Lunes, 20.11.2017 - 09:08 h

El conflicto del procés planea sobre la manifestación contra los atentados

La tensión crece por momentos horas antes de la manifestación de la unidad y la paz que se celebra en Barcelona a las 18:00 horas. 

Puigdemont ha asegurado que ya tiene 6.000 urnas para el 1-0, la controversia en torno a las fuerzas de seguridad se mantiene y Rajoy pide unidad política.

El conflicto del procés planea sobre la manifestación contra los atentados

La tensión por el procés sobrevuela la manifestación de la unidad y de la paz por los atentados que segaron la vida de 15 ciudadanos en Cataluña. La manifestación, bajo el lema "No tinc por" (No tengo miedo), comenzará a las 18.00 horas en los Jardinets de Gràcia y recorrerá el centro de la ciudad para acabar en la Plaza de Catalunya, pero antes de la misma el mundo entero ha visto cómo el conflicto por el procés se encuentra en un punto culminante.

Las recientes declaraciones de Puigdemont en el Financial Times en las que reconocía que ya tiene 6.000 urnas preparadas para usar en el que ya ve imparable referéndum, que no teme a la cárcel y que los catalanes votarán, no han ayudado a calmar los ánimos, a pesar del momento de unidad que se pretende escenificar. No solo eso. En medio de unas controversias cada vez más agudizadas entre las Fuerzas de Seguridad del Estado y de los Mossos, desde la Generalitat se ha acusado al Gobierno de usar la seguridad como arma política e impedir que los Mossos pudieran aumentar su plantilla en 500 agentes.

Rajoy, por su parte, y ante el ritmo de los acontecimientos que copan ya portadas internacionales alabando el buen hacer y la capacidad independiente de Cataluña, protagonizó un Consejo de Ministros en el que intentó frenar las polémicas por los atentados, con una felicitación incluida a los Mossos, mientras dejaba claro que la unidad, la coordinación y la ley son las armas contra el terrorismo. El presidente pidió unidad política, dado que no es momento de discrepancias porque la ciudadanía no lo entendería, pero es evidente que el Proces planea sobre todo en Cataluña.Un aterrizaje inoportuno

Paralelamente a ello, y como si de una representación se tratara de que España aterrizará en Cataluña, tres Airbus dejarán en Barcelona al Gobierno y a todos los presidentes autonómicos. Rivera, Iglesias Pedro Sánchez -que no utilizarán el avión oficial para ir a Barcelona-, Zapatero... no faltará nadie. La viva imagen de que España aterriza en Cataluña.

Por no faltar, no falta ni el dato histórico. Por primera vez en la historia de la democracia el Rey de España acudirá a una manifestación. Felipe VI, que ya estuvo como Príncipe de Asturias en la del 11M, volverá ahora como Rey. El hecho ha provocado al instante el malestar y las protestas de la CUP que ha llegado a acusar a Gobierno y Casa Real de provocar "muertos" con sus políticas.

En este ambiente de alta tensión, Colau impone cierta cordura y dice que Barcelona, una ciudad de paz se manifestará con la misma fuerza ahora contra el terrorismo como ya lo hizo contra la guerra de Irak. Dice la alcaldesa de Barcelona que los terroristas nos han hecho daño, pero han fracasado en su intento de dividirnos y atemorizarnos. Un emotivo mensaje en la manifestaciónPor otra parte, un total de 75 representantes de los cuerpos de seguridad y los servicios de emergencia y entidades vecinales y ciudadanas encabezarán esta tarde la manifestación por la paz . Precisamente, la cabecera de la manifestación estará formada por miembros de los Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana, la policía local de Cambrils, Alcanar y Ripoll, así como la Policía Nacional, la Guardia Civil y Bombers. También la encabezarán miembros de la comunidad musulmana y de entidades vecinales, representantes del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM), y personal sanitario de los ocho hospitales que atendieron a las víctimas y forenses.

Acudirán además taxistas, el centro de llamadas de Turisme y el Punto de Información de Turismo o los establecimientos como El Corte Inglés, Hard Rock Café, Sfera y el sector hotelero.

Además, la manifestación también contará en la primera línea con la asistencia de colectivos ligados a Las Ramblas como los comerciantes del Mercat de la Boqueria, Amics de la Rambla, floristas, quiosqueros, camareros y personal de la Biblioteca de Sant Pau y la Biblioteca de Catalunya.

A estos 75 representantes les seguirán representantes ciudadanos que incluirán una delegación de entidades que trabajan por la paz, contra el racismo y en defensa de los derechos humanos, así como familiares de las víctimas de los atentados.

Ahora en portada

Comentarios