Condenan a horca a otro líder islamista de Bangladesh en medio de violencia

  • En medio de una ola de violencia en Bangladesh, un tribunal condenó hoy a la horca a otro líder del principal partido islamista, Delawar Hossain Sayedi, por crímenes cometidos en la guerra de independencia de 1971.

Nueva Delhi, 28 feb.- En medio de una ola de violencia en Bangladesh, un tribunal condenó hoy a la horca a otro líder del principal partido islamista, Delawar Hossain Sayedi, por crímenes cometidos en la guerra de independencia de 1971.

Según los medios bangladeshíes, la sentencia fue leída poco antes del mediodía local por el magistrado Anwarul Haque, que finalmente condenó a Sayedi por ocho de los 20 cargos que se le imputaban, entre los que figuran genocidio, asesinato, violación y saqueo.

El caso de Sayedi, cuyas audiencias se han prolongado durante año y medio, es el más reciente de una serie de sentencias que en las últimas semanas está dictando esta corte contra la cúpula del partido Jamaat-e-Islami.

De 73 años de edad, barba teñida de naranja con gena y conocido por sus sermones religiosos, Sayedi compareció ante el tribunal con un libro bajo el brazo que tenía aspecto de ser el Corán, según una imagen difundida por el rotativo The Daily Star.

Durante la guerra de 1971, en la que Jamaat-e-Islami se alineó con Pakistán, Sayedi era conocido como "Shikdar" y lideró un comité que se opuso a la independencia de Bangladesh con acciones represoras contra sus contrincantes.

Tras el conflicto se dio a la fuga, pero tiempo después reapareció con otro nombre, baza que su defensa ha utilizado en el juicio para alegar que el acusado de los crímenes de lesa humanidad es otra persona que en realidad falleció décadas atrás.

El acoso judicial a Jamaat-e-Islami ha desencadenado violentas protestas por parte de sus seguidores en distintos puntos del país.

Solo en las últimas tres semanas al menos 14 personas han muerto en choques de activistas de ese partido con la policía o con oponentes políticos.

Los disturbios se han recrudecido con decisiones como una ley aprobada este mes que da pie a juzgar a organizaciones políticas y no solo a sus miembros por crímenes durante la guerra de 1971 y da luz verde a la Fiscalía a recurrir sentencias de juicios relativos a ese periodo.

Según estimaciones oficiosas, en el conflicto que condujo a la independencia de Bangladesh -que hasta entonces constituía el ala oriental de Pakistán- murieron 3 millones de personas y 2 millones de mujeres fueron violadas.

Un acuerdo entre Pakistán, Bangladesh y la India -que apoyó política y militarmente la secesión- permitió al poco de la independencia bangladeshí el regreso a territorio paquistaní de dos centenares de mandos militares de ese país.

La Liga Awami de la primera ministra Sheikh Hasina, en el poder desde 2009, ha puesto énfasis en la atribución de responsabilidades, aunque la mayor parte de los actuales imputados en los tribunales de guerra creados por ella son miembros de Jamaat-e-Islami.

Esa fuerza islamista es, de hecho, un habitual aliado para la principal formación opositora, el Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP) de la ex primera ministra Khaleda Zía, lo que plantea dudas sobre el cumplimiento de las condenas si hay cambio de gobierno.

Los próximos comicios está previstos para finales de este año.

Mostrar comentarios