lo que debería hacer la asociación es seguir reivindicando a la Confederación Hidrográfica del Duero ampliar la cabida de uno de los ojos del puente como se venía haciendo cuando él era presidente de la asociación. 

Detalle de la casa rural Puentes del Cega
Detalle de la casa rural Puentes del Cega / D.R.

"Este nuevo ojo de puente garantizará la seguridad, no de los usuarios de mis instalaciones, que no lo necesitan, sino las de los que, al otro lado del puente Vadillo, viven en los Molinos de la Umbría y en un centro de equitación residencial. La asociación debería de preocuparse por estos vecinos y no por mis inquilinos", sentencia.

Por su parte, desde Dianova España aseguran a lainformacion.com que en ningún momento ha recibido quejas de ningún vecino y que les ha sorprendido que aparecieran en la prensa en lugar de preguntarles a ellos directamente. "A raíz de las publicaciones en prensa local es cuando hemos solicitado una reunión con la asociación de vecinos de La Velilla sin éxito a día de hoy", matiza Mercedes Mosquera. La directiva de mencionada ONG asegura que siempre han mostrado disposición de explicar el proyecto y así lo han hecho con quien se ha puesto en contacto con ellos. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios