Viernes, 10.04.2020 - 02:37 h
Las interioridades de un cónclave por vídeoconferencia

Calviño pierde, Podemos gana: segundo consejo de infarto por el plan económico

Pablo Iglesias y los ministros de Unidas Podemos pidieron dejar a un lado el control de un gasto e impulsar un plan de choque social a pesar del Ibex.

Podemos gana, Calviño pierde: segundo consejo de infarto por el plan económico
Podemos gana, Calviño pierde: segundo consejo de infarto por el plan económico. / LI

Unidas Podemos ha vuelto a ganar un pulso, esta vez de gran relevancia, en el seno Consejo de Ministros. El cónclave de este martes se libró una importante batalla a costa del alcance de las medidas económicas para intentar frenar el impacto del coronavirus en los trabajadores y empresas. Son dos formas diferentes de entender la situación y, por tanto, la salida a esta crisis que quedaron evidenciadas en una reunión que se celebró por vIdeoconferencia por primera vez en la historia. Esto es lo que ocurrió en la comunicación de Pedro Sánchez con sus ministros.

El relato lo ofrecen a La Información diferentes fuentes. Fue el segundo consejo de ministros de tensión en cuestión de 72 horas tras el maratoniano del sábado en el que se decretó el estado de alerta. Ya ese día del fin de semana, los ministros morados pelearon duro para intentar aprobar un paquete de medidas económicas urgentes, pero Pedro Sánchez aplazó cualquier decisión a este martes. Por eso los dirigentes de Unidas Podemos sacaron su 'artillería' y consiguieron, en su mayor parte, su objetivo. Incluso lograron sumar a su planteamiento a algún ministro nombrado por el PSOE.

Nadia Calviño siguió el consejo de ministros desde su despacho. Lo mismo hizo Pablo Iglesias. Ambos vicepresidentes, segundo y tercera, fueron quienes protagonizaron el enfrentamiento más agrio en el cónclave. El líder de UP pedía un plan de rescate social urgente, pero la encargada de pilotar la estrategia económica defendía algo más de cautela y, sobre todo, progresividad a la hora de comprometer el gasto público

Iglesias fue duro, la ocasión lo requería. Puso sobre la mesa la moratoria en el pago de las hipotecas a los bancos para determinadas familias o la prohibición de cortar la luz, el agua o el gas a los más vulnerables. Pero no fue nada fácil lograr que estas medidas pasaran por el visto bueno de Calviño. Por ejemplo, en el caso de la moratoria de los créditos hipotecarios la vicepresidenta no había llevado la medida a la Comisión Delegada de Asuntos Económicos. Ella, por su parte, impulsó el blindaje de las empresas estratégicas, lo que supone un alivio para determinados sectores económicos, especialmente preocupados por su situación.

El debate fue intenso a la hora de abordar la propuesta de aplicar otra moratoria en el pago de los alquileres. Unidas Podemos quería que se incluyera en el decreto, pero esta medida hubiera supuesto un quebranto para los arrendatarios cuyo único ingreso es esta renta. Quedó descartada al final.

Unidas Podemos también logró introducir medidas que flexibilizan los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En esto también hubo debate con el bando de Calviño. La medida fue defendida por Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, y lo que finalmente se aprobó fue que todas las personas que engrosen las listas el paro temporalmente puedan beneficiarse de la prestación por desempleo, aunque no tuvieran derecho a ella por no tener el tiempo de cotización suficiente. Se trata de una medida de impacto para la Seguridad Social, que tendrá que soportar el millón (o más) de parados que se avecinan.

El papel de Escrivá en el deabte

Diferentes fuentes indican que el debate entre ministros -insisten todas ellas en que fue un intercambio sano- vivió también momentos de tensión interna entre titulares de una misma facción. Algunos citan el caso de José Luis Escrivá, que llegó a oponerse a algunas tesis de Calviño. También hay quien cita nombres como José Luis Ábalos (Transportes), Reyes Maroto (Industria), Isabel Celaá (Educación) o José Manuel Rodríguez Uribes (Cultura) como ministros que, durante estos dos intensos cónclaves, secundaron algunas medidas de Unidas Podemos. En el lado de Calviño, por su parte, estuvieron en todo momento la vicepresidenta primera Carmen Calvo y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Tras el consejo de ministros de ayer en Unidas Podemos se respira una sensación de victoria. No por ellos, sino porque han conseguido que el Gobierno apruebe medidas que benefician a la clase trabajadora a través de un "escudo social". Quien mejor lo expresó fue, probablemente, Pablo Echenique, que dijo: "En 2008 tras el crash financiero se tomó un cierto camino. Se rescató a los bancos y se dejó caer a trabajadores, autónomos y pymes. Aunque soy consciente de que quedan cosas por hacer, estoy orgulloso de que mi Gobierno haya decidido tomar otro camino".

En la parte socialista del Gobierno quisieron también tomar una decisión importante una vez concluido el Consejo de Ministros. Antes del cónclave reconocían que muchas de las medidas que se iban a discutir estaban pendientes de su aprobación por Sánchez y su equipo. Por eso, cuando los ministros abandonaron la sala a puerta cerrada, Moncloa llegó a la conclusión de que debía ser el propio presidente quien comunicara estas medidas. Es el paquete económico más amplio de la historia y ello requería la comparecencia de Sánchez, y no de la portavoz María Jesús Montero. Moncloa, por cierto, decidió cerrar más el plano del jefe del Ejecutivo, lo que contribuyó a centralizar el mensaje en su rostro.

Consejo de ministros celebrado en el búnker de Moncloa
Consejo de ministros celebrado en el búnker de Moncloa

Así fue un consejo de ministros histórico. Se celebró, por cierto, en el búnker de Moncloa, en la sede del Departamento de Seguridad Nacional (DSN) para blindar las comunicaciones con los diferentes ministerios. Y no será el último. Se preparan más medidas económicas para próximos cónclaves.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING