Miércoles, 20.03.2019 - 11:06 h
"La relación con Trapero fue siempre difícil"

Pérez de los Cobos recela de los Mossos y dice que las dudas eran previas al 1-O

El coronel de la Guardia Civil reprocha a Trapero que se pusiera "de lado" de los convocantes del referéndum ilegal y niega cargas policiales.

Diego Pérez de los Cobos, un coronel de la Guardia Civil asumirá la coordinación de los Mossos
El fiscal jefe del TSJC le encargó la coordinación policial del 1-O

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos ha sacado a relucir las tensas reuniones mantenidas a finales de septiembre con la cúpula de los Mossos d'Esquadra y, en concreto, con el entonces jefe Josep Lluis Trapero, para organizar el dispositivo policial de la jornada del 1 de octubre. El jefe de la Guardia Civil en Madrid ha relatado en su declaración como testigo en el juicio del procés cómo el encargo efectuado para coordinar los tres cuerpos policiales para el 1-O sentó tan mal a Trapero que llegó a decir que no iba a reconocer su actuación. Con todo, Pérez de los Cobos ha apuntado que las dudas sobre el cuerpo policial autonómico eran incluso previas a esta jornada. 

"Las dudas venían albergándose desde muchísimo tiempo antes, desde que se había anunciado que se iba a ir adelante en ese desafío de convocar un referéndum", ha explicado a preguntas de la fiscal del alto tribunal, Consuelo Madrigal. Tras su designación para este cometido por el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, José María Romero de Tejada, se celebraron una serie de reuniones desde el mismo día 21 de septiembre de ese año. De acuerdo con su relato, clave para descifrar los mandatos concretos que tenían los cuerpos de seguridad, Trapero reaccionó a su entrada en escena entendiéndola "como una injerencia" si bien el fiscal le dijo que simplemente era una figura de coordinación y que él seguía al frente del mandato.

Pérez de los Cobos ha relatado cómo el dispositivo policial preparado para ese día por los Mossos le pareció más propio de una jornada de elecciones legales que "de un referéndum prohibido que hay que impedir" y así lo hizo saber. El "tenso" ambiente se vio recrudecido por la intervención del entonces conseller del Interior Joaquim Forn, quien según ha relatado, consideró que el contingente diseñado por los Mossos era "suficiente" para esa jornada. "La relación con Trapero fue siempre difícil", ha apuntado el coronel, que ha recordado que en algunas reuniones, como la del día 25 de septiembre, Trapero sorteó el encuentro mandando a su 'número dos' Ferrán López.

"Trapero, pese a haber recibido el auto que le ordenaba impedir el referéndum, se había presentado en la Junta de Seguridad, se había sentado en el lado de la Generalitat. Tenía una oportunidad de oro para no haber asistido y, no solo asistió sino que hizo unas intervenciones que estaban más en la línea de ese lado, que eran los convocantes de la actividad ilegal que se le había ordenado impedir", ha detallado De los Cobos en referencia a la polémica junta celebrada el día 27 de septiembre convocada por el entonces presidente catalán Carles Puigdemont. 

"No hubo ninguna carga policial"

Ya en lo que respecta al operativo de ese día concreto, Pérez de los Cobos ha relatado que canceló todas las reuniones previstas para primera hora porque "la unidad de propósito" había desaparecido. "La primera gran sorpresa fue la inactuación de los Mossos y la segunda fue el grado de virulencia al que tuvimos que hacer frente cuando nuestras unidades llegaban a los locales para cumplir con el mandato judicial. Entonces observamos que en muchos de ellos, la mayoría, había grupos de masas que mediante el ejercicio de la fuerza física trataban de impedir el acceso de los agentes", ha apuntado en relación a los centros públicos que fueron habilitados a modo de colegios electorales para esa jornada.

Pese a las versiones mantenidas por los acusados y otros testigos del procedimiento, como la alcadesa Ada Colau, que habló de "brutales" cargas policiales, el coronel encargado del dispositivo ha negado la mayor afirmando que "no hubo ninguna intervención" contra los votantes sino únicamente contra los grupos que trataban de impedir la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Igualmente ha negado que se lanzara alguna orden relativa a dejar de actuar pero sí ha apuntado que conforme pasaba el tiempo a lo largo de ese día se realizaron menos intervenciones. 

Con todo, ha mostrado su sorpresa en relación a las conclusiones del informe elaborado por los Mossos sobre su actuación durante ese día concluyendo que el dispositivo que se estableció desde este cuerpo policial autonómico "estuvo encamado a facilitar el desarrollo de la consulta en lugar de impedirlo".  De hecho, ha asegurado que activar un contingente de 7.000 efectivos en un cuerpo de 17.000 es "insuficiente" siendo además "ineficaz" la distribución de los agentes en las puertas de los colegios, que llegaron a ser "más contraproducentes que beneficiosos".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios