Lunes, 19.08.2019 - 06:33 h
Debate de la moción de censura

Duelo de corbatas en el Congreso: lo que quieren decir con ellas Rajoy y Sánchez

Este jueves se celebra el esperado cara a cara entre el presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE y la forma de vestir también cuenta.

Sánchez y Rajoy
Los dos políticos también se han batido en un duelo de estilo / EFE

Debate de altura en el Congreso de los Diputados. Mariano Rajoy se enfrenta este jueves a la segunda moción de censura de su Ejecutivo, presentada por el PSOE con su secretario general, Pedro Sánchez, como candidato a presidente del Gobierno. Una ocasión que ha supuesto la vuelta del político socialista al hemiciclo después de que dimitiera de su escaño para emprender de nuevo el camino a la Secretaría General de Ferraz.

Y también el esperado cara a cara entre los dos políticos en el Parlamento más de un año después de la última vez. Un encuentro esperado, ya que ambos llevan lanzándose dardos en las últimas semanas desde que se conociera la sentencia del Caso Gürtel. Por ello, han utilizado todas sus armas dialécticas para ganar este debate, en que no solo cuentan las palabras, sino también la imagen.

Porque en la política, como en todos los aspectos de la vida, la comunicación no verbal es tan importante como la verbal. Y a veces incluso más. Los gestos, las miradas y los movimientos indican muchas cosas que no se expresan verbalmente. Nervios, miedo, enfado, inseguridad o la mentira, todo ello se puede leer en la gestualidad. Pero no solo estos hablan por nosotros, nuestra ropa también lo hace.

Numerosos filósofos y sociólogos han expuesto que la moda es una expresión de la personalidad y con ella también se lanzan mensajes sobre nuestra forma de ser y pensar. En política, a pesar de que quienes la ejercen siempre suelen ir vestidos igual -con un traje oscuro-, hay un elemento que siempre varía y que ejerce de principal elemento de expresión estilística.

Hablamos de la corbata, un complemento que no solo adorna y aporta elegancia, sino que también sirve para expresar muchas cosas dentro de la rigidez de un traje. En política es muy utilizada para lanzar mensajes y en el debate de este jueves también podemos leer cosas en las que lucen los dos principales contendientes.

Verde y gris, ¿correcta elección?

Para la ocasión, tanto el presidente del Gobierno como Sánchez han elegido dos colores de corbatas que no es habitual verles. El primero, en un vibrante verde botella con raspas de pescado en color azul, una corbata de la firma de Cartagena (Murcia) Pequeña Moma, que fue un regalo del presidente del PP de la región, Fernando López Miras. Un complemento que ya lució hace unas semanas en el acto de imposición de las Grandes Cruces de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, en Segovia.

Por su parte, la de Sánchez era en gris con pequeños cuadros. Unas elecciones que suponen que ambos han salido de su zona de confort, que oscila entre los rojos y los diferentes tonos de azul. ¿Qué quieren expresar con estas corbatas?

Según la teoría no verbal en política, los colores verdes pueden expresar el renacimiento o el poder del dinero. En este caso, Rajoy podría haber querido mostrar su confianza en que saldrá reforzado de esta moción, con una segunda vida extra. El problema de este color, según los expertos, es que es demasiado llamativo y puede distraer. Y más si tiene el estampado que lleva la de Rajoy, un problema para alguien que debe hacer que su discurso cale más que su imagen. En el caso de optar por el verde, es mejor hacerlo por uno claro, más sutil.

En cuanto a la corbata de Sánchez, es lo opuesto a la del presidente del Gobierno. Este tono gris plano representaría la sencillez y la intención de no parecer demasiado pretencioso, de no ostentar. El secretario general del PSOE podría haberla elegido para presentarse ante el Congreso con humildad más de un año después de haberlo abandonado y para convencer a los diputados de que su propuesta es la que deben votar.

En cualquier caso, ambos políticos han fallado con sus elecciones, ya que uno ha destacado demasiado y el otro ha pasado más desapercibido de lo que hubiera deseado. Dos colores que no son los mejores para un debate de este calibre pero que han expresado el momento personal que viven Rajoy y Sánchez.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios