Condenado a 20 años de cárcel un hombre que degolló a su compañera por celos

  • La Audiencia de Sevilla ha impuesto veinte años de cárcel por asesinato a un hombre que degolló a su compañera después de varias discusiones por los celos que sentía, que eran objeto de "continuas peleas entre la pareja".

Sevilla, 25 feb.- La Audiencia de Sevilla ha impuesto veinte años de cárcel por asesinato a un hombre que degolló a su compañera después de varias discusiones por los celos que sentía, que eran objeto de "continuas peleas entre la pareja".

La sentencia de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, se produce tras el veredicto de culpabilidad dictado por un jurado popular e incluye el pago de una indemnización de 174.365 euros a un hijo de la víctima, que ahora tiene 18 años y que fue fruto de una relación anterior, y de 9.686 euros a su madre.

Según la sentencia, el acusado Issam M., de 37 años y nacionalidad marroquí, convivía desde el verano de 2009 con María del Carmen R.J. en un piso de la calle Luis Cadarso de Sevilla, pero el procesado "no entendía" y "recriminaba" la relación de amistad que la mujer mantenía con su anterior pareja sentimental, lo que provocaba "continuas peleas".

Sobre las 19.30 horas del 3 de noviembre de 2010, el acusado regresó al domicilio y "de forma sorpresiva y repentina" se acercó a la mujer, que estaba en el salón, y le asestó una cuchillada en el cuello con un cuchillo de cocina de 30 centímetros de longitud.

La puñalada seccionó completamente la vena yugular de la víctima, que falleció por shock derivado del sangrado masivo en una herida "mortal de necesidad", según la sentencia.

María del Carmen había consumido tranquilizantes y bebidas alcohólicas, pues arrojó una alcoholemia de 2,58 gramos por litro de sangre, lo que hizo que no tuviese oportunidad "de defenderse ni de reaccionar ante el ataque sorpresivo".

El veredicto recoge la petición expresa del jurado contra la concesión del indulto e incluye la prohibición de que Issam M. resida en la provincia de Sevilla durante diez años a partir de la firmeza de la sentencia.

El procesado, natural de Casablanca (Marruecos), se encontraba en situación irregular en España, y en su declaración ante el jurado aseguró que cuando regresó al domicilio encontró a su pareja sangrando en el suelo del salón pero aún con vida.

El acusado buscó por el piso y descubrió escondido detrás de una puerta a Isidro S., antigua pareja de la mujer, que estaba "nervioso y tenía un cuchillo en la mano", según su versión luego rechazada por el jurado.

Mostrar comentarios