Domingo, 17.11.2019 - 02:56 h
Repite el modelo de diciembre

Tezanos encuentra su 'cocina' perfecta en el CIS tras cinco intentonas fallidas

El método de los dos últimos barómetros eleva a 100 la abstención y el "no sabe/no contesta", por lo que ya está aplicando una interpretación.

CIS ENERO 2019
 

El CIS lo ha vuelto a hacer. Nada más conocerse los resultados del barómetro de enero la lluvia de críticas se ha sucedido, de nuevo, contra la institución que preside José Félix Tezanos desde el pasado 30 de junio. El resultado del sondeo más potente que se realiza en España, con hasta 3.000 entrevistas, se aleja bastante del que arrojan otros institutos demoscópicos de carácter privado. Y es que el centro oficial otorga al PSOE una ventaja sobre las otras fuerzas que ninguna empresa sociológica aprecia. Tampoco ninguna firma considera en sus estudios que el PP sería la cuarta formación política en este momento. Pero mientras esto sucede, parece que el renovado CIS ha encontrado su método favorito.

Es la segunda vez que el CIS aplica esta 'cocina'. Ya lo hizo en el barómetro de diciembre y lo vuelve a repetir en este de enero. Lo explican profesionales demoscópicos consultados por La Información: "La clave está en el disclaimer [la aclaración que realiza el instituto en la ficha técnica]". El CIS afirma que "los resultados se presentan como porcentaje de voto emitido. En ningún caso representa un 'modelo de estimación de voto'". Este es el primer detalle sobre que llaman la atención los expertos: Tezanos sí aplica su propio "modelo de estimación de voto".

¿Cómo aplica ese modelo? "El CIS coge la intención directa de voto (IDV) y resta los 'no votaría' (abstención), los 'no sabe' y los 'no contesta'. El resultado es el 68,6% que -aunque el Centro no lo diga- supone la participación que habría en una elecciones. A partir de esta cifra calcula el porcentaje de votos que obtendría cada partido". Es decir, con esta fórmula aplica la famosa 'cocina'.

Así, el modelo que ha repetido el CIS en los dos últimos barómetros utiliza la intención directa de voto, la multiplica por 100 y, a continuación, divide esa cifra por el citado 68,6% correspondiente a la participación. De esta forma, en el caso del PSOE, la 'cocina' aplicada sería la siguiente: (20,5 de intención directa de voto X 100) / 68,6 = 29,9. Este es el porcentaje de votos que obtendrían los socialistas tras aplicar dicha 'cocina'. Así lo hace con cada formación.

Críticas a la 'cocina Tezanos'

Este original método de Tezanos es objeto de las críticas de sus colegas de profesión, según explica a La Información un veterano sociólogo que prefiere mantener el anonimato. Arremete contra el 'modelo CIS': "En primer lugar, cuando incluye a los "no sabe" en la fórmula que aplica y trata a estos encuestados como abstención ya está interpretando". Es decir, el Centro calcula los porcentajes finales de voto sobre una participación que no está depurada y que incluye a los que "no saben" lo que van a hacer en caso de elecciones.

En total, el CIS ha empleado hasta cinco modelos diferentes desde que Tezanos llegó a la presidencia tras la moción de censura. La novedad es, como decimos, que por primera vez se repite en dos barómetros la misma fórmula. "Todo es para mantener al PSOE cerca del 30%", critica el mismo sociólogo. El propio barómetro se defiende en su "disclaimer" afirmando que "en ningún caso representa un 'modelo de estimación de voto'. Evidentemente la aplicación de modelos diferentes daría lugar a resultados diferentes", aspecto muy discutido por sus colegas de profesión. El propio Tezanos ha tachado en el pasado todas estas críticas de "cómicas" e incluso de "absurdas". "Es habitual, muchas veces se hace cuando alguien queda mal en una encuesta, en lugar de reconocer los errores o mejorar", llegó a decir.

El otro CIS: de la crisis del votante de derechas al feminismo

El primer CIS de 2019 ha arrojado una serie de claves llamativas, más allá de la victoria destacada del PSOE y del batacazo que se pegaría el PP hasta la cuarta plaza. Una de esas novedades se encuentran en las preguntas 20 y 21. El Centro pregunta por Cataluña y lo hace de la siguiente forma: "¿Diría que la actual situación de Cataluña puede influir mucho, bastante, poco o nada en su voto en próximas elecciones?" Un 33,2% de encuestados responde que nada; un 21,6% que mucho; un 21,3% que bastante; y un 17,9% que poco. La segunda pregunta es: "¿En la actual situación de Cataluña qué diría que es más necesario?" Un 34,8% apuesta por una política de diálogo y negociación; un 21,7 por una política de mano dura; y un 36,9 por una política que combine el diálogo con el cumplimiento de la ley.

Otro dato llamativo tiene que ver con la crisis que, según el CIS, sufrirían los votantes de derechas, justo lo contrario a lo que pronostican otros sondeos. Los bloques quedarían así. un 35% para el voto de izquierdas; un 28,5% para los de derechas; y un 34,6% para el voto en blanco, la abstención y la indecisión. También hay que destacar que los encuestados que se autodefinen como feministas alcanzan su máximo histórico, llegando al 9,9%. Nunca antes se había producido este dato. 

El CIS evidencia, asimismo, que la amplia mayoría del Consejo de Ministros tiene un serio problema de popularidad. Hay ministros que apenas conocen tres de cada diez encuestados, como es el caso de Luis Planas, María Luisa Carcedo o Nadia Calviño. Especialmente llamativo es el caso de Reyes Maroto, que sonó como candidata al Ayuntamiento de Madrid, y a quien no conocen el 73,3% de los españoles. En el otro lado de la balanza se encuentran Josep Borrell y Pedro Duque, los más conocidos.

Y un último detalle: el CIS de Tezanos ha elegido para su trabajo de campo un mayor número de días que en barómetros anteriores. Es la primera vez que se abarcan hasta trece días en las entrevistas (del 1 al 13), incluyendo así la presentación de los Presupuestos Generales del Estado. En la etapa del PP en el Gobierno las encuestas se realizaban durante los primeros diez días de mes.

Ahora en Portada 

Comentarios