Consejero andaluz achaca a la reforma laboral el conflicto en Base de Morón

  • El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, ha achacado hoy a la reforma laboral el conflicto que se está produciendo en la Base Aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), cuyos empleados han denunciado el bloqueo de las negociaciones del convenio colectivo.

Sevilla, 29 nov.- El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, ha achacado hoy a la reforma laboral el conflicto que se está produciendo en la Base Aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), cuyos empleados han denunciado el bloqueo de las negociaciones del convenio colectivo.

Los trabajadores de VBR, empresa que cuenta con 450 empleados españoles y 64 estadounidenses, acusan a la compañía además de amenazar de despido a los supervisores que no estén disponibles las veinticuatro horas del día y de discriminación laboral hacia los trabajadores españoles, motivos por los que hicieron huelga.

En respuesta a una pregunta oral de IULV-CA sobre este asunto, Ávila ha señalado que la Junta participa en la defensa de los derechos de los trabajadores y que no permitirá que se vulneren, por lo que ha puesto de manifiesto esta situación a la Inspección de Trabajo para que se pronuncie sobre las condiciones en la que se está desarrollando la negociación del convenio.

Ha calificado de "lamentable" que se haya tenido que acudir a una huelga, pero ha dicho que todo es "fruto" de la reforma laboral puesta en marcha por el Gobierno central, "que ha multiplicado por tres los ERE no pactados", con 600.000 personas que han perdido su puesto de trabajo en Andalucía.

Ha indicado que el conflicto en la Base de Morón es un "ejemplo paradigmático" de una reforma que ha provocado "que se retroceda en los derechos de los trabajadores" y que "facilita y abarata" el despido, sin solucionar "ningún posible problema de paz social".

Por su parte, la portavoz de IULV-CA, Marina Segura, ha destacado la "precarización" del trabajo que suponen las condiciones de la empresa norteamericana, ya que ha dicho que pretende "imponer" un cupo de flexibilidad de hasta al 20 por ciento para cubrir 120 despidos.

Ha asegurado que la empresa "no tiene ninguna intención de desbloquear este proceso" porque le interesa "dilatarlo" para que en 2013 acabe la vigencia del convenio actual "para poder aplicar la reforma laboral".

Segura ha manifestado que los trabajadores se van a quedar sin un convenio propio que tenían desde hace cuarenta años y que van a ver reducida su nómina en un 30 por ciento, por lo que cree que no la Junta "no puede tolerar que empresas norteamericanas vengan a imponer sus condiciones laborales", aunque es consciente de que el Gobierno andaluz no tiene competencias directas en materia de defensa.

Mostrar comentarios