Viernes, 06.12.2019 - 01:30 h
Sánchez se pasa al coche 'eco'... unos días

Más de la mitad de los coches oficiales del parque móvil estatal son contaminantes

La Administración central dispone actualmente de 704 vehículos que son usados por las autoridades, de los que son ecoeficientes algo menos del 46%.

El Audi A8 contaminante de Pedro Sánchez
Más de la mitad de los coches oficiales del parque móvil estatal son contaminantes. / EFE

Acabar con las emisiones de CO2 a la atmósfera es una de las prioridades del Gobierno de Pedro Sánchez. Pero continúa siendo una asignatura pendiente dentro de algunas áreas de la Administración. Es lo que ocurre con la flota del Parque Móvil estatal, que hasta octubre de 2019 continuaba con una mayoría de coches oficiales contaminantes. En total, el Estado cuenta con 704 vehículos, de los cuales son ecoeficientes el 45,9%, según fuentes del Ministerio de Hacienda consultadas por La Información. Lo que supone que más de de la mitad de los coches que son utilizados por altas autoridades son nocivos para la calidad del aire, en base a estos mismos datos del departamento de María Jesús Montero.

Los últimos meses del PP y llegada al poder de los socialistas en 2018 coincidieron con una amplia inversión para la flota estatal. Y ésta sí fue de carácter 'verde', ya que se incorporaron hasta 173 coches que sí son de categoría ecoeficiente. En concreto, se trató de 164 Ford Mondeo híbridos y nueve Renault ZOE eléctricos, los primeros con etiqueta ECO y los segundos con distintivo CERO. A estos hay que sumar 145 Toyota Príus híbridos gasolina, que también son ECO, y otro Renault ZOE que ya formaba parte de los recursos del Ejecutivo. Todos ellos se destinaron a funciones de "Alta representación", que comprende a los ministros y otros altos cargos que pertenecen a administraciones muy destacadas.

Pero estas cifras siguen sin ser suficientes para dar ejemplo en la lucha contra la contaminación. Según los datos de hace tan solo un mes a los que ha tenido acceso este diario, el 54,1% de la flota funciona con gasolina o con gasoil. Un porcentaje que sería mucho más alto de no haberse producido esa decisión de Moncloa en la segunda mitad de 2018. Y sobre la que hay que tener en cuenta que en los últimos años se ha ido prescindiendo de algunos vehículos de la generación anterior, que favorecen esa reducción del porcentaje de los que contaminan en el último año.

Un giro en las compras de vehículos

La situación actual del Parque Móvil está muy influenciada por los últimos años de gestión de José Luis Rodríguez Zapatero y por el paso de Mariano Rajoy por Moncloa. Durante esos años, que abarcan el periodo entre 2009 y 2016, no se compró ningún vehículo nuevo para que fuese utilizado por los ministros u otros altos cargos. La situación cambió en 2017, pero solo por la adquisición de un coche destinado a la "Alta representación". El coche en cuestión fue un Audi A8 blindado, con un precio cercano a los 500.000 euros, y que fue utilizado por Rajoy en sus desplazamientos por carretera hasta la moción de censura. El cual heredó Sánchez, a pesar de ser altamente contaminante.

Lo que explica que el presidente vaya a utilizar estos días de Cumbre del Clima un modelo que no contamina. Se trata de un Audi e-tron, que es eléctrico y cuyo precio de mercado alcanza los 80.000 euros. Un automóvil cero emisiones que ha sido cedido al jefe del Ejecutivo para los días que dure la COP25, cuya clausura está prevista para el próximo 13 de diciembre. Y que ha sido cedido por Audi, que pertenece al Grupo Volkswagen, que ha hecho este obsequio temporal a todos las altas autoridades, jefes de Estado y de Gobierno que pasarán por Madrid en los próximos días para los diferentes actos del evento.

Esta apuesta de los últimos años por vehículos no contaminantes, y que conllevan un coste mucho mayor, sirvió para contrarrestar los planes del gobierno del PP. La idea de Rajoy y su Ejecutivo era adquirir en 2018 hasta 213 vehículos, de los que 114 consumirían gasóleo. Pero el ahora presidente en funciones decidió dar un giro a ese concurso que los 'populares' dejaron encauzado. Esto sirvió para alcanzar los 813 coches a finales de 2018, y que a octubre de 2019 se han quedado en los 704 ya mencionados. Lo que significa que la Administración ha prescindido de hasta 109 automóviles, mejorando sus números en recursos no contaminante.

El 'cerrojo' de Montoro

Estos números muestran que en los dos últimos años se ha dado un arreón en el terreno de la inversión en vehículos para el Parque Móvil del Estado. La paralización de las compras de coches oficiales, cuyo uso y compra fue muy impopular durante los años de la crisis, se prolongó durante nueve años. Una decisión que mantuvo hasta casi el final de su mandato Cristóbal Montoro, que paralizó e impidió que se realizaran gastos en este sentido. Esto provocó que la vida útil de los vehículos se acortase, lo que aumentó el número de averías y el coste que conlleva repararlas. Una política que solo se rompió en 2017, cuando se renovó el transporte de Rajoy.

Para no se tuvieron en cuenta criterios anticontaminantes al incorporar ese Audi A8 a la flota del Estado, a pesar de los 498.042 euros que costó. El mismo que seguirá usando Sánchez cuando termine la COP25. Lo que contrasta con los desplazamientos de ministros, los presidentes de Congreso o Senado o los magistrados del Tribunal Constitucional. Todas estas autoridades sí se desplazan en los Ford o Toyota híbridos o en los Renault eléctricos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios