Viernes, 16.11.2018 - 03:12 h
Para reclamar un aumento de la plantilla

Los controladores del aeropuerto de Barcelona irán a la huelga este verano

El verano es la época más crítica para los aeropuertos por la cantidad de viajeros que pasan por ellos.

Los controladores aéreos aplazan su decisión sobre posibles paros

Nueva huelga de controladores aéreos a la vista. El colectivo del aeropuerto de Barcelona-El Prat ha anunciado que irá a la huelga este verano para reclamar un aumento de la plantilla, que consideran insuficiente para hacer frente al tráfico aéreo que se genera en esta instalación.

La decisión se ha tomado este viernes en una asamblea celebrada en este aeropuerto, en la que se ha debatido sobre la carga de trabajo que soporta el colectivo y se ha sometido a votación la propuesta de ir a la huelga, que finalmente ha prosperado, según han informado fuentes de USCA (Unión Sindical de Controladores Aéreos).

A la espera de que se concreten las movilizaciones, los paros, que serán de 24 horas, se llevarían a cabo a partir del 20 junio, coincidiendo, por tanto, con el arranque de la temporada de verano, cuando en el aeropuerto de Barcelona se dispara la actividad aérea.

En la asamblea, a la que han acudido una gran mayoría de los 300 controladores que trabajan en el aeropuerto catalán, se ha debatido sobre las condiciones en las que desarrollan su trabajo este colectivo, marcadas por "el exceso de horas" y "la falta de descanso". Un portavoz de USCA ha destacado que, en estos momentos, el aeropuerto de El Prat cuenta con una plantilla de 300 controladores, uno menos que en la temporada de verano del año pasado, un número que consideran "totalmente insuficiente".

Los controladores aseguran que la falta de plantilla está provocando que se tengan que hacer, de forma casi generalizada, turnos extraordinarios, lo que presiona a un colectivo que tiene una edad media cercana a los 50 años. El sindicato de controladores denuncia que la carga de trabajo que asumen se ha disparado desde 2010, sin que se haya ampliado la plantilla de manera suficiente, ya que "no se convocaron plazas de 2006 a 2016".

Conscientes de la dificultad de incorporar de manera inminente al número de trabajadores que ven necesarios, debido a que existe un protocolo de formación que se debe respetar, USCA reclama a Enaire que se lleven a cabo este verano las regulaciones del tráfico aéreo que se requieran para asegurar los descansos de la plantilla. "La pelota ahora está en el tejado de Enaire. No aceptaremos vivir otro verano más de exceso de trabajo. Ya no valen las buenas palabras", ha asegurado un portavoz de USCA.

Por su parte, Enaire se ha mostrado "completamente dispuesta" a sentarse a negociar con los controladores "esta tarde mismo" para buscar una solución al conflicto, según han afirmado fuentes del gestor de navegación aéreo. Enaire ha rechazado que la plantilla de controladores en Cataluña esté infradotada y ha apuntado a que, a partir del próximo 1 de agosto, los aeropuertos catalanes de Barcelona, Girona y Reus (Tarragona) contarán con un total de 450 controladores, 58 más que los que había a fecha del 1 de agosto de 2017.

En concreto, el centro de control del municipio de Gavà (Bajo Llobregat, en la provincia de Barcelona), el que soporta más trabajo, contará con 17 controladores más este verano; mientras que las torres y el centro de la ciudad Condal dispondrá de 37 más.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios